Aparece el hombre que llevaba desaparecido desde el día 7

0
1142
hombre

Antonio Ballesteros Reina, el hombre de 63 años de edad que llevaba desaparecido desde el pasado 7 de enero, fue encontrado en la tarde de ayer lunes, “sano y salvo”, en la zona de la Macarena, en Sevilla capital.

Sobre las 18.00 horas una vecina contactó explicando que había visto por la zona del puente de La Barqueta a una persona sentada con una maleta roja, “como la que salía en la foto”.

Agentes de la Policía Nacional junto a personal de la Fundación TAU, que tutela a Antonio Ballesteros, se personaron en el lugar, encontrádole y verificando que se trataba de él. Realizaron una primera valoración de su estado de salud verificando que se encontraba en buenas condiciones físicas aunque con falta de higiene debido a que lleva más de una semana vagando por la calle, según explican fuentes de la Policía Nacional. Antonio les manifestó que tenía hambre y que se había perdido.

Afortunadamente, esta historia ha tenido un final feliz

A Antonio, que vive en la residencia de la Asociación Sevillana de Ayuda a la Discapacidad (ASAS) de Dos Hermanas y que sufre una discapacidad psíquica del 65 por ciento, se le había perdido la pista cuando regresaba a Dos Hermanas desde Almería, ciudad a la que se había desplazado, como venía haciendo desde hace años, para pasar unos días de vacaciones con su familia.

Pese a su discapacidad es completamente autosuficiente aunque tiene dificultades en el lenguaje, sobre todo, cuando se pone nervioso, según indicó su sobrina, María del Mar Ballesteros

Debía haberse apeado del tren en la estación de Dos Hermanas, donde lo estaban esperando para trasladarlo a la residencia de ASAS, pero “se despistó” y se bajó en la estación de San Bernardo, donde las cámaras de vigilancia, de hecho, lo habían identificado.

Desde el momento de su desaparición tanto su familia, residente en Almería, como la Fundación TAU, ASAS y la Policía Nacional se volcaron en intentar difundir la imagen de Antonio ya que estaban seguros de que se había “despistado”, había comenzado a “andar y a andar” y se habría desorientado.

Las esperanzas por encontrar a Antonio sano y salvo se habían multiplicado en los últimos días, ya que se habían recibido varias llamadas de ciudadanos que habían asegurado haberlo visto por la zona de Amate y Marqués de Pickman. Su sobrina, María del Mar Ballesteros, estuvo durante el fin de semana en Sevilla buscándolo sin éxito. Pero ayer recibieron la mejor noticia: había aparecido. Al parecer había estado durmiendo en un portal con una manta que le había dejado una mujer.

La familia ha querido agradecer el apoyo recibido durante estos días, el trabajo de la Policía y la colaboración ciudadana para encontrar sano y salvo a Antonio. “La esperanza es lo último que se pierde”, explica María del Mar.

Print Friendly