Celeste Párraga: “He cantado las primeras sevillanas trap de la historia”

0
989
Celeste
A Celeste le encanta la lectura, los viajes... pero su pasión inconfesable es... ¡el queso! Aunque es maestra de francés, confiesa que lo dejaría todo por vivir de la música. Arriba, en «Heridas del querer».

La cantante nazarena lanza «Temblando», una canción sobre el cambio climático que está dando que hablar

Su voz: seductora; sus ojos: verdes; su nombre: Celeste. Esta chica está a punto de explotar. Como una tormenta que crece hasta hacerse  huracán. Es nazarena, aunque nacida en Suiza. La pandemia la ha frenado, pero será por poco tiempo. 

Si la buscan en youtube podrán ver las dos maravillas de videoclips que acaba de lanzar: ‘Heridas del querer’ (grabada en las Minas de Riotinto) y ‘Temblando’, este último con el baile y la voz en off de Antonio Canales.

Celeste
En su último videoclip,«Temblando», Celeste representa con su vestuario la naturaleza herida de los cinco continentes. En esta foto la vemos durante la grabación, ataviada con ropajes africanos.

Tus videoclips son distinto a todo, no he visto nunca nada parecido. ¿Cómo definirías tu estilo?

Mi estilo es Celeste, soy yo misma. Si quieres otra palabra, mi estilo es fusión. Por ejemplo, ‘Temblando’ es un tanguillo de Cádiz fusionado con afrofunky, y ‘Heridas del querer’ son unas sevillanas trap. Son las primeras que se han hecho nunca. 

¿Cómo se te ocurrió combinar  el trap con las sevillanas?

Fue una idea de mi productor, Domi Serralbo. Son cuatro sevillanas de amor y desamor de «Salmarina», cantadas con un aire urbano y más actual, a mi estilo. Se las enseñamos a la gente de las sevillanas tradicionales y les gustó. Yo no soy de regetón, me gusta transmitir mensajes en mis canciones. Yo elegí los cuatro palos de las sevillanas.

En «Temblando» también hay un mensaje muy claro y muy actual…

«Temblando» se refiere al temblor de la Tierra, al cambio climático, a la contaminación. La canción es un llamamiento a la conciencia del ser humano. El mundo se puede cambiar con pequeños esfuerzos de cada cual. Ese podría ser un lema de mi vida. 

¿Cómo ha sido trabajar con Antonio Canales?

Una maravilla. Es un privilegio que un artista de su talla baile mi canción y además ponga la voz en off.

¿Qué repercusión están teniendo los dos singles?

Tenemos muy buenas expectativas, aunque todavía no son muy conocidos, estamos en plena promoción. Llevábamos las dos canciones para los festivales de Radiolé, pero por la pandemia se suspendieron todos. 

Celeste
Celeste y su grupo de baile en un fotograma del videoclip «Heridas del querer», grabado en las minas de Riotinto. La original cantante nazarena interpreta al estilo trap cuatro sevillanas de «Salmarina»-

Le has dado un gran giro de tuerca a tu carrera que, por cierto, es dilatada a pesar de tu juventud…

Sí, empecé con canciones infantiles, tipo Disney. Con 10 años, estando en 5º de EGB, mi profesor Antonio Mejías preparaba un musical para dedicarlo a los abuelos. Y yo canté ‘Que se te escapa el negro’, de Ella Baila Sola. Desde ese momento, él me llamaba para cantar a los niños de infantil. Hasta gané las Olimpiadas de Canto de Dos Hermanas. Mi primer concierto fue con 15 años aquí en el Teatro Municipal, que se llenó casi por completo. A continuación estuve en un conjunto musical, después seis años de corista con Manuel Orta y cuatro con la Gran Orquesta de Sevilla. Le he hecho los coros a muchos artistas, entre otros Los Morancos, Bordón 4, María Carrasco o Laura Gallego.

También estás en Netflix…

Para Netflix he cantado ‘Downtown’, el tema principal de la película ‘Cuando los ángeles duermen’. También interpreté la canción del reencuentro de la serie ‘Física y Química’.

