Juan Miguel Martín Mena pregona al Rocío este domingo

0
985
Juan Miguel Martín Mena

El artista y pintor Juan Miguel Martín Mena es el encargado de pregonar la Romería del Rocío en nuestra localidad, este domingo, en la parroquia de Santa María Magdalena, al término de la Función Principal que comienza a las 11.00 horas.

El pregonero, que es hermano de esta hermandad además de otras como la Borriquita y fue exaltador de la Navidad, responde a nuestras preguntas:

¿Cuándo le proponen ser pregonero del Rocío?

Me lo proponen en octubre. Recibo la propuesta de la mano del Hermano Mayor, Juan Sánchez, y algunos miembros de la Junta, quienes tras varias llamadas me citan en la Casa Hermandad con la “excusa” de realizar unas vitrinas, dado mi trabajo. Yo estoy acostumbrado a colaborar en todo lo que se hace en la hermandad y que cuenten con mi opinión para cualquier asunto, por eso no me extrañó. Cuando me dijeron el verdadero motivo de mi visita mi reacción fue de máxima sorpresa y directamente denegué la invitación. Después de su insistencia pedí un tiempo para sopesar la respuesta, la que con dificultad, mucha dificultad, se fue tornando en un sí que di 20 días después.

Juan Miguel Martín Mena es artista, reconocido por el bolígrafo, pintor sobre todo, y aunque ya plasmó esta Romería en una obra, ¿le ha costado expresarse a través de la palabra, aunque no es la primera vez que se enfrenta a un atril de estas características?

Siempre cuesta escribir, no es mi medio. Con el dibujo y la pintura me siento más cómodo y encuentro con más facilidad mi forma de expresar lo que siento y pienso. Es completamente diferente a dibujar, no tiene nada que ver. El fin es llamar al público para anunciar algo concreto pero mi capacidad de escribir es muy corta y me limita mucho. En un cartel desarrollas una idea más básica más general; en el pregón desgranas cada matiz cada concepto y tiene que ser de una forma lógica y ordenada. Tras la experiencia de la Exaltación de la Navidad se afronta con un poco más de tranquilidad puesto que el esquema de trabajo se repite y la sensación de subirse al atril ya se conoce pero está siendo una experiencia completamente diferente puesto que el tema a tratar y mis circunstancias distan mucho de las de aquella vez. Aún así para mí es una sensación que te ayuda a analizar tu fe y tus vivencias.

Cuéntenos las líneas generales del pregón.

El pregón es un rezo y una oda al amor por la Virgen y cómo se transmite a lo largo de un camino muy especial. En definitiva, de cómo en la hermandad de Dos Hermanas queremos a la Virgen María.


Va con Dos Hermanas, ¿qué es lo que caracteriza a esta hermandad?

Sonará a tópico pero es una gran familia. Esto se demuestra a lo largo de su camino. En otras hermandades te encuentras reuniones desperdigadas, “Simpecaos” que caminan solos. En Dos Hermanas existe una unión real. Vamos siempre todos juntos en una piña. La Hermandad está pasando por una época de bonanza gracias al trabajo constante de su Junta actual y su Hermano Mayor y eso se refleja en el resto de hermanos.

Decir Rocío parece que es sinónimo siempre de fiesta cuando la base es religiosa; como rociero, ¿qué le parece esa apreciación?

¡Claro que el Rocío debe ser fiesta! Pero lo que mucha gente no entiende y es una pena, es el concepto de Fiesta religiosa. Nuestra religión no te prohíbe festejar, todo lo contrario, y así lo hacemos nosotros y dejando claro en cada momento de lo que allí se celebra que es el amor a la Virgen y a su Hijo. El camino está lleno de momentos de una carga religiosa que difícilmente lo he visto en otras manifestaciones de fe. Beber, cantar y bailar, reír y disfrutar no están reñidos con desarrollar tu fe si tienes claro a qué vas y a dónde vas.


Se cumplen 25 años desde que SS Juan Pablo II dijera ‘Que todo el mundo sea rociero’, ¿qué opina de esta expresión?

La devoción hacia la Virgen del Rocío y su forma de manifestarse van de la mano de los valores más importantes y que más defiende nuestra religión. La convivencia de un camino, el fervor popular, el testimonio tan público de fe que se hace en esta romería hace que lleguemos con el mensaje de Cristo y de su Iglesia a muchas personas que, sin esto, no atendieran a su llamada. Considero que ser rociero es un buen camino para llegar a Dios

A Juan Miguel Martín Mena lo presenta Ana Valme Ortega, ¿por qué la ha elegido?

En casa nunca ha habido tradición rociera; sí devoción a la Virgen. Sin embargo, mi vinculación con el camino y la Romería ha sido más bien elegido por mí. Ana y los suyos son una extensión de mi familia y por lo tanto le corresponde. Es una de las personas que mejor me conoce y en el ámbito rociero ha sido ella, junto con su familia, gran maestra y propulsora de mi devoción a la Virgen; ellos me han enseñado con su ejemplo diario un lado de esta devoción que yo no conocía y en el que realmente he encontrado mi sitio: querer a la Virgen todo el año.

Print Friendly, PDF & Email