El Alcalde, en estos tiempos, lanza un mensaje de prudencia y paciencia

0
5229
Francisco Toscano

“Es aconsejable seguir manteniendo las máximas precauciones”, explica el regidor nazareno

El Alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, explica cuál es la situación actual en Dos Hermanas y en qué se está trabajando desde la administración local.

¿Cómo está viviendo esta situación?

Nunca hemos vivido una situación como esta. En el Ayuntamiento reorganizamos los servicios fundamentales: Policía, Bomberos, Servicios Sociales, Limpieza…

Otro personal, como los monitores deportivos, ahora están empezando a colaborar en la preparación de libros que se quedaron en los colegios y los necesitan los escolares en sus casas. Con las direcciones de los colegios, se está organizando el reparto en el que nos está ayudando Correos, en toda la Zona Sur. Después nos plantearemos si, a partir del lunes, que ya pueden salir los niños a dar paseos, estableceremos horarios en los que puedan los menores acercarse con sus padres a recogerlos al colegio. También estamos estudiando fórmulas para que el alumnado que no tiene medios digitales puedan seguir las clases.

Institucionalmente, hemos estado en permanente contacto con los compañeros de Gobierno y también con los portavoces de los distintos grupos políticos. Hemos celebrado junta de portavoces, ayer tuvimos una. En esta junta de portavoces hemos acordado que, la semana que viene, para retomar la vida corporativa, empezará a haber comisiones informativas. Y hemos fijado, en principio, que el 15 de mayo realizaremos un pleno ordinario.

Se ha paralizado el cobro de tasas municipales como: veladores de hostelería, mercadillos, etc.

También se ha informado mantener el 14 de mayo como fiesta local aunque no haya Feria. No vamos a variar porque es complejo mover la fecha y tampoco hay una fecha simbólica ya que el día de Santa Ana cae este año en domingo y el lunes después de la Romería de Valme es ya festivo.

Hay que agradecer la respuesta del pueblo. Afortunadamente, la gente, en su gran mayoría, tiene un corportamiento correcto, están en sus casas y por tanto, cumpliendo lo que nos vienen aconsejando.

La suerte, al igual que en Andalucía, es que el virus ha ido con una mayor lentitud y permitiendo que la respuesta de los servicios sanitarios se pueda acompasar al ritmo de la enfermedad. Dos Hermanas está en esa línea y yo diría que algo por debajo de la media de Andalucía. Somos una población de más de 140.000 habitantes y fallecimientos, que tengamos constancia, se han producido en algunas personas mayores de 80 años.

¿El Ayuntamiento tiene ya datos oficiales sobre el número de casos positivos?

Datos oficiales no. Nosotros hacemos un seguimiento, desde el primer día, de las 14 residencias que hay en el municipio -10 de mayores y cuatro de personas con discapacidad- que, en total, entre trabajadores y usuarios suman un colectivo de 1.300 personas.

En el resto de la población, tenemos conocimiento de casos, esto no deja de ser un pueblo. Además, los propios vecinos, las comunidades, cuando hay un caso, nos han pedido la colaboración para que ayudemos en la desinfección de las zonas comunes, pero no tenemos constancia ni que sean numerosos ni que haya un índice alto de fallecimientos.

¿Se ha incrementado el número de personas que tiene que recurrir a Servicios Sociales?

Se ha intensificado el trabajo y se están afrontando todos los casos que van surgiendo de personas que están desamparadas en estos momentos. Se trata de atender con nuestros propios medios y, en otros casos, también colabora la gente de Protección Civil, Cáritas, a partir de hoy el Banco Mundial de Alimentos que va a trabajar con nuestros servicios en la elaboración de comidas para atender a personas mayores, personas enfermas que están solas, el albergue…

¿Cómo se está trabajando en el Ayuntamiento?

El teletrabajo ha funcionado con mucha agilidad. Nos hemos centrado en poner al día todos los pagos a proveedores. Pagando a la gente el dinero que es suyo por los servicios que nos han prestado, que lo reciban cuanto antes.

En Servicios Sociales, tanto en la Zona Sur como en la Zona Centro, se han agilizado los pagos de ayuda a la gente y las líneas con los supermercados para que no haya problemas de atender a todo el que lo necesite.

En otro orden de cosas, tasas que son lógicas que se suspendan, se han paralizado y la intención es suspenderlas y anularlas, como son las que afectan a los veladores de hostelería, las de los mercadillos… De momento está paralizado y jurídicamente se está estudiando si se pueden anular. El único impuesto que había más inmediato, que era el Impuesto de Vehículos, se ha aplazado hasta el 4 de agosto.

De cara a autonómos y a las pequeñas empresas estamos viendo las ayudas del Gobierno y en qué medida se complementan con las ayudas de la Autonomía, que son las dos instituciones del Estado que tienen la obligación de atenderlos, y posteriormente veremos con qué medidas podremos ayudar, aparte del tema de tasas e impuestos, en qué medida podemos ayudar para que reactiven su actividad después.

¿Ha llegado material de protección desde el Estado?

En los primeros momentos teníamos una provisión para poder atender a nuestros servicios y colaborar con otras entidades. Con el tiempo, afortunadamente, ha llegado material que bien lo reparte el Estado a través de la Subdelegación del Gobierno, otras veces desde la Junta a través de Protección Civil a nivel provincial. Después, también, alguna empresa nos ha hecho donación de ese material, alguna de aquí del pueblo como el Catalino, mascarillas desechables. También nos han llegado 10.000 mascarillas de Amazon.

¿Cree que Dos Hermanas podrá realizar su propia desescalada dado los pocos casos de Covid-19?

Espero que escalonadamente se vaya procediendo a la desescalada. Será algo que organice el Gobierno con las autonomías. Lo lógico es que nos metan en las de menos incidencia. Puede que se haga por provincias, pero no creo que vaya a lo más local.

¿Qué mensaje desea trasmitir a los nazarenos?

Lo más aconsejable es seguir manteniendo las máximas precauciones porque al final, hay que buscar el equilibrio entre la capacidad de los hospitales de atender y las personas que pueden circular sin ponerse enfermas. Y luego está la economía de por medio que tampoco puede parar de golpe porque moriríamos de inacción. Lo que está claro es que cuanto más tiempo tratemos de eludir la enfermedad y el contagio, más fácil será salir de ella después. Por tanto, habrá que tener mucha prudencia y paciencia, y no desesperarse por la situación que estamos viviendo. Armarse de paciencia y buscar la felicidad en el contacto con los más cercanos, que es lo que nos ha quedado en estos momentos.

 

Print Friendly, PDF & Email