Los más jóvenes comprometidos con la hermandad de Valme

0
2784
jóvenes
En la fila superior, de izquierda a derecha, Juan Lozano Navarro (vocal), Álvaro Díaz Osuna (vocal), David del Toro Arévalo (secretario 2º), Mario Conde Carpena (diputado de Formación y Juventud) y Francisco Alanís Chamorro (diputado de Obras Asistenciales). En la fila inferior, de izquierda a derecha, Carlos Marín Jiménez (vocal), Tomás Ruíz López (vocal), Hugo Santos (hermano mayor), Jesús Ríos Sutil (diputado de Cultos) y Luis J. Jiménez Pérez (mayordomo 2º).

Juventud y veteranía se dan la mano en la Junta de Gobierno

Ellos no recuerdan, por su edad, que hubo una época, una generación a la que se denominaba JASP – jóvenes, aunque sobradamente preparados-. Estas siglas venían a ensalzar el trabajo y la labor de la juventud tanto en los estudios como en la vida laboral; unos jóvenes con principios y valores que empezaban a adentrarse en el día a día de la sociedad española y que venían “pisando fuerte”, con ganas, esfuerzo y tesón.
Basándonos en ese modelo, hemos encontrado una generación similar con estas características en la Junta de Gobierno de Valme. La mayoría de ellos tienen una tradición familiar importante dentro de la hermandad: desde pequeños han vivido Valme y lo sienten; otros, han sido por devoción propia y vinculación a la Iglesia lo que lo han llevado a formar parte de esta Corporación.

Es fácil verlos preparando los cultos en la parroquia de Santa Mª Magdalena, montando el Altar, en la nave de las carretas o la carreta de la Virgen, en la Ermita de Cuarto, en el coro, en la marcha a caballo, haciendo labores administrativas y de secretaría, formando a jóvenes, ocupándose de los necesitados,… sin importar los días, ya sean fines de semana o festivos, ni las horas.

El hermano mayor, Hugo Santos Gil, nos cuenta que “el  planteamiento al formar esta Junta de Gobierno fue integrar a hermanos jóvenes junto con personas con amplia experiencia y veteranía en la hermandad, a fin de que pueda ir produciéndose de forma paulatina el necesario relevo generacional, pero siempre desde la idea de la integración, pues entendemos que son necesarios conjugar y equilibrar ambos valores: experiencia y juventud”.

“Se valora muy positivamente el trabajo que vienen realizando en las distintas áreas y se confía siempre en la mayor participación e integración de la juventud en la vida diaria de la hermandad.

Trabajan con ganas e ilusión y aportan también ideas novedosas; por ejemplo, lo relativo a la presencia de la hermandad en Internet y redes sociales, así como para la preparación de los cultos”, añade Hugo.

No podemos olvidarnos que también hay otros jóvenes que colaboran y participan activamente en lo que la hermandad organiza aunque no pertenezcan a la Junta de Gobierno.

Todos conforman un grupo muy importante para la Corporación, son el presente y el futuro. Por eso, hay que aplaudir su labor así como animarlos a que continúen en esta línea para perpetuar y mejorar algo tan nuestro como la Romería de Valme y todo lo que la rodea.

Print Friendly