Reparaciones JG o un ejemplo de la versatilidad dentro de un negocio

0
Reparaciones JG

Reparaciones JG abre sus puertas en la bulliciosa y comercial calle Antonia Díaz

Esta gran tienda –de la que voy a hablar por tratarse de un comercio muy original a pesar de su poca antigüedad- de la calle Antonia Díaz destaca sobre todo por lo versátil  de su negocio, por los diversos productos a los que se dedica. Trata reparación de calzado, duplicado de llaves y tienen productos relacionados con el calzado como: cremas,  plantillas y cordones. Además, trabajan los mandos a distancia de garajes, copias de llaves de coches, afiladores de cuchillos y tijeras. 

Aparte, últimamente, el comercio ha iniciado otro negocio, que llevan la mujer y la hija del dueño, que gira en torno a los complementos. Este espacio de la tienda se llama Regalat y en él se vende carteras de señoras y caballeros, bolsos de señoras y de caballeros, bastones, pendientes y pulseras de acero y tirantes de caballero. 

El proveedor de cinturones y bolsos es Miguel Bellido. Han conseguido proveedores de la desaparecida tienda ‘Detalles’ de Librada Peinado, que tanto echamos de menos. La verdad es que, con esta rama del comercio, se va despacio pues se está empezando.

El dueño del negocio es Juan Gamero Durán, natural de Dos Hermanas y nacido el 15 de mayo de 1963 en Dos Hermanas, hijo de Miguel Gamero Vera, natural de Pruna, y la nazarena Isabel Durán Orellana, natural de Dos Hermanas. 

Su esposa es Encarnación León Borrego, también nazarena, nacida en febrero de 1965.

El matrimonio tiene dos hijos: María, socióloga, que trabaja en una gestoría y en la tienda; y David que también labora en el negocio.   

El historial laboral del dueño es complicado. Entre 1988-1991 trabajó en reparación de calzado en Hipervalme. Entre 1993 y1998 también trabajó aprendiendo reparación de calzado en Carrefour. También hizo un curso en Barcelona de lo mismo con Master Mini, Estuvo cinco años con Master Mini.

Ya en 1998 se independizó, estableciéndose en un local de alquiler en la calle Antonia Díaz junto al anterior, propiedad de Manuel  Díaz Cardona ‘El Panchito’. Por fin, en noviembre de 2019 se pasó a su nuevo local en propiedad.

Hay que decir respecto a la clientela que busca de todo. Se hacen muchas reparaciones de calzado y muchas copias de llave. 

Se reparan todo tipo de calzados y se ponen suelas de cuero, tapas -la parte de atrás del tacón-, plantillas, etc. 

Ahora se están repasando mucho los zapatos deportivos. Para el calzado tiene las siguientes e interesantes máquinas: la de finisaje, la de coser, la prensa neumática, la de coser suelas y la horma de calzados. 

Antes se trabajaba más el cuero, ahora hay otro tipo de materiales como el plástico.

Entre los muchos tipos de calzados que se trabajan podemos citar los castellanos, los deportivos, las manoletinas o los mocasines. En este momento se están poniendo pisos los deportivos.

En la actualidad, se arreglan muchos bolsos y es de destacar que  las mujeres son las que hacen más arreglos tanto en el calzado como en los complementos. Con respecto a la llave -mundo que a mí me parece ignoto y complicado- hay mucho trabajo ya que se hacen llaves planas, se seguridad, de coches, etc. Se utilizan en su fabricación maquinas de diverso estilo: llaves planas, llaves de borjas  y llaves de seguridad (de punto)… 

El dueño nos dice un aserto no por sabido menos cierto: que Antonia Díaz es una gran calle comercial como lo es San Sebastián y Santa María Magdalena, aunque ésta haya perdido desgraciadamente tantos comercios. A su vez, afirma que todo lo que ha logrado en estos veinticinco años es fruto de la constancia y del mucho trabajo.                          

Si nos sumergimos en el mundo de las mentalidades de los dueños de este potente comercio  hay que decir que a Juan Gamero Durán le gusta mucho la Semana Santa -siendo devoto del Cautivo y de la Esperanza- y el Valme, y hacía carretas con mi vecino Miguel Cisma Rubio. Era también muy amigo del prematuramente desaparecido Francisco Castillo Martín ‘Curri’, al que dediqué dos artículos en esta sección. Ahora bien, es un consumado deportista, gustándole sobre todo dos deportes: el fútbol y el fútbol sala. De este último fue uno de los iniciadores en Dos Hermanas.    

A su esposa por su parte le gusta la música de los años 80, la Semana Santa y la Feria, aunque más la primera teniendo devoción por el Cristo de la Vera-Cruz pues vivía en el barrio de San Sebastián.

Sólo nos queda decir que Juan Gamero agradece a su clientela la fidelidad de tantos años acordándose también de los que no están entre nosotros pero fueron clientes de la casa.

Así acabo el repaso por la que es una importante tienda de la bulliciosa calle Antonia Díaz, que esperamos que no siga perdiendo comercios y siga siendo una de las vías comerciales por antonomasia que eligen los nazarenos para comprar.

Y me gustaría para acabar hacer una reflexión sociológica sobre el comercio en Dos Hermanas. 

Ahora que estoy embarcado en un libro sobre los comercios antiguos y menos antiguos de nuestra ciudad, compruebo la misma queja en casi  todos los comerciantes: a pesar de que los nazarenos compran en nuestra ciudad con mucha frecuencia se van mucho a Sevilla. Es mi caso por ejemplo. Normalmente compro ropa en Tejidos San Sebastián y la sastrería de Valle, compro calzado en Luyma, regalos en Jocris y libros en la librería Valme, que regenta mi gran amigo Antonio Martínez Fernández, o en la librería de antiguo Azahar, que regenta mi gran amigo Javier Rivero Asencio. Tanto mis padres como yo hemos comprado en el comercio tradicional. Sin embargo, voy a Sevilla a comprar ropa en El Corte Inglés y cuando existía la magnífica librería especializada en Historia Céfiro compraba muchos libros de Religiosidad. 

¿Qué quiero decir con esto? Pues que no niego que se compre en Sevilla pero para mi está clarísimo que el comercio nazareno es tan bueno como el de la capital. Yo procuro desde estas páginas fomentar los comercios nazarenos. No miento, si digo que estoy embarcado en un proyecto que me está dando mucho trabajo pero lo cierto es que espero,  con mi futura obra, darle un empujón al comercio de nuestra ciudad que bien que lo merece.

Espero, pues, que esta coda al artículo sobre el gran y brillante comercio Reparaciones JG sirva un poco a reflexionar sobre el mundillo comercial de nuestra querida Dos Hermanas.

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorEl Parque de Bomberos nazareno, referente a nivel nacional
Artículo siguienteLas Buganvillas: la gasolinera donde se iban sin pagar y dejaban allí a los niños