“Me jubilo, pero la Biblioteca queda en manos de un equipo maravilloso”

0
Mari Carmen Gómez
Mari Carmen cierra la puerta de su despacho en Huerta Palacios.

Tras 40 años de directora, Mari Carmen Gómez ha sido la culpable de que varias generaciones de nazarenos amen los libros

Esta mujer entrañable  que hoy se sienta frente a mí, nerviosa por la entrevista, es quien enseñó a amar los libros a los cientos de jóvenes que, a mediados de los 80 y después en los 90, empezamos a visitar la recién estrenada biblioteca pública. Mari Carmen Gómez Valera ha sido una gran dinamizadora de la cultura en Dos Hermanas. Durante 40 años ha dirigido la Biblioteca Pública con un mérito indiscutible. Entre 1982 y 2022 convirtió un puñado de libros polvorientos en una de las mejores bibliotecas de España, con múltiples actividades formativas y participativas y que solo el año pasado recibió a 80.000 usuarios.

Mari Carmen está a punto de desmoronarse. El 15 de diciembre se jubila, y la noticia, aunque deseada, le ha cogido un poco a contrapie. La paran por la calle, le agradecen su dedicación, la colman de buenos deseos, y ella, que odia ser la prota, se sonroja y desearía convertirse en la mujer invisible.

¿Ya has recogido tus cosas? 

Sí, una caja con fotos y cosas personales, aunque he dejado las macetas.

¿Cómo te sientes?

Orgullosa y triste, como cuando se emancipó mi hijo mayor, aunque ahora la que se emancipa es mamá. Siento cosquillas ante el vacío, pero pesa más la alegría y la ilusión por lo nuevo.

Estudiaste Filología Inglesa, tu camino parecía el de la docencia pero de pronto, en 1982, se cruza en tu vida la Biblioteca. ¿Cómo fue?

Yo estaba dando clases de inglés en un instituto de las Tres Mil Viviendas y me enteré de que se iba a poner en marcha una biblioteca en Dos Hermanas. Me presenté. En un principio era un trabajo eventual de verano. Me encantó aquella vieja mansión de los Abaurre donde la iban a ubicar, ¡fue como una señal! Al pasar por allí, siempre me había fijado en ese misterioso edificio. Y sentí que era un reto en mi vida. Eran los años 80, había que cambiar el país y vi una gran oportunidad. Nunca había disfrutado de una biblioteca pública.

La Biblioteca se abrió el 4 de febrero de 1983 y estuvo allí 16 años, hasta que se trasladó a Huerta Palacios en 1999. ¿Qué recuerdas de aquella primera etapa?

Fue maravillosa. Aquello se empezó a llenar de niños ávidos de libros, que querían colaborar. Tuvimos que establecer turnos. El arquitecto me dijo un día: “¡Tú vienes aquí a jugar, no a trabajar!”.  Recuerdo un día, yendo a Las Infantas, que vi en el garaje de Los Amarillos un autobús viejo y me pasé a pedir uno. Nos lo dieron y ahí se contaron los primeros cuentos. También fue fascinante cuando estrenamos el bibliobús. La gente de las barriadas tocaba las palmas cuando llegaba… ¡y solo era un autobús cargado de libros!

Define biblioteca.

Para mí, la biblioteca debe ser como la sala de estar del pueblo, adonde va todo el mundo y todo el mundo encuentra algo. ¡Creo que si se cerrara la Biblioteca de Dos Hermanas se montaría una revolución!

¿Qué es lo más bonito que te han dicho y te ha hecho amar aún más este trabajo?

Siempre me han sensibilizado mucho los niños. Cuando alguien me pide que le recomiende un libro, lo pienso mucho, y esa persona te busca otra vez. Recuerdo que cuando estaba de moda “La historia interminable”, se lo reservé a una niña. Al verlo se le iluminó la cara, se lo llevó, pero lo devolvió al día siguiente. Me dijo que lo había leído por la noche, con la luz de las farolas que entraba por la ventana de su habitación.

¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de 40 años dedicados a la Biblioteca?

Lo mejor han sido siempre las personas: equipo, usuarios y compañeros. Quiero agradecerles a todos ellos que hayan participado conmigo en esta aventura. Se queda un equipo maravilloso, que dirigirá Ana Asencio. 

Y lo peor fue conciliar este trabajo cuando mis hijos eran pequeños. Me pregunté si tendría que pagar algún precio, pero hoy mis hijos están muy contentos de lo que he hecho.

¿Qué viene ahora en tu vida?

Un poco más de tranquilidad, que la necesito. Con la ilusión ya no basta, las fuerzas no son las mismas. Tendré más tiempo para amigos y familia. Y viene lo desconocido. Al dejar la Biblioteca vacío mi mochila, pero no quiero llenarla precipitadamente. Aunque sí te confieso  que estoy escribiendo un libro…

Y si tu nueva vida fuera una novela, ¿qué título le pondrías?

Se llamaría “Mujer con libro”. Creo que me define.

¡¡Gracias por tanto, Mari Carmen!!

Lo que dicen de ella

Su hijo Justo: La admiro porque es atenta, generosa, humilde, trabajadora, incombustible, amorosa e inteligente.

Su hijo Fernando: Fue quien primero me demostró que una persona fuerte no es necesariamente una persona que levanta mucho peso. Siempre le agradeceré el enorme favor que le ha hecho a la cultura del pueblo

Ricardo, su pareja: Es una navaja suiza inteligente y culta; es decir: vale para todo y encima es adictiva. 

Antonio, su hermano: Es la mayor de los cinco hermanos y siempre ha sido segunda madre de todos: buena consejera, cariñosa, conciliadora y con un gran sentido del humor.

María José (amiga): Su calidad profesional y humana es muy alta. Creo que la palabra que la define mejor es: impecable.

Ana (compañera): Generosa, justa, honesta y calmada. Cuando tengo un problema siempre pienso en qué diría o haría Mari Carmen.

Mariló (compañera): Humana, cariñosa y una profesional como la copa de un pino. Es un enorme privilegio haber trabajado con ella: un regalo de la vida.

Araceli (compañera): Cercana y comprensiva, tremendamente humana.

Marta (compañera): Respetuosa y justa. Abierta a propuestas y nuevas ideas, no es nada invasiva y deja hacer.

Almudena (compañera): Una de las personas que mayor huella ha dejado en mi vida. Tiene una innata capacidad para pulir las cualidades de las personas que trabajan a su lado. Me ha enseñado enormes lecciones de sencillez, humanidad y lucidez.

Fran Ricardo (periodista): Ella es la biblioteca municipal. Reúne los valores que definen a un centro bibliotecario: la cultura, el encanto, la magia y la divulgación del saber, que es lo que ha hecho durante toda su trayectoria. 

Jesús Barbero (amigo): Destacaría lo grande de su corazón y su compromiso con el mundo de la cultura. Le debemos mucho en el ámbito cultural de Dos Hermanas. Ha convertido una sencilla biblioteca en un modelo a seguir no ya en Andalucía, sino en España.

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorObras pictóricas de la parroquia mayor de Santa María Magdalena
Artículo siguienteNavidad Factory Kids, del 9 de diciembre al 4 de enero