El párroco del Rocío da positivo por PCR en Covid-19

0
3334
El párroco del Rocío

El contagio del párroco del Rocío provoca el cierre de la parroquia

El párroco del Rocío, Carlos Carrasco Schlatter, ha dado positivo, en la prueba PCR, por Covid-19.

Según nos cuenta el párroco del Rocío, «debido a las circunstancias que estaban sucediendo a mi alrededor, decidí, por precaución y para evitar problemas mayores, someterme a las pruebas y el resultado, desgraciadamente, ha sido positivo». En este sentido, ahora se encuentra confinado y guardando todas las medidas y cautelas dictadas que prescriben las autoridades sanitarias en estos casos.

El párroco del Rocío nos dice que es «asintomático aunque he de tener todas la cautela posible». Además afirma que ha seguido todas las normas de protección recomendadas, con mucho celo y prudencia.

Cierre de la parroquia

El positivo en Covid-19 del párroco del Rocío ha provocado que se cierre el Templo, que está siendo sometido a tareas de desinfección. Él mismo nos avanza que «en principio, está previsto que la parroquia abra al culto para el fin de semana, según la información que tengo en estos momentos. Las Misas serán presididas por otros compañeros».

Carlos Carrasco ha emitido un comunicado en su muro de Facebook y en el que expone que lamenta «enormemente los daños que pueda haber ocasionado, a pesar de haber mantenido prudencia en todo momento. Tristemente esta enfermedad nos pone a prueba, y ojalá estemos a la altura de las circunstancias evangelizando con la forma de afrontarlo. Os pido oración por todos los que como yo están padeciendo esta y otras enfermedades, para que sepamos vivirla con el testimonio de nuestra fe».

También agradece las muestras de apoyo que está recibiendo en estos días, así como la comprensión de los feligreses y vecinos.

«Pido la intercesión de la Virgen del Rocío, y los titulares de nuestra querida Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Esperanza, por la pronta recuperación de los que están enfermos y por nuestro pueblo, para que Dios nos bendiga y nos guarde», concluye.

Print Friendly, PDF & Email