El C.D. Transportes inició la temporada con victoria

0
C.D. Transportes

1954

Con un empate a uno entre Los Amarillos y el Barrio Saco y una victoria por 4-3 del C.D. Transportes ante el Martel C.F. se inició la temporada de Fútbol Local de este 1954. Los jaboneros, que se adelantaron en el marcador tres veces, acabaron pagando su juventud y se vieron remontados por los transportistas que, a pesar de ser un equipo recién creado, hicieron valer la veteranía de sus jugadores. Faltan por debutar en esta primera jornada los equipos de Santa María y Trueba y Pardo, aunque el hurto de las porterías del campo ha obligado a fabricar porterías provisionales con tres troncos de eucaliptus.

En la foto, formación del C.D.Transportes, integrado por chóferes y mecánicos de la empresa de transportes de Fernando Alfaro. De pie: Rafael Castillo (entrenador), Pío, Francisco Sánchez “El Rata”, Fernando Alfaro hijo, Ignacio Alfaro (presidente), Diego “el de la Fifa” y Donato. Agachados: Antonio Fornet, Antonio “el Pato”, Manuel Vaquero, Antonio Díaz Ballesteros “Balle”, Manuel Castillo y Agustín Fernández.

1966

La calle Botica se convierte en un río tras las fuertes lluvias caídas ayer

Las lluvias registradas ayer (18 de febrero de 1966) en Dos Hermanas alteraron sobremanera el ritmo de vida de los nazarenos y convirtieron en ríos las calles del casco urbano.

Especialmente damnificada resultó la calle Botica que, debido a su cota más baja, recogía el gran caudal de agua que entraba desde la carretera por callejón Cruz y Plazoleta de Valme, desembocando finalmente en El Arenal, que también se anegó, como muestra esta fotografía en la que un moderno Seat 600 intenta circular por la plaza.

En las siguientes fotos se aprecian dos perspectivas de la mencionada calle Botica. En la primera, con El Arenal al fondo y las palmeras de Villa Pepita a la izquierda, se observa cómo el agua supera el nivel del acerado y penetra en las casas. En la segunda, tomada desde El Arenal, con la Taberna “El Pili”a la izquierda, varias personas se suben a la acera para evitar ser alcanzadas por la corriente.

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorPeriódico El Nazareno nº 1.104 de 8 de febrero de 2018
Artículo siguienteReflexiones sobre el Carnaval 2018 (I)