Rosario Hidalgo presenta el libro infantil ilustrado «Me gustan tus besos»

0
338
Rosario Hidalgo

Rosario Hidalgo dedica la publicación al mundo de las emociones en la pandemia

«Me gustan tus besos» es el título del libro infantil que ha publicado la autora Rosario Hidalgo. Estudió Ingeniería Industrial y su vida profesional ha estado ligada a este mundo y al de la educación; como profesora de Matemáticas y Tecnología en ESO se formó en Pedagogía y Psicología. Eso sí, siempre le ha gustado escribir y desde niña comenzó a hacer sus primeros «pinitos» en la Literatura.

Rosario Hidalgo compatibiliza su trabajo como funcionaria en la Universidad con la creación de obras infantiles como «Pepito y Zapatitos y los frutos mágicos», «Zapatitos quiere conocer México», «El ladrón de mascarillas», «Pepito y Zapatitos quieren conocer a Pío-Pío», «El bicho raro de la familia», «El planeta Felicidad». Ahora, Rosario Hidalgo lanza «Me gustan tus besos» y responde a nuestras preguntas.

¿Cómo surge la idea de escribir este cuento?

Soy madre de una niña y dos niños, de distintas edades, comprendidas entre los 4 y los 10 años y me enfrento todos los días a grandes retos con ellos. La experiencia me ha llevado a superarme día tras día, aprendiendo a gestionar toda clase de rabietas y pataletas con mucha paciencia, mucho amor y mucho respeto. Me gusta escribir para poder ayudar a otros padres -al menos lo intento- y uno de los temas más frecuentes del que hablo con otras madres y padres últimamente es el relativo a lo rápido y fácilmente que se han adaptado los más pequeños y pequeñas a llevar mascarillas, a no dar besos, a no abrazar, a no compartir…Esto, hace un año, sería rotundamente antipedagógico; sin embargo, ahora, es obligatorio y una norma para evitar contagios en la medida de lo posible. Así que entiendo que los niños, más que nunca, necesitan de nuestro afecto y comprensión, de nuestra ayuda y paciencia, de nuestros besos y abrazos y de nuestra amabilidad y atención. Son pequeños héroes en un mundo de adultos caótico y en nuestras manos está inculcar amor, bondad, cooperación, solidaridad, compañerismo y empatía en sus corazones para protegerlos y que crezcan sanos y fuertes.

Háblenos de su argumento.

Manuel es un niño introvertido, tímido, serio que no expresa sus emociones porque se siente expuesto y vulnerable y, por lo tanto, tampoco lleva bien sentir, como es el caso, todo ese batiburrillo de emociones que surgen de la nada cuando alguien se acerca a darle un beso. A pesar de las inventivas de Manuel, finalmente lo consigue. Cuando Manuel relaciona un beso de agradecimiento y amistad, entre sus iguales, con reacciones muy positivas de los demás niños y niñas de su alrededor frente al hecho -por ejemplo, de ayudar a alguien- se inicia en él el proceso de identificación de un sentimiento o emoción con una reacción externa que le gusta, que le hace sentir bien y que, en lugar de vergüenza y ridículo, le hace sentir más seguro de sí mismo y más fuerte. Así comienza un proceso químico maravilloso en él que pone orden y da sentido a todo.

Los padres siempre se muestran respetuosos, comprensivos y atentos, pero nunca obligan, fuerzan o riñen. Ellos siempre están ahí.

Se trabaja la parte emocional, ¿considera que es fundamental en la etapa infantil?

Por supuesto. Es fundamental e imprescindible enseñar desde muy pequeños a entender las emociones hablando con ellos, escuchándoles, ayudándoles a comprender qué les pasa y ofreciéndoles herramientas útiles. Es importante individualizar las conversaciones y adaptarlas a la edad. No es lo mismo hablar de sentimientos y emociones con mi hija de 10 años, pre-adolescente y con una sensación de continua ciclogénesis de emociones en su interior, que hablar con el más peque de la casa que resume sus emociones en colores, música, olores y sabores -es genial-. Una correcta base emocional desde pequeños les lleva a crecer sanos y fuertes y a ser mejores personas cada día de su vida. Es el mejor legado que como padres podemos ofrecer a nuestros hijos.

¿Qué aprende el adulto que se acerca al libro?

El adulto que se acerca al libro, aprende a aprender. Es un álbum lleno de mucha sensibilidad. No sólo nos vuelve a convertir en niños disfrutando de los colores y de las magníficas ilustraciones de mi querida Teresa Guzmán, además, desde nuestra labor como padres, nos ayuda a entender las emociones de un niño, a relacionarlas con su comportamiento y sobre todo a entender que nuestros pequeños y pequeñas son seres que necesitan de nuestro amor, comprensión y respeto. Porque, lo que no hagamos nosotros, sus padres, por ellos, nadie lo hará.

¿Y el pequeño?

El pequeño que se acerca a mi álbum, recibe no sólo un tesoro ilustrativo de emociones con colores muy vivos y siempre en sintonía que despierta en él interés sino que, además, recibe una herramienta de aprendizaje poderosa en todos los sentidos, con la que desarrollar su pensamiento crítico, su curiosidad, su atención, sus capacidades y con la que pasar un momento en familia estupendo, reforzando los lazos y creando recuerdos.

La ilustración es parte importante de la publicación…

La ilustración es tan protagonista en un álbum infantil como la historia que se cuenta. Tiene que estar estrechamente relacionada con el texto y en permanente sintonía para que cuando los pequeños y pequeñas lo lean, encuentren en las ilustraciones la forma y el color que le da sentido a lo que están leyendo.

¿Dónde se puede encontrar el libro?

«Me gustan tus besos» ya está disponible en librerías y  grandes plataformas de venta. Próximamente también estará disponible para préstamo en la Biblioteca Municipal Pedro Laín Entralgo donde espero, impaciente que, en un futuro cercano, podamos organizar talleres y cuentacuentos para padres y pequeños.

 

Print Friendly, PDF & Email