Crónica de la Cuaresma y la Semana Santa de Dos Hermanas (y III)

0
349
Semana Santa

La Semana Santa fue esplendorosa por el buen gusto y fervor que derrocharon las hermandades y el pueblo

Vuelvo a mi crónica de Cuaresma y Semana Santa y, concretamente a un día para mi gusto clave ya que sale una hermandad muy popular, que, además le da culto a una de las grandes dolorosas sino la más grande como es Nuestra Madre y Señora de los Dolores, patrona que es de un gremio tan importante como el de las aceituneras. Es titular de la Antigua Hermandad de María Santísima del Rosario y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Oración de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto y Nuestra Madre y Señora de los Dolores. 

Aunque se habló que la cofradía saldría y entraría en la Parroquia Mayor, al final no pudo ser. El Domingo de Pasión fueron trasladadas las Imágenes a su casa de hermandad de donde salió y entró. Para acabar el miércoles después de Semana Santa volvieron las imágenes a la Parroquia. Yo vi la hermandad en una calle tan céntrica como Botica. Es una vía con muchas bellas casas y otras de inferior calidad. Yo le tengo un especial cariño a esta calle por formar parte de la carrera del Corpus aunque ahora el Señor no pasa por su primera mitad sino por la calle paralela, Aníbal González.    

Me gustó mucho la puesta en escena con los dos pasos muy bien arreglados. La Virgen vestía una saya que no era bordada. La hermandad que está embarcada en el nuevo y bello palio debería pensar en una saya para la Virgen pues el atuendo de la Señora contrasta con la túnica bordada del Cristo, el magnífico Simpecado de Nuestra Señora del Rosario y el rico y bello estandarte. 

Este año, el Ángel Confortador, vestía una  túnica rosa lo que ha suscitado muchas críticas. Yo, la verdad, no creo que sea para tanto. La verdad es que no he leído nada sobre las vestimentas de estos espíritus puros pero los he visto vestidos de múltiples colores.

Tocaron la Agrupación Musical Nuestra Señora de la Estrella y la Banda de Música de Alcalá de Guadaira.

En fin, el Miércoles Santo, fue un día glorioso, en que se lució una de las  hermandades más antiguas y  linajudas de Dos Hermanas.

Y llegó el Jueves Santo y con él el triduo sacro, los oficios. Yo asistí a la Parroquia Mayor a la Misa In coena Domini y no pudo ser tan solemne con el lavatorio, la predicación del párroco nuestro querido don Manuel Sánchez de Heredia -con el que la Parroquia ha recuperado todo su esplendor, el solemne  traslado al monumento, etc. 

El monumento fue instalado en la Capilla de Ánimas y en él derramó la hermandad del Señor todo su gusto y lujo. Lo cierto es que los oficios del Jueves Santo fueron solemnísimos. De todas formas, lo mismo fueron en los  otros templos de la ciudad.

Y este día procesionaron dos cofradías. Por una parte, la Hermandad Sacramental de la Sagrada Cena, Jesús  Humillado y Nuestra Señora del Amparo y Esperanza residente en la Parroquia de Nuestra Señora del Amparo y San Fernando. 

Yo la vi por la carrera oficial y se lució mucho. Es una de las cofradías tipo de barrio y  cada vez reluce más y parece más popular. Parece mentira que pasara por la gran crisis que pasó que no se la cargó por completo.

Acompañaban la Banda de Cornetas y Tambores Cristo de la Presentación al Pueblo, un trío de capilla al Humillado y la Banda de Música Ciudad de Dos Hermanas.

Llaman mucho la atención los tres pasos singularmente el Misterio de la Cena. La Virgen lució una nueva toca de sobremanto. La obra ha sido regalada por un grupo de hermanos. Está  realizada en hilo de oro y seda de  distintos colores y presenta simbología alusiva a la cofradía. 

Y llegó la hora de la cofradía decana y más antigua de la Semana Santa nazarena: Vera-Cruz, la Antigua y Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santo Cristo de la Vera-Cruz, María Santísima en sus Misterios del Mayor Dolor y Asunción a los Cielos y San Sebastián Mártir. 

Y se trata de una cofradía con problemas pero que supera por el trabajo de sus hermanos y la devoción tan grande que tienen a sus Titulares. El Cristo es una de las imágenes más carismáticas y verdaderamente impresionante por lo adusto de su mirada, por su tamaño, etc. En fin, mueve a devoción. Por otra parte la Virgen, adquirida en 1921 como documenté en su tiempo, al tallista Juan Pérez Calvo, es una de las imágenes marianas más antiguas y devotas de Dos Hermanas.

Yo vi la cofradía por la carrera y la procesión era una muestra de sobriedad y buen gusto pero lo mismo luce por la calle Real Utrera o el barrio de San Sebastián. No es tanto el recorrido como la puesta en escena de la cofradía.

