Ana Aretxabaleta, presidenta del Club Waterpolo Dos Hermanas

0
532
Ana Aretxabaleta

“El waterpolo me da muchas cosas más allá de lo material. Es un deporte que engancha”

Ana Aretxabaleta es la presidenta del Club Waterpolo Dos Hermanas que cumple su vigésimo quinto aniversario. Natural de Guetxo (Vizcaya) es nazarena de adopción. Con tan sólo cinco años comenzó a nadar y con 21 años se pasó al waterpolo, disciplina que practicó hasta los 35 años.

¿Cuándo toma contacto con el mundo del waterpolo?
Mis orígenes vienen del mundo de la natación, con cinco añitos empecé a nadar como actividad extraescolar y como se me daba bien me propusieron federarme en el Club Natación Tárraco en Tarragona. Cuando nos trasladaron a Sevilla continué nadando pero en el extinto Club Natación Sevilla. Mi relación con el waterpolo empezó muy tarde, cuando tenía 21 años, por esa época yo seguía siendo nadadora, pero empezaba a cansarme esta disciplina, y mi hermano que llevaba ya un año jugando al waterpolo me propuso probar este deporte y no lo dudé. ¡Probé y me enganché!

¿Y con el CW Dos Hermanas?
Siempre que me hacen esta pregunta me acuerdo de que cuando quise jugar a waterpolo me dijeron que en el Club Waterpolo Dos Hermanas había demasiadas niñas, y que la mayoría de las niñas que venían del mundo de la natación no servían para el waterpolo, así que como tenía ganas de dejar la natación opté por irme al Club Waterpolo Alcalá. Estuve un año jugando en Alcalá, y pasado un año y,, viendo que se me daba bien, me propusieron irme al Club Waterpolo Dos Hermanas. Es curioso porque el que en su día me dijo que no tenía hueco en el club es a día de hoy mi marido y padre de mis cuatro hijas, Ruper. Estuve jugando al waterpolo hasta los 35 años, momento en que colgué el gorro para dedicarme al club desde fuera del agua

¿Cuál es su objetivo para la entidad?
Mi objetivo es que volvamos a estar en lo más alto del waterpolo nacional, que tanto el femenino como el masculino vuelvan respectivamente a las categorías de oro y plata del waterpolo, y que logremos sacar cada vez más jugadores y jugadoras que entren en los planes de tecnificación andaluz y nacional.

¿En qué momento deportivo se encuentra el club?
Venimos de pasar un par de años complicados, primero con el descenso hace dos temporadas del equipo femenino de la División de Honor, en la que llevaba 11 temporadas y segundo con el descenso la pasada temporada del equipo masculino de la Primera División. Esto nos ha fortalecido como club, somos supervivientes, y hemos aprendido de nuestros errores. Gracias al trabajo y a la constancia actualmente ambos equipos tienen aspiraciones de volver a lo más alto, y si no es esta temporada será la siguiente, pero lo haremos y será para quedarnos.

El Club está inmerso en la organización del 25 aniversario ya que “no es fácil llegar a los 25 años, así que habrá que celebrarlo como se merece”.

Un club reconocido

“A nivel nacional somos un club reconocido y valorado, llevamos muchos años trabajando duro para estar en lo más alto y podemos decir que lo hemos conseguido”, subraya Ana Aretxabaleta. “Las escuelas lo son todo, y por eso es tan importante el trabajo con estas edades. Si no generamos cantera el día de mañana no podremos subsistir como club, es la cantera la que abastece a los equipos absolutos. Actualmente tenemos más de 100 niños en la escuela de waterpolo”, explica Ana Aretxabaleta que destaca que Dos Hermanas cuenta con buenos waterpolistas aunque hace falta “dar un pequeño saltito más”.

Print Friendly, PDF & Email