Juan Sánchez Cumplido es el Hermano Mayor del Rocío de Dos Hermanas

0
1043
Juan Sánchez Cumplido

Juan Sánchez Cumplido, que afronta un nuevo camino como máximo responsable de la Hermandad nazarena, nos cuenta las novedades en este 2022

Juan Sánchez Cumplido nació en Coria del Río aunque, siendo un niño, con tan sólo cuatro años, se vino a vivir a Dos Hermanas por lo que se siente nazareno.

Su padre, que trabajaba como capataz para los Ybarra, fue trasladado a la Hacienda Torre de Doña María en 1962. Desde entonces, Juan Sánchez Cumplido reside en la localidad.

Vivió en el campo hasta que se casó y se vino a vivir a Felipe II, junto a la barriada del Rocío. Actualmente, reside en céntrica calle La Hacendita.

Estudió hasta el Bachillerato Elemental. Pasó por la Compasión, La Oliva y el IES Ntra. Sra. de Valme.

Juan Sánchez Cumplido trabajó como comercial y posteriormente en la fábrica de Ybarra durante 10 años. 

Al morir su padre, su jefa, Concha Ybarra, le pidió que ocupara el puesto de su progenitor al frente de Doña María, donde estuvo hasta el año 2004. Posteriormente, ha estado trabajando en la empresa nazarena de Juvasa

Es hermano del Gran poder, de Pasión, y de la Hermandad del Rocío de Los Palacios donde tiene muchas amistades y familia. «Mis salidas, en mi juventud, eran a Los Palacios», indica. Además es socio de ANDEX, asociación contra el cáncer infantil.

Juan Sánchez Cumplido está casado con Encarni, tiene dos hijos: Rocío y Juan Alberto y cuatro nietos: Rocío, María, Daniel y Ángela.

Juan Sánchez Cumplido nos cuenta cómo será este camino de 2022 hasta la Aldea almonteña:

¿Desde cuándo está vinculado a la Hermandad del Rocío de Dos Hermanas?

Vinculado de toda la vida. Mis padres tenían una casa en El Rocío, iban con un tío de mi padre que era soltero y cocinero de los Ybarra, iban desde niños. Mis padres se habían criado juntos, desde pequeños, y después se enamoraron y se casaron. Nosotros somos cinco hermanos, tres nacimos en Coria y los dos más chicos en Dos Hermanas. 

Como hermano estoy vinculado a la Hermandad desde 1978. Después de los estudios, me vinculé a la Hermandad, más estrechamente. En ese momento empiezo a hacer el camino. Y ya lo he hecho todos los años, excepto algún año que, por circunstancias, no lo he hecho completamente y he ido y he venido. El día que nació mi hijo, por ejemplo, estaba entrando Triana, estuve en el camino y me vine para el parto.

 Ya, desde 1987, pertenezco a la junta de Gobierno. 

¿Cuándo y porqué se presenta a Hermano Mayor?

Tras 24 años consecutivos en la Junta de Gobierno me desvinculé, en esas últimas juntas no entré, lo que quería era descansar. Pero la Hermandad no iba bien, tuvo un pequeño bache y prácticamente me obligaron a presentarme. Juraba que no sería en mi vida Hermano Mayor y ya llevo ocho años, con dos prórrogas que nos la han dado por el tema del COVID. En octubre de este año hay elecciones.

En mi decisión también pesó un homenaje que quise darle a mi amigo, casi mi hermano. Él siempre me había insistido en que presentara pero nunca le hice caso. Hasta ahora.

¿Cómo ha vivido la evolución de la Hermandad nazarena?

La verdad es que la Hermandad ha ido creciendo una barbaridad. Los Hermanos mayores y la Junta de Gobierno han hecho mucho por la Hermandad. Hoy en día es la que más hermanos tiene en Dos Hermanas casi 1.700.

Sin ser Dos Hermanas un pueblo rociero, por que en Dos Hermanas hay mucha variedad de personas de todos lugares, gente de muchos sitios. No es como Coria o Los Palacios que se va todo el mundo al Rocío. Aquí es un grupo, aunque muy grande. Aunque, eso sí, los rocieros de Dos Hermanas sí sienten mucho la Hermandad.

