La mujer torero René Gastert, reclamo de la corrida de hoy en Dos Hermanas

0
128
René Gastert
Cartel que durante toda la semana ha estado colgado en Los Cuatro Cantillos, con fotos de René Gastert y el joven de Dos Hermanas Paquito González.

 1935 

Los nazarenos han agotado las entradas para este espectáculo, hasta ahora prohibido por “impropio” y “opuesto a la cultura”

Si en la Maestranza de Sevilla torean dentro de dos semanas (en la feria de abril) primeros espadas del panorama nacional como Chicuelo, Bienvenida, Lorenzo Garza, “Niño de la Palma”, Cagancho o “El Soldado”, se podría decir que el cartel de hoy, 14 de abril, en Dos Hermanas, no ha creado menos expectación. No tanto por el nombre de los toreros… sino por el sexo: por primera vez en nuestro pueblo veremos a una mujer vestida con traje de luces. Se trata de la señorita René Gastert, de la que dicen (quienes la han visto en el albero) exhibe con el capote un arte singularísimo y propio. Según la empresa a la que ha contratado la Escuela Taurina de Dos Hermanas, “la Gastert es la última revelación del toreo” y está llamada a grandes gestas en este mundo, predominantemente masculino.

Prohibido hasta el año pasado

De espectáculo “impropio” y “opuesto a la cultura y a todo sentimiento delicado” calificó el gobierno español de 1908 a las toreras, que ya triunfaban a finales del siglo XIX, como Dolores Sánchez “La Fragosa” (la primera en torear con taleguilla en lugar de falda) o Nicolasa Escamilla “La Pajuelera”, inmortalizada por el mismísimo Goya.

Las toreras llegaron a ser vetadas por sus compañeros del sexo opuesto. “Guerrita” se negó varias veces a torear en plazas donde hubiera estado la cuadrilla de “Las Noyas” (en catalán: “las muchachas”) que, lideradas por Dolores Pretel “La Lolita”, llegaron a firmar 45 actuaciones en 1895. También los matadores Oruga y Bebe Chico amenazaron con suspender sus corridas en Madrid al negarse a hacer el paseíllo con las citadas señoritas. Ante tanta polémica, el 2 de julio de 1908, Juan de la Cierva, ministro de Antonio Maura, prohibió por real decreto el toreo a pie a las mujeres (fundamentando su decisión en “protestas públicas”) y relegándolas solo al arte del rejoneo. Hubo una torera, María Salomé “La Reverte”, que para eludir la prohibición llegó a hacerse pasar por hombre con el nombre de Agustín Rodríguez.

Sin embargo, el gobierno de la Segunda República está cambiando cosas en España. Hace año y medio, en 1933, ya pudieron votar las mujeres en las elecciones generales, y en 1934 el ministro de gobernación Rafael Salazar levantó la prohibición al toreo femenino. Están apareciendo toreras que lo hacen realmente bien; la más famosa, Juanita Cruz, ha hecho el paseíllo con el mismísimo Manolete en Cabra.

René Gastert
En la imagen, Juana Cruz que, a sus 18 años, es actualmente la gran impulsora del toreo femenino. Ha sido compañera de terna de Manolete. Suele torear con traje de luces y falda.

Y además, Paquito González

La corrida de esta tarde ha levantado tan inusitada expectación entre los nazarenos que ya se ha colgado el cartel de “No hay billetes” en la plaza de toros. Además del morbo por ver a la señorita torera, le acompaña en la lidia de las dos novillas el prometedor joven de Dos Hermanas Paquito González y banderilleará José Jiménez “Acelguita”. Como sobresaliente, para un caso inesperado, se ha brindado Ramón Pérez “Gregorio”. Antes de la corrida, se celebrará una carrera de cintas en bicicleta y se entregará una copa al ganador.

Print Friendly, PDF & Email