¿Es verdad que estuviste cerca de entrar en Operación Triunfo?

Con 17 años fui a un casting, pero era menor de edad y no era seleccionable. Me decepcionó mucho la tele, ahí me di cuenta de lo que es un reality. Entran al concurso los que tienen una historia de lágrimas, me preguntaban por historias tristes de mi vida, para sacarle jugo. Pero yo no soy vendible para un reality, soy una chica feliz y normal. Tampoco me gustó nunca la fama, solo la música. 

Háblame de ti.

Nací en Ginebra, porque mis padres trabajaban allí de profesores. Con dos añitos nos vinimos a Dos Hermanas, pero me he criado hablando francés porque hemos ido mucho a Suiza a ver a los amigos y además mi madre era maestra de francés. Tengo la mente muy abierta porque he viajado mucho con mis padres. También pienso mucho, soy muy observadora.

Celeste
Cualidades no le faltan para saltar al primer plano de la música. Su estilo es único, su voz es versátil y cálida, canta en francés, inglés, italiano y árabe, toca el piano y domina el escenario con gran personalidad.

Eres profesora de francés en un instituto. ¿Lo dejarías todo por la música? 

Mi vida es la música. Profesionalmente, lo dejaría todo por la música, por supuesto. Pero me encanta ser maestra, tengo mucha paciencia. Primero di clases en La Motilla, después en Utrera, en el colegio Dolores Velasco y ahora he comenzado mi tercer año en Los Palacios. Trabajar con niños me mantiene la mente joven. Soy como la hermana mayor. Las madres de mis alumnos a veces son más pequeñas que yo.

¿Cuando te diste cuenta de que te gustaba cantar?

Siempre he sido supertímida. Cuando me hacían cantar me ponía a llorar.  Solo le cantaba a un primo. Por Marisol. Me ponía sus collares, sus vestidos y cantaba delante del espejo. En los largos viajes en coche hasta Suiza cantaba con mi hermana Amanda canciones de Mecano, Juan Luis Guerra, Miguel Bosé, Camela. La música ha sido mi manera de crear vínculos con las personas.

Tus coreografías son muy atractivas. Dices que cantabas delante del espejo. ¿Tiene algo que ver una cosa con la otra? 

Claro. Bailo sola delante del espejo para perfeccionar. El baile me hace estar más segura. Me ha dado soltura, me ayuda a dominar el escenario. Desde los seis años bailaba flamenco y me he formado en todo tipo de bailes y expresión corporal.

Estudiaste piano. ¿Nunca se te ocurrió tocarlo mientras cantas?

Prefiero cantar y bailar. Veo en eso demasiada responsabilidad.

¿Has cantado en algún lugar que consideres especial?

Estuve en El Cairo con ‘Café pa tres’; fue impresionante. He cantado en Tánger y en el Auditori de Barcelona, acompañando a Manolo Paradas, ante cerca de 5.000 personas. 

¿Cual es el aplauso que más te llegó al alma?

El aplauso que más recuerdo fue en Córdoba, donde canté en una exposición de Antonio Guerra. Había unas 100 personas, que acabaron llorando. Se creó una magia especial. Canté “Volver” (en semibulerias), “Te extraño” de Luis Miguel y “Peces de ciudad”, de Sabina. 

Vamos a imaginar. Si tu sueño no fuera triunfar en la música, ¿qué otra cosa te gustaría hacer?

Me gustaría tener un hotelito con encanto, transformar casas, redecorarlas. Me gusta que la gente de mi entorno se sienta a gusto. Y puestos a soñar, me encantaría viajar a Bali, la Polinesia Francesa, volver a Méjico…

Me marcho de la cafetería donde hemos mantenido esta entrevista y Celeste se queda leyendo un libro en francés, “Le voleur d’ombres”, de Marc Levy. Me parece muy apropiado para su carácter: un himno a la amistad y a la solidaridad.

Le deseamos a Celeste éxito en su carrera musical, porque en su vida personal… ya ha triunfado: desprende vitalidad y buena energía, es feliz con lo que hace… y está enamorada.

 

Print Friendly, PDF & Email