¿Cómo se han vivido estos dos años sin romería?

Ufff. Te puedes hacer una idea. Fatal. Estos dos años ha costado un trabajito. El año pasado al menos tuvimos los cultos. 

Yo, particularmente, lo he pasado muy mal sobre todo en estas fechas. A mí me ha dolido bastante. Hablando con la gente les digo que prefiero pasar calor, algo que parece que va a hacer este año, a los dos años que hemos pasado en casa. He pasado muy malos ratos en estos dos años. El Rocío es mi diversión. Aunque pertenezco a otras hermandades, soy nazareno, mi Gran Poder… pero la Virgen del Rocío y mi Hermandad son otra cosa.

¿Cómo se presenta el camino de 2022?

En principio con incertidumbre, después de dos años estamos como cuando se empieza. Hemos hecho algunos cambios. En 2020 la Hermandad cumplía 50 años del paso del río Guadalquivir, por la barca de Coria. En Coria nos van a poner, una vez que sale del embarcadero, un mural.

Este año la salida, será igual pero en lugar de ir por la Carretera de La Isla tiramos por la Finca de La Corchuela, por el interior, esa finca tiene un camino de sombra.

En Coria, se va a hacer la presentación del mural. Vienen las autoridades de Dos Hermanas y de Coria. Haremos la presentación ante la Virgen de la Estrella en Coria. Normalmente, tirábamos por el camino paralelo al río, por el Corredor Verde, pero, este año, hemos cambiado. Salimos de Coria hacia la barriada Blanca Paloma y  pasamos al camino de las Ampas (Finca del CSIF). Ha sido el camino de vuelta de los dos últimos años y este año vamos a ir a la ida también por ahí. 

Otra de las novedades de este año es que hemos comprado una nave de 576 metros cuadrados para recoger todos los enseres, carretas en propiedad, antes las teníamos repartidas por naves prestadas. Está en la calle Azofairón. Ya este año salen todas las carretas de allí, ya está todas arregladas. La Casa Hermandad antigua en la calle Alcoba se la hemos vendido a Santa Ana.

¿Ya está todo listo y preparado?

Sí, bueno…estamos en ello. La Feria nos quita bastante. Pero va todo marchando.

¿Cuánta gente va con Dos Hermanas?

Aproximadamente, sobre unas 700 personas o así, pernoctando, haciendo el camino completo. El Simpecado, 10 carretas de bueyes, 12 galeras con tractores y gente montada, carriolas sobre unas 45, vienen más coches de caballo, gente a caballo, hasta una familia de Setenil de las Bodegas.

Este año va más gente. Después de dos años sin poder salir. Hay reuniones que van por primera vez, otras que hacia tiempo que no iban y van este año. Nosotros encantados queremos que nos acompañe todo el que pueda.

Al venir más gente, hemos tenido que hacer hasta un sorteo de habitaciones, desgraciadamente, lo sentimos en el alma, pero no tenemos sitio para todos. Nunca había ocurrido. Pero tenemos 32 habitaciones, no más.

Por otro lado, montamos una carpa en un terreno aparte en la que pernoctarán 12 reuniones. Se han instalado baños duchas y todo. 

¿Alguna novedad más en esta romería?

El año pasado nos hermanamos con la Policía Nacional. El sábado, en la Aldea, la Policía Nacional va a presentar su banderín junto con las presentación del Simpecado de Dos Hermanas.

¿El paso por el recientemente inaugurado monumento a la entrada de la carretera de La Isla, será especial?

También es una de las novedades. Gracias al Ayuntamiento de Dos Hermanas se ha realizado este monumento a la Hermandad. Este año es especial. Se le rezará allí la Salve. Nos ha dado mucha alegría. Era una proposición desde hace varios años. Gracias a Dios se han volcado totalmente y hemos puesto allí nuestra carreta. Se trata de las primeras carretas que se compraron en la Hermandad, en el año 90, un carro antiguo que se reformó.