La Virgen además estrenaba una saya en oro fino sobre terciopelo burdeos, con diseño de Gonzalo Navarro e inspirada en los bellos bordados del palio. La corona y el puñal de María han sido restaurados por la Orfebrería Hermanos Fernández así como la peana por Juan Lozano. La parihuela la han reformado un grupo de hermanos.

La banda que llevaba era la Asociación Musical Utrerana.

Y la Madrugada nos trajo el  desfile de la Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso y San Juan Evangelista. Y fue, como siempre, un desfile serio y silencioso. 

Yo la vi en la calle Lope de Vega aunque no me acerqué a un sitio tan clave como el paso por la calle Alcoba, donde reside la Hermandad del Rocío. 

Pero lo importante, al igual que en Vera-Cruz, en esta cofradía no es tanto el itinerario como la puesta en escena con numerosos nazarenos, el fabuloso juego de insignias y las muchas promesas tras el Señor y la Virgen. 

Por cierto que este año iban más tras el Señor que el año 2019. Es algo en lo que me fijo siempre pues este acompañamiento es muy típico de la hermandad, y, por extensión del Divino Señor del Gran Poder  y de toda la Semana Santa nazarena.

Este año la cofradía estrenó el bordado de la bambalina trasera y de las laterales, obra del taller de Pepi Maya, bajo idea de Francisco Javier Sánchez.  El  proyecto continuará con el techo del palio, cuyo diseño ya sabe la hermandad.

Y llegó el Viernes Santo por la tarde y se celebra la segunda parte de los oficios, la Pasión y Muerte de Cristo en Cruz. 

Yo asistí a Santa María Magdalena y lo dicho todo fue esplendor, espíritu de fervor y participación. Impresionante la adoración de la Cruz. De todas formas ya digo en los demás templos también se derrochó devoción y fe.

Y en esta  tarde salió la popularísima Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús  Descendido de la Cruz y Nuestra Madre y Señora de Amargura y Santa Ángela de la Cruz.

Yo la vi por la carrera y llamaba la atención el orden y la compostura  tanto de los nazarenos como de las figuras simbólicas: Fe, Esperanza, Caridad y Santa Mujer Verónica. 

La Virgen, que posiblemente sea una de las más bellas de Dos Hermanas por su guapura, sostiene en sus brazos el valioso Cristo de Manuel Carmona, que recuerda las obras castellanas de Gregorio Fernández y su escuela.

Pero para acabar nos queda una antigua, linajuda y  gran cofradía: la Antigua y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Triunfo de la Santa Cruz sobre la Muerte, Santo Entierro y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora de la Soledad. 

La puesta en escena es impresionante con las Mujeres- Fe, Esperanza, Caridad, Santa Mujer Verónica y las tres Marías –Cleofás, Magdalena y Salomé, el muñidor, el acompañamiento de preste, los negros nazarenos, las autoridades, etc. 

Pero sigue habiendo errores en el cortejo. Doy por perdido las representaciones, pero llevo años diciendo que el Ayuntamiento –que es nada más y nada menos que la representación de una gran ciudad- debe presidir al Consejo de Hermandades y Cofradías. Me he asesorado con un maestro de ceremonias y liturgo, Ramón de la Campa Carmona, y me ha dicho que por supuesto debe presidir por lo que significa el Ayuntamiento. Aparte, lo he dicho muchas veces, el duelo debe ir en el paso de Virgen, ya que  Ella, la Soledad es la que está de duelo. 

Por otra parte se debe luchar por recuperar a la Tía Anica –la Canina- y la procesión del Resucitado. 

Ha venido a mis oídos que existe proyecto de sacar a Jesús Resucitado. No me han podido dar mayor alegría porque es un contradiós que una ciudad como la nuestra no tenga procesión de esta advocación. 

Parece ser en cambio que no quieren  sacar a la  Virgen de gloria. Eso es porque en el Santo Entierro nadie ha conocido la procesión del Domingo de Resurrección. 

La Virgen iba arrebatadora y además, lo que está claro, es que la Señora está concebida para salir de penitencia y de gloria. En fin lo importante, aparte de los problemas de protocolo en los que soy muy puntilloso, es que la procesión fue lujosa y elegante con ese dechado de tristeza que es la Virgen de Soledad. 

Pero por ahora, con respecto al Resucitado, nos conformaremos con la solemne función del Domingo para el que se monta un bello altar. 

Me queda por decir que la hermandad estrenó un puñal de plata del orfebre Juan Lozano con diseño de Marco Moreno Acosta. 

Por último, para acabar hay que referirse a la procesión de la Virgen de los Dolores del Colegio San Hermenegildo de Padres Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores. 

Es una procesión sencilla pero llena de belleza y frescura. La Señora sale el Viernes de Dolores por la mañana.

Y así acabo este artículo. Reconozco que ha sido bastante ditirámbico, alabando a todas las cofradías.  

Ello se debe al cariño y apego –que nadie lo dude- que tengo a todas las hermandades. 

Sólo me queda esperar que los lectores se entretengan.

Print Friendly, PDF & Email