Sorteo a beneficio de Javier y Celeste para la adaptación de un vehículo

0
2519
Javier y Celeste

Los pequeños nazarenos Javier y Celeste padecen una enfermedad rara degenerativa

La madre de Javier y Celeste, los pequeños nazarenos que padecen una enfermedad de las denominadas raras degenerativa, Mª del Mar Hidalgo, ha puesto en marcha dos sorteos solidarios para recaudar fondos que sirvan para adaptar su vehículo para albergar las dos sillas de ruedas de sus niños.

Se puede colaborar con un donativo de un euro con el que se participará en el sorteo de dos smartwatch cookoo –por gentileza de ACP Electromedicina- o de un Samsung Galaxy Tab A –por gentileza de Fundación Porque Viven-.

Las papeletas se pueden conseguir en diferentes puntos de la ciudad: CSDC Las Portadas, Panadería Sara (Isaac Peral 30), Esme Sanz (calle San José 68-6), AM Peluquero´s (Avda. de España 49 local 1), Nat&Ale (plaza de Las Carmelitas 22 D), Visual Psicología S.L. (Avda. de España 55), Alimentación Ramos (calle Real Utrera 156), Nazadent Clínica Dental (calle Canario 1) y Diseños Hermanas Serrano (Avda. de Andalucía 41), entre otros.

Presupuesto

Mª del Mar ha solicitado la ayuda para adaptación de vehículos a la Junta de Andalucía pero esta subvención es tan sólo de 750 euros como máximo cuando la factura de la adaptación del vehículo supera los 6.000 euros, según explica.

Además, las personas interesadas pueden colaborar con esta causa aportando su donativo al número de cuenta: ES80 2100 2679 3801 1031 5673 (La Caixa).

Estables

Javier y Celeste se encuentran en estos momentos estables. Javier no tiene movilidad aunque al menos, según explica su madre, no sufre dolor. Celeste está estable tras la última operación a la que se sometió el pasado año.

“Celeste utiliza una silla eléctrica, nos movemos por el barrio andando a todos sitios. Para subirla al coche se necesitan tres personas. La del niño pesa aún más. Además, las sillas no se pliegan”, indica Mª del Mar.

Nuevo vehículo

Además, de la adaptación, Mª del Mar debe adquirir un nuevo vehículo con las dimensiones necesarias para albergar las dos sillas de ruedas ya que en la furgoneta que actualmente posee no entran.

“Tengo que poner los anclajes para las dos sillas de ruedas e instalar un elevador con mando. Una rampa es imposible porque Javier tiene ya 14 años y pesa como yo”, explica.

Print Friendly, PDF & Email