Asancor participa en la conmemoración del Día del Paro Cardiaco

0
185
Asancor

La Asociación Nazarena de Pacientes Cardiacos, Asancor, ha participado esta mañana en las actividades de conmemoración por el Dia Europeo de Concienciación del Paro Cardiaco en el Hospital de Valme.

El objetivo de esta jornada es concienciar a la población de la necesidad de disponer de los conocimientos necesarios para atender a víctimas que sufran una parada cardiorrespiratoria y contribuir de este modo a la salvación de vidas.

La parada cardiorrespiratoria es una interrupción brusca de la circulación y respiración espontáneas. Es una situación de muerte clínica, susceptible de recuperación si se trata en los primeros minutos de su presentación. Precisamente, las maniobras de reanimación evitan la aparición de procesos irreversibles, especialmente en el cerebro, impidiendo que la muerte clínica se convierta en muerte biológica o en daño neurológico irreparable. Según organismos internacionales, para que la supervivencia por paro cardiaco aumente, alrededor del 20% de la población debería estar formada en técnicas de resucitación cardiopulmonar, lo que en nuestro país equivale a formar a nueve millones de personas.

Precisamente, esta concienciación conforma el objetivo principal de la jornada celebrada hoy en el hospital sevillano, que ha contado con la participación de un total de 35 instructores de colaboración diversa: Hospital Universitario de Valme, Dispositivo de Cuidados Críticos del Área Sur de Sevilla, Dispositivo de Cuidados Críticos del Distrito Sevilla, 061 y Universidad de Sevilla.

Su inauguración ha corrido a cargo de la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Silvia Calzón, quien ha destacado las repercusiones de la muerte súbita cardíaca y la relevancia de estimular la educación sanitaria de la población en técnicas de resucitación cardiopulmonar. A continuación, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Cuidados Intensivos, Antonio Lesmes, ha introducido en una charla las actividades organizadas subrayando el liderazgo del Hospital Universitario de Valme entre los centros hospitalarios con mayor número de instructores del Plan Nacional de RCP. Actualmente, dispone de más de una treintena de profesionales altamente cualificados y experimentados en los conocimientos de esta área que los acreditan para desarrollar formación.

La jornada ha estado estructurada en dos partes muy dinámicas. En primer lugar, se ha celebrado una simbólica competición entre profesionales de distintas unidades clínicas del hospital. Dicha competición ha consistido en la realización de maniobras de RCP básica por espacio de dos minutos donde se ha valorado la calidad de la actuación realizada: frecuencia de compresiones, reexpansión, calidad de ventilaciones,…

El galardón ha recaído sobre Ana María Mateos, médica del Dispositivo de Cuidados Críticos del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. El premio consiste en la entrega de una reproducción gráfica del evento celebrado junto a la inscripción en un curso de la Escuela Andaluza de Salud Pública, por valor de 500 euros, a elegir por el participante.

Posteriormente, el protagonismo de la jornada se ha trasladado a la ciudadanía con una actividad por y para los ciudadanos, organizada con el titulo ‘RCP para todos – Tus manos salvan vidas’. Celebrada en el paseo exterior del Hospital, ha permitido formar en maniobras básicas de resucitación cardiopulmonar a todos aquellos ciudadanos que hoy acudían por diversos motivos de salud a este hospital sevillano. En este encuentro han participado miembros de Asancor.

Las muertes por parada cardiorrespiratoria son un problema de primera magnitud para la salud pública. En España, cada año son susceptibles de reanimación cardiopulmonar más de 24.000 personas en el ámbito extrahospitalario y 18.000 en los centros hospitalarios. Actualmente está demostrado que con la realización de una serie de acciones encadenadas, denominadas cadena de supervivencia, se podría aumentar la supervivencia al doble o al triple. Las primeras acciones de esa cadena de supervivencia deben ser realizadas por los testigos presenciales. Sin embargo, la realidad es que en tan solo 1 de cada 5 paros cardiacos producidos fuera del hospital algún testigo realiza maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Print Friendly, PDF & Email