¿Y el paso de la barca de Coria?

Es una efemérides. El primer paso de la barca fue siendo Hermano Mayor Manuel Jurado, en 1970. Antes se hacía el camino por Sevilla, por Almensilla y el Aljarafe. Por Coria pasan actualmente 26 hermandades. Dos Hermanas fue la primera y en 1973, pasó Los Palacios.

¿Desde cuándo hace el camino?

Desde 1978. Iba con familia y amigos. Desde que estoy en la Junta voy con mi reunión del Rocío que somos 33 este año. Una buena reunión, pasamos muchos días de convivencia.

¿Cómo es su Rocío?

Desde que estoy en la Junta de Gobierno mi Rocío es bastante sufrido, con muchas preocupaciones. No es fácil llevar a tantas personas, tantos vehículos… Nunca puedes ir relajado.

Lo mejor es la convivencia. Convivir es una alegría inmensa, somos una familia, no te falta de nada, pero vivir el Rocío con una responsabilidad es duro. Tres años que estuve fuera de la junta iba con otra pareja, ahora somos más que amigos, estoy encantado. Gracias a ellos, he vivido El Rocío tres años de categoría, sin responsabilidad.

¿Qué piensas de que digan que El Rocío es juerga y diversión? 

Te puedo decir que son falsedades. Las personas que hacen el camino, no El Rocío en sí al que acuden casi dos millones de personas y hay de todo. No he visto nunca a una persona borracha en el camino, nunca, y son muchos años lo que llevo. La gente disfruta. Es una fiesta, vamos a ver a la Virgen del Rocío. Dicen que si quitaran el vino y la cerveza no iba nadie, eso es totalmente falso.

El Rocío es duro, no duermes bien, no descansas, si hace calor pasas lo más grande andando, si llueve como en 2016 es el Arca de Noé, se pasan buenos y malos ratos. Cuando llegas y pones el Simpecado en el Alta Mayor de nuevo llega el desahogo y sientes una satisfacción muy grande. Y con Dos Hermanas estoy encantado, chapó por todo el mundo.

¿Alguna anécdota o recuerdo emotivo en estos años que desee compartir?

Anécdotas hay muchas. El momento más emotivo para mí es cuando llega la Virgen a nuestra Casa Hermandad. Lo paso mal porque me emociono demasiado. Es inevitable. Las misas, por la noche, en el campo, con mis hermanos alrededor, es otro de los momentos más emotivos. La familiaridad que hay en Dos Hermanas. Cosas muy bonitas.

¿Algún momento difícil?

El momento más difícil que he vivido en la Hermandad fue el año que hubo lengua azul. Ignacio Sánchez Blanco estaba de Hermano Mayor. El ganado no se estaba carreteando. En la Feria de Dos Hermanas, a 12 o 14 días del Rocío, autorizaron salir el ganado con las hermandades. La persona que llevaba los bueyes, que hoy sigue con nosotros, nos dijo, yo era Alcalde de carreta entonces, que el ganado no estaba preparado. Pero le dijimos que había que tirar para adelante.

Además, ese año hicimos un cambio de camino desde La Puebla hasta el Quema, son caminos que arreglaba normalmente la Diputación de Sevilla pero ese año no los arreglaron. Entre el mal estado del camino y que el ganado no iba preparado, tuvimos que ir dejando ganado amarrado por todos sitios.

El jueves, el segundo día de camino, hubo gente que se nos perdió, caminos que no conocían. El ganado no podía con el Simpecado. Me iba detrás de un eucalipto y me hartaba de llorar por la impotencia.

Una familia que venía de Córdoba, por Manuel Lombo, no se despegaron del Simpecado, gracias a ellos tiramos para adelante. No había ni agua. Ese año llegamos al almorzar a las 22.00 horas. Llegó la Guardia Civil diciendo que de noche no podíamos seguir. Hablamos los alcaldes de carreta con la persona que llevaba los bueyes, Manuel «El Chache», y nos dijo que si no andábamos de noche no llegábamos. A las 00.00 horas salió el Simpecado. Nos escoltó dos patrullas para el Simpecado y dos para las carretas.

