El grooming es uno de los delitos que acecha a nuestros hijos

0
2664
grooming

El grooming, abuso y agresión sexual de menores a través de internet

Internet abre grandes oportunidades pero a la vez encierra numerosos peligros. Grooming, ciberacoso, sexting, … Las autoridades policiales alertan de los delitos que se pueden cometer a través de la red y ponen su acento en la población más vulnerable: los niños y jóvenes 3.0.

Hoy en día es raro ver a un niño sin un dispositivo móvil: smartphone, tablet, etc. Es vital y muy importante que los padres hagan un seguimiento y control de lo que hacen sus hijos en Internet evitando que se conviertan en víctimas de diferentes delitos.

Tras las pantallas, tras perfiles inventados, se esconden auténticos depredadores y delincuentes sin escrúpulos, que se escudan en el supuesto anonimato que le facilita la red.

Uno de los delitos que acechan a los niños y jóvenes es el grooming.

El grooming es un conjunto de técnicas de engaño que utiliza un adulto para conseguir la confianza del menor con el objetivo de obtener de él un acercamiento para el contacto sexual u obtener material pornográfico en el que aparezca un menor.

El grooming puede producirse en foros, redes sociales, mensajería instantánea, juegos online, a través de la webcams o telefonía móvil.

El groomer, suele ofrecer al menor, regalos o dinero a cambio de fotos o material sexual. Para ello, crea una identidad falsa con el fin de llamar su atención y atraerlo (dice tener la misma edad, mismas aficiones, etc.) utilizando la información que este ha ‘colgado’ en la red.

Etapas de grooming

  1. Acercamiento: el adulto estudia al menor con el objetivo de ganarse su con- fianza.
  2. Amistad: el menor piensa que tiene un amigo y acaba confiando en el groomer. Empiezan las confesiones íntimas y se introducen las conversaciones de temática sexual.
  3. Acoso: intercambio de imágenes cada vez más explícitas, si el menor no accede al intercambio: extorsión.
  4. Abuso y agresión sexual: solicitud de contacto físico, manipulación para convencer al menor de que es algo normal, que no le va a hacer daño, etc. Se produce el encuentro y el abuso o agresión sexual.
  5. Difusión: distribución de imágenes/videos de contenido sexual.

Consejos

En caso de grooming es muy importante no ceder al chantaje; Bloquear o eliminar al acosador; Contarlo en el entorno familiar; Recopilar pruebas del delito y denunciar, ya que se trata de un delito tipificado en el art. 183 del Código Penal, según explican desde el Cuerpo Nacional de Policía.

Cómo detectar el grooming

Los niños y jóvenes cuentan con cosas nuevas y dinero extra de origen desconocido; Se aíslan para usar el móvil; En clase, se muestran poco atentos y desconcentrados; Se detectan cambios de humor; Aislamiento, apatía, ansiedad, problemas de sueño, ideas suicidas y conductas autodestructivas.

Recomendaciones para los hijos

Desde Policía Nacional se recomienda no facilitar imágenes y videos de carácter comprometedor; Proteger el equipo con antivirus y contraseñas seguras; Configurar las opciones de privacidad; No descargar archivos de desconocidos; Restringir el uso de la webcam a través del control parental o taparla si no se va a utilizar ya que los groomers pueden manipularla y obtener imágenes y grabaciones de menores.

Recomendaciones para los padres

Es muy importante conocer a los amigos del menor y sus contactos; Ubicar el ordenador en un espacio común de la casa; Cuidar y vigilar el uso del móvil; Proporcionar apoyo al menor, no juzgar su actuación. Motivarle para que cuente los detalles de su relación con el groomer. Denunciar la situación.

Recomendaciones para los profesores

Hablar con otros profesores sobre el comportamiento del menor; Hablar sobre los hechos para que se deje ayudar; Si se confirma que es víctima de grooming, hablar con sus padres, la comunicación familiar es la clave.

Uso seguro de Internet

Medidas a adoptar por los padres respecto a sus hijos

  • Hay que establecer unas reglas de uso y sus consecuencias.
  • Adaptar sus horarios escolares y de estudio a la utilización de ordenadores.
  • Controlar los tiempos de uso.
  • Enseñarles a no solicitar productos sin aprobación familiar.
  • Ayudarles, en la medida de lo posible, a realizar sus trabajos, estudios, búsquedas, etc.
  • Motivarlo para que realice sus propias búsquedas sobre temas de interés, tanto para sus trabajos escolares como para la propia familia.
  • Comentarles los efectos perjudiciales y beneficiosos que causa la intimidad al hacer uso de la red.
  • Hablarles de los peligros del chat, donde se pueden confundir, al ‘chatear’, con supuestos amigos que no resultan tales, prestando especial atención a los contenidos sexuales.
  • Controlar las facturas telefónicas.
  • Establecer presupuestos para gastos en línea y supervisar que se cumplen.
  • Hacer comprobaciones periódicas sobre el uso que los hijos hacen del ordenador y, sobre todo, de la red.
  • Educar a los hijos sobre las consecuencias de romper las leyes.
  • Dedicar especial atención a los juegos que los hijos suelen recibir, intercambiar o copiar. No todos son divertidos, los hay peligrosos y violentos.
  • No se deben dejar convencer sobre las supuestas ventajas económicas que suponen las compras de copias ilegales de juegos, software, películas, etc.
  • Intercambiar conocimientos con los hijos sobre novedades informáticas.
  • Animar a los adolescentes que muestran un determinado interés por la informática a compartir esos conocimientos con otros hermanos, familiares, amigos, etc.
  • Revisar los contenidos que puedan ser perjudiciales para su educación y desarrollo (temas pornográficos, violentos, racistas, etc.)
  • Usar proveedores solventes.
  • Valorar la posibilidad de instalar filtros y programas de control para acceso a determinadas actividades.
  • Consulte las páginas especializadas en medidas de seguridad.

Medidas a adoptar por los hijos:

  • Avisar, inmediatamente, a los adultos, si aprecias contenidos que puedas considerar peligrosos o, simplemente, si los ves raros.
  • No des tus datos personales, si no estás seguro del destinatario o si consideras que no son necesarios.
  • No envíes tus fotos o las de tu familia ni cualquier información sobre ellos, sin autorización de tus padres.
  • No entres en páginas de contenidos no aptos para tu edad.
  • Si vas a tener encuentros físicos con alguien que has conocido en la red, consúltalo, antes, con tus padres o tutores.
  • No contestes a mensajes extraños; incluso, a los que te adjuntan ficheros que desconocen su origen, obviando abrirlos.
  • No accedas a zonas que solicitan dinero, números de tarjetas de crédito, inversiones, etc.
Print Friendly, PDF & Email