Un hombre de 63 años con discapacidad, desaparecido desde el sábado

0
21511
hombre

Un hombre de 63 años que padece una discapacidad aunque es autosuficiente, Antonio Ballesteros Manzano, lleva desaparecido desde el pasado sábado día 7. En el momento de su desaparición iba vestido con un pantalón color crema, zapatos deportivos negros, chaquetón marrón, una gorra y llevaba una maleta roja.

Tras pasar las fiestas con su familia en Almería regresaba al centro en el que reside, la residencia de la Asociación Sevillana de Ayuda a la Discapacidad (ASAS), en Dos Hermanas. Este trayecto ya lo había recorrido muchas veces, durante 20 años, y nunca había pasado nada, según explica su sobrina Mª del Mar Ballesteros. Su familia lo dejó en el tren en la estación de Almería con destino Granada para posteriormente coger un autobús hasta Antequera y allí montarse en el tren que le llevaría a Sevilla, debido a las obras del AVE que se están realizando.

Según los últimos datos aportados por la Policía tras visionar las grabaciones de las cámaras ubicadas en las estaciones de Renfe, Antonio llegó a la capital y se bajó en la estación de San Bernardo, donde se le perdió la pista. Su familia no sabe qué ha podido suceder. Su sobrina explica que le gustaba mucho andar y que podía haber intentado volver a Dos Hermanas andando pero son sólo hipótesis sin confirmar. No llevaba móvil porque no quería. Aunque le habían regalado en varias ocasiones uno él no quería utilizarlo, según informa sus sobrina.

Su familia mantiene una activa campaña a través de las redes sociales para encontrar alguna pista sobre su paradero. Por ello hacen un llamamiento a todos los sevillanos por si alguno lo hubiera podido ver.

Mª del Mar insiste en que su tío se orienta perfectamente y es autónomo, aunque tiene una discapacidad leve y problemas al hablar, sobre todo, cuando se pone nervioso. “Sabe leer y escribir, va a comprar, a tomarse un café, los fines de semana salía y le encanta hacer deporte”, explica su sobrina.

El gerente de ASAS, Antonio Martín, indica que su desaparición les inquieta ya que tiene “un grado de autonomía bastante alto” y lleva yendo a Almería “muchos años”.

Por su parte, desde la Fundación TAU, sus tutores, los están buscando sin descanso. Han revisado los servicios de urgencias así como los albergues y centros de acogida de personas sin hogar de Sevilla buscándolo pero hasta el momento esta búsqueda no ha dado sus frutos.

Debía haber llegado el 7 de enero a las 20.20 horas a la estación de tren de Dos Hermanas, donde lo estaban esperando para trasladarlo hasta la residencia en la que vive, pero no llegó.

Cualquier persona que lo haya visto o pueda ofrecer algún dato de interés puede ponerse en contacto con la Policía Nacional.

Print Friendly, PDF & Email