José Lucas Ruiz Romero regentó un local de moda más de 20 años

0
2880
José Lucas Ruiz Romero

“Empezamos a servir copas con posavasos y cañitas, cócteles, era algo muy moderno”

José Lucas Ruiz Romero ha sido durante muchos años hostelero en la ciudad. Su local, Lucas´s (La casa de Lucas), ha sido referente más de 20 años. Introdujo innovaciones en Dos Hermanas como cócteles, posavasos, el café irlandés… Su clientela, fija y habitual, se convirtió en sus amigos, casi familia.

¿Cómo pasa de ser Delineante Industrial a Hostelero?
Llegué a la hostelería por casualidad. Solíamos salir a tomar copas por Sevilla. A principios de los 80 frecuentábamos los pubs de moda de la capital. En una conversación, Paco Méndez, que trabajaba en el Banco Central y yo, decidimos montar algo parecido en la zona de El Llano. Entonces allí sólo estaba Juan Luis y La Tasquita. Compramos el local a los hermanos Pérez, los dueños de HiperValme. Yo me encargué del montaje y la distribución y él de la parte financiera. Nuestras respectivas se encargaron de la decoración. Y abrimos Open el Martes Santo de 1982. Empezamos a servir copas con posavasos y cañitas, implantamos los cócteles, el café irlandés… era algo muy moderno. Teníamos una clientela de un nivel medio-alto. Estábamos muy relacionados con la gente de las hermandades, de El Rocío… Y poco a poco se convirtió en un negocio muy personal. Fue un bombazo.

¿Cuándo pone en marcha Lucas´s?
Pues abandoné la sociedad, por diversas circunstancias, y monté por mi cuenta un pub con las mismas características. Le compré el local a Juan Escalante -de Calzados Juany- también en el Llano y le llamó La Casa de Lucas, Lucas´s. Aquí incorporé otra novedad en Dos Hermanas. Instalé unas taquillas en las que los clientes dejaban las botellas que compraban y así las copas les salía más baratas. Era un negocio muy personal, los clientes eran amigos y teníamos mucha confianza.

¿Desde el principio se pone al frente del local?
No, al principio tenía empleados. En un momento concreto la empresa en la que trabajaba cierra y al mismo tiempo en El Llano había una gran competencia y es cuando decido ponerme al frente del negocio. La gente de las hermandades era gran parte de mi clientela. De hecho, hubo un momento que era hermano de todas las hermandades. La época en la que había más negocio en El Llano era precisamente la Semana Santa. Por ello, ninguna hermandad se ha ido sin su donativo. Era lo justo. Las hermandades sacaban a la gente a la calle y me hacían ganar dinero.
Lucas´s ha permanecido abierto durante más de 20 años.
Efectivamente. Han pasado varias generaciones por allí. Hemos casado a muchas parejas.

¿Cuándo decide cerrar y por qué?
En el año 2003, tras las vacaciones de agosto me di cuenta que no conocía a mis hijas. La hostelería es muy sacrificada. Mientras más fiestas más tiempo tienes que dedicarle y menos tiempo tienes para la familia. Y de ahí, hasta que me jubilé me dediqué a las promociones de vivienda. Aunque no he vendido el local hasta hace poco.

Un negocio muy personal

“Por allí han pasado clientes muy entrañables, a los que les tengo mucho cariño. De ahí tengo muy buenos amigos. El Lucas´s era un negocio muy personal, de puertas cerradas, de un público, podríamos decir, selecto. Con un ambiente muy sano y agradable. Los padres estaban tranquilos porque sus hijas estaban allí”, explica Lucas. En Nochebuena no faltaba el villancico ‘Hacia Belén va una burra…rin rin’. Por su bar, también han pasado muchos artistas. “Casi todos los que venían al Auditorio a cantar después terminaban en mi local tomando copas”, subraya orgulloso.

Print Friendly, PDF & Email