Velasco: “España va de tapada en Catar, conozco a Luis Enrique y confío en él”

0
Velasco
El ex futbolista Juan Velasco, hoy entrenador.

Fue el último futbolista de Dos Hermanas que vistió la camiseta de La Roja. Ahora es entrenador, con la maleta siempre preparada

Aunque ahora ve los partidos desde los banquillos, el nazareno Juan Velasco Damas se mantuvo 15 años en la élite del fútbol. Ha vestido la camiseta de grandes clubes como Sevilla, Celta, Español y Atlético de Madrid. También jugó en Ias ligas inglesa y griega y, por supuesto, en la selección española, con la que disputó seis partidos.  

Tras la goleada de ayer de España ante Costa Rica, ¿qué papel crees que tendrá la selección en el Mundial? 

Creo que vamos de tapados y que España puede ser la sorpresa. Brasil, Francia y Alemania parten como favoritas, y es cierto que esta España no es la selección que nos viene a la cabeza, con referentes como Iniesta, Puyol, etc., pero estos chavales tienen hambre. Estoy convencido de que vamos a llegar lejos. Tengo mucha confianza en lo que ha hecho Luis Enrique.

Jugaste con Luis Enrique en la selección, ¿no? 

Sí. En mi adolescencia ya me fijaba en él. Me gustaba su polivalencia, su competitividad. Cuando compartí vestuario en la selección me encantó su gen competitivo, es muy echao palante. Y como entrenador me gusta su estilo.

Debutaste en un España-Polonia en enero del 2000 y coincidiste en La Roja con otras grandes leyendas como Hierro, Valerón, Raúl, Guardiola… ¿Qué recuerdos tienes de aquellos seis partidos?

Disfruté cada situación con una sonrisa y grandes expectativas. Había un grupo de compañeros que te lo hacían muy fácil. Tengo un gran recuerdo de Raúl. Era un capitán serio, que inspiraba respeto, pero siempre te ayudaba. 

 ¿Qué pasó con Camacho? Estabas entre los convocados para la Eurocopa 2000 y de pronto te sacó …

Unas semanas antes me lesioné en San Mamés, en un Athletic-Celta, y había estado unas semanas inactivo. Ya estaba recuperado, pero Camacho pensaba que seguía lesionado. Se enfadó y llamó a Salgado. Tiempo después me lo encontré y me dijo: “¿Ya estás bién?”, y yo le contesté: “Siempre estuve bien”. Hubiera sido un “boom” haber jugado la Eurocopa pero de todas formas le estoy muy agradecido.

Has tenido de míster a grandes entrenadores, como Víctor Fernández, Ernesto Valverde, Carlos Bianchi… ¿con cual te quedas? 

De todos he aprendido, Víctor nos ofreció la idea de tener el balón. Valverde era un tipo sensato. Con un equipo modesto como el Español nos llevó a la final de la UEFA, que por cierto perdimos con el Sevilla. Y jugando en el Panthrakikos griego, me dirigió el belga Emilio Ferrera. Quizá fue con él con quien más aprendí.

Has marcado a grandes delanteros. ¿Quién fue tu peor pesadilla?

Ronaldinho era muy difícil de cubrir. No tenía posición fija, te encaraba, y era complicado robarle el balón en el uno contra uno. Pero jugando en el Celta, recuerdo lo mal que lo pasé con Overmars. Inclinaba el tronco y lo siguiente que veía de él era el número de la espalda. Mi función no solo era defender: también iniciar la jugada, incorporarme al ataque, centrar y asistir.

Velasco
En un lance con Ronaldinho en un Atlético de Madrid-Barcelona.

Háblame de Simeone… 

Con él fui compañero en el Atlético de Madrid. Cuando yo llegué, él ya era veterano. Era un fatiga impresionante. Nos dirigía en el campo, nos corregía… se veía venir ya al Simeone entrenador. 

Debutaste en Primera División en 1997, en un Rayo-Sevilla. Jugaste con jugadores de la talla de Tsartas, Bebeto, Jose Mari, Prosinecki… y Monchi. ¿A Monchi también se le veía venir?

Monchi era el suplente de Unzué, estaba en un segundo plano. Era discreto, pero transmitía un gran sevillismo. Creo que ni él mismo sabía la figura que años después iba a desempeñar en el Sevilla como director deportivo.

¿Qué le pasa al Sevilla este año? 

No puedo opinar desde fuera, pero es cierto que se ha quedado desnudo en algunas facetas. Creo que tiene plantilla para estar arriba, y deseo que tras el parón del Mundial el equipo resurja con Sampaoli. En su primera etapa en el club me gustó su estilo: atrevido, dinámico y vertical.  

 ¿En Dos Hermanas hay más béticos que sevillistas? 

No lo sé exactamente. Mi sensación es que el bético despierta más simpatías a nivel nacional,  Y hay que reconocer que el Betis lleva dos temporadas haciendo un gran trabajo con Pellegrini. 

¿Es cierto que antes de entrar en el Sevilla probaste en el Betis?

Sí, siendo alevín mi padre me llevó pero no me cogieron, y en el Sevilla sí. Es curioso porque, cuando jugaba en la Unión Deportiva (en la feria, donde hoy está el mercadillo) y en el Ibarburu, era delantero. Pero en el Sevilla, como me veían pillo y listo en los cruces, me colocaron de líbero, y cuando debuté en Primera ya lo hice como carrilero zurdo.

Tienes el título UEFA Pro, es decir: puedes entrenar a cualquier equipo de Primera. Empezaste en 2012 en Arabia y hasta el mes pasado entrenabas a un equipo de Andorra. ¿Tienes proyecto a la vista?

Entrenar es mi pasión. Estoy abierto a entrar en la estructura del Sevilla, pero también a hacer las maletas y irme a cualquier lugar del mundo. Me encanta conocer culturas nuevas, y hace poco he hecho una presentación con la Federación China, que está muy interesada en organizar un Mundial.

¿Sigues viviendo aquí?

Claro, yo viví desde los nueve años en Ibarburu y mi esposa es de Los Montecillos. Además, mis tres hijos son nazarenos. Aunque vivíamos en Vigo porque yo jugaba en el Celta, mi mujer venía a Dos Hermanas a dar a luz.

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorNicolás Barbero Rivas o un músico para nuestra Dos Hermanas (I)
Artículo siguienteEl arroyo Culebras contará con agua todo el año