Álvaro González García, un ejemplo de solidaridad

0
632
Álvaro González García

Álvaro González García ha donado el dinero de su hucha para la operación de un perro del refugio de Uprodea

Álvaro González García es un pequeño nazareno de tan sólo 10 años que ha dado una clase magistral de solidaridad. Conoció el caso de Wallace, un perro del refugio de la Unión Protectora de Animales (Uprodea) que necesitaba una operación urgente, y no dudó en abrir su hucha y donar todo su dinero -35 euros- para que la operación de Wallace fuera una realidad. Además, llevó latas de comida y galletas para los habitantes del refugio.

«Me encantan los perritos. Cuando volvimos de la playa en el móvil ví que Wallace estaba malito. Y doné mi dinero para la operación, para que se pusiera bueno», explica Álvaro.

Álvaro González García ha heredado el espíritu solidario de su madre, Nuria García. Ella lo define como «un amante de los animales». «En el colegio lo llaman Félix Rodríguez de la Fuente. Ni fútbol, ni nada, se bebe las enciclopedias de animales», explica su madre.

Álvaro nos cuenta que cuando era más pequeño quería ser pastor pero que ahora, que ya es más mayor, ha decidido ser veterinario para así poder ayudar a los animales.

«Estoy muy orgullosa de Álvaro. Tiene muy buen corazón y ayuda en todo lo que puede colaborar», insiste.

Álvaro espera que su gesto sirva de ejemplo para otros niños y mayores. El objetivo: que todo el que pueda colabore con Uprodea.

La familia adoptó hace dos años a Lince, procedente del refugio de Uprodea. Desde entonces no ha perdido el contacto con la entidad y cuando pueden visitan el refugio para llevar comida, chuches, etc.

Además, Álvaro ha conseguido que en el cole hayan visitado el refugio y sus compañeros y profesores hayan conocido más de cerca de Uprodea.

Otras colaboraciones

Si algo puede definir a Álvaro es su buen corazón. Además de colaborar con Uprodea ha participado en otras iniciativas solidarias como la recaudación de fondos para el proyecto Azotea Azul.

También es protagonista del musical El Rey León que se realizó en la Escuela La Cigüeña –donde desde pequeño recibe clases de inglés- y cuyos beneficios se destinaron a Andex. Dado el éxito de esa primera actuación se está planteando repetir el musical el próximo mes de noviembre, según nos explica Nuria García.

«Ver a la nueva generación tan comprometida con los más necesitados, es como una brisa de esperanza ante este mundo que no deja de sorprendernos para mal», indicaban en su Facebook desde Uprodea tras el gesto del pequeño.

Tras la donación de Álvaro vino el apadrinamiento de Eddy por parte de Lucía y Rocío, dos pequeñas de 6 y 8 años, que apoyadas por su tía han apadrinado a este miembro del refugio.

Las personas interesadas en contactar con Uprodea para ayudas, donaciones, apadrinamientos o hacerse socias, voluntarias y colaborar pueden hacerlo a través de su página web.

Print Friendly, PDF & Email