Beli Orta Peral, la enfermera que a todo el mundo le gustaría tener

0
679
Beli Orta Peral

Beli Orta Peral reside en Dos Hermanas, es enfermera de profesión y de convicción pues le encanta cuidar de los demás siempre con una actitud muy positiva

Isabel, más conocida como Beli Orta Peral, ha sido nombrada Capitana Optimista en la VII Gala de entrega de los Premios Hospital Optimista, en la que se ha galardonado los mejores proyectos, centros, servicios y profesionales sanitarios nacionales desde la perspectiva de la humanización.

Beli Orta Peral es enfermera del servicio de Medicina Preventiva del Hospital de Valme. Pero por encima de su actividad asistencial, es una persona que siempre está sonriente, irradiando alegría y dispuesta a ayudar a los demás. 

Precisamente, fue nominada por su sensibilidad extrema de captar los sentimientos de los demás y adherirse a ellos ayudando con los suyos propios. 

De tal forma que es la enfermera cuentacuentos para los más pequeños hospitalizados o también la enfermera que cada mañana durante la pandemia envía whatsapp con la lectura de un poema para hacer más llevadera esta situación a todos sus compañeros a modo de palabras que abrazan.

Ataviada de arlequín ayuda a generar sonrisas y a favorecer la humanización en los cuidados. Con su imaginación y chispa conquista la alegría de los pequeños a los que visita narrando historias y cuentos, permitiendo apaciguar su ansiedad y hacerles más amena la estancia. Y con sus poemas recitados vía whatsapp ha aportado abrigo cuando durante la pandemia impedía besos o abrazos.

La elección del Capitán Optimista consiste en  sumar el mayor número de «Me Gusta» en la página de Facebook de la Fundación Hospital Optimista, para lo cual necesita muchos apoyos para alzarse con el premio frente a los demás candidatos. 

En esta ocasión, se presentaron candidaturas de centros de  numerosas comunidades autónomas: Castilla León, Castilla La Mancha, madrileños, gallegos, canarios o andaluces.

Con casi 6.000 apoyos obtenidos en redes sociales, Beli Orta Peral se alzó como ganadora de un premio muy disputado donde se valoró su implicación y extraordinaria empatía con los pacientes. 

Una actitud, aptitud y forma de trabajar que permiten contagiar de optimismo tanto a los pacientes como a los propios compañeros. 

Según manifiesta la galardonada «este reconocimiento me da alas para continuar soñando en cómo hacer más visible la humanización desde mi hospital, potenciando las fortalezas psicológicas de nuestros pacientes y consigan impactar positivamente en su salud».

Beli Orta Peral nació en Las Cabezas de San Juan pero afirma que su corazón es andevaleño, de un pequeño pueblo que se llama Cabezas Rubias. 

Comenzó a trabajar en el Hospital El Tomillar y fue ahí su primer contacto con Dos Hermanas. Años más tarde se instalé en la ciudad.  

En la actualidad pertenece a dos asociaciones de este pueblo: una de ellas es AC Fotoquinto «por mi amor a la fotografía», nos explica, y a Corazones en Camino «por mi pasión por el senderismo». También forma parte del club de lectura «Manantial» de la Biblioteca. 

«Soy enfermera y mis pasiones son la poesía (tanto escribirla como leerla), la fotografía, la lectura, el Camino de Santiago…», indica Beli Orta Peral.

Ha sido nombrada Capitana Optimista, ¿qué significa para usted?

El título de Capitana Optimista me ha hecho muy feliz. En los tiempos que corren y donde solo se dan noticias tristes y preocupantes, ésta es un soplo de alegría.

Además, ha sido elegida entre muchos proyectos por el apoyo que le han dado los ciudadanos en Facebook, más de 6.000 «Me gusta»…

A día de hoy me sigue pareciendo un sueño. Todo el mundo se volcó en hacer realidad este premio; desde la entonces Gerente del Área Sur, María Jesús Pareja, hasta Toñi González la responsable de Comunicación de mi Hospital, y Rocío Cordero (la persona que presentó mi candidatura) hasta cada uno de los compañeros del área y también las asociaciones de pacientes. 

Me sentí muy querida y ese apoyo me hacía querer alcanzar el premio por todos ellos. 

Todos ellos se merecían que yo alcanzase ese galardón por eso se lo dedico a cada uno de ellos. A mis compañeros muy especialmente, por la entrega que a diario hacen en el cuidado de nuestros pacientes y familiares, no sólo durante la pandemia, sino antes, durante y después de ella.

¿Se considera una heroína sin capa?

No, yo tan sólo soy enfermera. Cuidar es mi profesión e intento hacerlo lo mejor que sé. Los sanitarios no somos héroes ni heroínas; no somos superhéroes, somos personas con los mismos miedos y alegrías que el resto. No estamos hechos de una pasta especial. Sufrimos y reímos como los demás, igual que los demás.

¿Este galardón hace palpable la humanidad de los profesionales sanitarios?

Este premio se ha creado para hacer visible lo que en ocasiones puede pasar desapercibido, invisible. Pero existe.

¿En qué momento decide ser enfermera?

Siempre quise ser enfermera. Me gusta cuidar.

¿Qué significa para usted su trabajo?

Mi trabajo es una parte muy importante de mi vida. Intento dar lo mejor de mí en cada momento.

¿Cómo es el día a día de la Capitana Optimista?

Mi día a día es como el de tantos profesionales de la Sanidad. Intento hacer mi trabajo con responsabilidad y un puntito de alegría. Nada más.

¿Cuál es su principal filosofía?

Mi filosofía es la que recibí de mis padres: «no le hagas a otro lo que para ti no quieras».

Después de tantos años de profesión, ¿Algún momento entrañable?

Momentos entrañables en treinta años de profesión… ha habido algunos y anécdotas divertidas muchas. Ahora recuerdo el día que grabamos un video, yo vestida con mi traje de Enfermera Payaso, para el Día del Niño Hospitalizado. Fue hermoso, alegre, donde participamos no sólo los profesionales y niños ingresados, sino también los familiares. Fue un día donde el color y los besos -en forma de labios de cartulina roja- llenaron el hospital.

¿Cuál ha sido la situación más difícil con la que se ha topado?

Situaciones difíciles han existido muchas, pero éstas son inevitables.

¿Qué prefiere, trabajar con niños o con adultos?

Prefiero trabajar con adultos, pero los niños cuando sus ojitos me miran mientras les cuento un cuento me dan la vida. Mi niña interior sale a jugar con ellos, jejejeje.

¿Cómo consigue transmitir tanto optimismo?

Esta pregunta no se cómo respondértela. Intento ser feliz y que aquéllos que me rodeen lo sean.

¿Cuál es el secreto para cargarse de positividad?

Para recargar mis pilas siempre la naturaleza, mi pequeño pueblo, la fotografía y tener cerca a aquéllos que quiero y me quieren.

Todo el mundo tiene días malos, ¿qué hace en esos días?

Claro que hay días malos y muy malos, y en ellos me refugio en el silencio, la música, la fotografía y el Camino de Santiago y los momentos vividos en él.

Beli Orta Peral seguirá cuidando a sus pacientes con la mayor de sus sonrisas.

Print Friendly, PDF & Email