A las 7.00 entraba en Villamanrique, del viernes, descansamos un poquito, y a las 11.00 horas salimos otra vez.

Con los remolques nos fuimos para el Rocío y me llamaron que del Simpecado se había muerto un buey en Palacio. Fuimos a Benacazón, pedimos una yunta de bueyes, nos prestaron un tractor, la Guardia Civil no me dejaba pasar… imáginate la tensión que teníamos encima. Llegamos a Palacio y pusimos la yunta nueva. Llegamos al Rocío a las 7.00 de la mañana. Aquél año no se me olvidará en la vida.

Después hemos pasado años de agua, los remolques se enterraban. 

Pero ese año de lo bueyes, no se me olvidará en la vida. Luego sí, la satisfacción de haberlo solventado todo, con muchas dificultades, pero llegamos.

¿Algún mensaje para los hermanos?

Que se sientan a gusto, como en casa, como siempre, que disfruten del Rocío después de dos años. Ya era hora. Que disfruten de la Hermandad. El que tenga algo que pedirle a la Blanca Paloma que le pida, que bastantes cosas está haciendo por nosotros. Está invitado todo el pueblo a que nos visite en el momento que quiera. Allí tienen su casa. Abierta para todo el mundo.

¿Cómo vivirá ese reencuentro con la Virgen en las calles de la Aldea?

Es algo que no te puedo decir. Ni me lo imagino. De las ganas que tengo de verla en la calle. Todo el mundo tiene ganas después de todo esto. Darle gracias y pedirle por muchos hermanos que se han quedado en el camino sin poder visitarla.

Bajo su punto de vista, en la salida de la Blanca Paloma, ¿cuál es el momento más emocionante?

Para mí la visita a nuestra Casa Hermandad. Lo tengo claro. No es normal el número de personas que allí se reúne, son pocas las hermandades que reúnen a la cantidad de gente que tenemos en la puerta. Es impresionante. No es normal. Siempre digo que intenten abrir un corredor para que la Virgen entre al máximo, pero es materialmente imposible. Ver allí a tu pueblo es un orgullo muy grande. Lo que queremos es que entre casi a nuestra casa para que la Virgen esté cerca nuestra.

Dirigir la Hermandad, estar al frente de la organización de la peregrinación al Rocío conlleva una gran responsabilidad, mucho trabajo y sacrificio ¿cómo es la sensación, una vez que ha acabado y ha salido todo bien?

Hasta que el Simpecado no está en el Altar Mayor no descanso. No disfruto. Cuando ponemos el Simpecado y gracias a Ella no ha habido ningún tipo de percance que es lo principal. Y hasta ahora no hemos tenido ninguno grave. Es una satisfacción en el cuerpo tan grande. Es el momento más agradable de todo el Rocío.

¿Cómo ve el futuro de la Hermandad?

Lo veo bien. La Hermandad va funcionando. Tiene su grupo joven. Aunque a la juventud le cuesta trabajo arrancar hay que dar un relevo. Intentando que entre gente nueva. Vamos trabajando. Fomentar la juventud en la hermandades es fundamental. Afortunadamente hoy la hermandad tiene un nombre fuera incluso de aquí. En Almonte tiene Dos Hermanas bastante peso y que sigamos disfrutando de ella. Mi colaboración la va a tener siempre, mi Hermandad es mi vida. Estaría muy raro sin ella.

¿En qué proyectos trabaja la Hermandad actualmente?

Actualmente hemos terminado la compra de la nave. Llevamos casi tres años con ella. Este año se ha podido hacer. Hemos restaurado el Simpecado es el primer camino que va restaurado. Se restauró en 2019 pero llegó la pandemia.

Juan Sánchez Cumplido afronta la peregrinación de Dos Hermanas que se iniciará el próximo miércoles día 1 de junio con mucha ilusión.

Print Friendly, PDF & Email