Ana María Rivas y su dedicación a la Virgen del Carmen

0
1276
Ana María Rivas Jurado

Ana María Rivas se encarga de la Imagen de la Parroquia Mayor

Ana María Rivas Jurado lleva más de 36 años dedicada a la Virgen del Carmen que se venera en la parroquia de Santa María Magdalena. Pese a ello, nos ha costado mucho que Ana María Rivas nos hable, puesto que afirma que siempre ha estado junto a la Virgen pero sin pretender ser nadie ni constituir agrupación ni hermandad ni sobresalir ni tener protagonismo por nada sino por devoción.

Ana María Rivas, nazarena como se suele decir «por los cuatro costados», nos cuenta cómo llega a estar tan cerca de la Virgen del Carmen, en esta semana que es la de su festividad.

¿De qué forma nace tu devoción a la Virgen del Carmen?

Yo era limpiadora en la parroquia de Santa María Magdalena y allí estaba la imagen de la Virgen del Carmen. La señora que se encargaba de Ella, de cuidarla, tuvo que dejarlo porque su marido cayó enfermo. Entonces se hicieron cargo mi hija Maribel y otra muchacha y eran las responsables de vestirla. Por aquella época sólo se cambiaba una vez al año, para su día.

¿Y en qué momento entras tú?

Al estar mi hija y la otra chica, que eran más jóvenes, por cuestiones de trabajo y demás no podían dedicarle tanto tiempo y me quedé yo más al cargo.

¿En qué consistía tu trabajo?

Pues me encargaba de todo lo relacionado con la Virgen. Tenía un ajuar, por aquel entonces, con pocas prendas y como yo cosía pues iba haciéndole enaguas, tocas, sayas,… Menos mantos he hecho de todo. A lo mejor le decía a alguien que le iba a hacer una enagua y me traía la tela; yo no pedía y siempre me daban o regalaban los materiales o lo que me hiciera falta. Todo lo que tiene la Virgen es regalado y a día de hoy tiene un ajuar muy completo. Muchas personas, en agradecimiento o por promesa le regalaban algo.

Tantos años junto a Ella, ¿te habrán contado muchas promesas, vivencias,…?

Montones y montones, muchas, muchas. Y yo también tengo que decir que he vivido algunas, en las que me demuestra su presencia… A veces no se puede hablar de ello porque te pueden decir que estás loca pero yo que soy creyente no lo veo así.

¿Tiene muchos devotos la Virgen?

Muchísimos, pero muchísimos. Además no hay más que fijarse cómo está siempre de flores. Antiguamente, no teníamos jarrones y la gente traía los ramos o las flores y los poníamos en botes de Nescafé. Y las velas, que antes se prendían con fuego y ahora son de las otras automáticas pero siempre las tiene encendidas. Además, tiene muchas mujeres devotas pero también hombres y muchos jóvenes. Y muchos que pasan por delante de su Capilla y se persignan.

Esa devoción también se ha demostrado cuando salió en procesión por primera vez, un 16 de julio.

Uy, sí. ¡Eso fue algo muy grande, la verdad! El primer triduo que se le hizo a la Virgen fue estando D. Luis Carrillo pero después ya no se le volvió a hacer otro. Hasta que llegó D. Manuel, hace seis años, y nos dijo que la Virgen iba a salir en procesión en su día. Para nosotras, porque siempre he estado rodeada de otras compañeras como Reyes y Carmen, fue algo grandioso. Y cuando salimos y vimos la cantidad de gente que había, que quería verla nos sorprendió muchísimo. Pero estábamos muy contentas. La llevaban las mujeres y hubo una parte que la llevaron hombres. A ver cuándo la pandemia nos deja verla en la calle otra vez.

Aparte de la procesión, también tiene Capilla nueva…

Sí, también se lo debemos a D. Manuel. Yo no creía nunca que iba a quedar así. Nosotras somos partidarias de que su sitio es ese, su Capilla. Yo recuerdo que daban como hojitas cuando yo era chica y se veía la Virgen en ese sitio. Decían que las aceituneras pasaban por allí y le rezaban y siempre le daban pesetas o gordas, en función de la época y de lo que cada una pudiera.

¿Crees que todo esto ha venido a acrecentar la devoción a la Virgen?

Yo creo que no, que la devoción sigue siendo la misma, que es mucha, muchísima. Tengo 71 años y ahora, por problemas de salud, voy menos a la Parroquia pero sigo estando pendiente y coordinando todo lo que hay en torno a la Virgen. Eso sí, ahora todo es de otra manera. Desde hace unos años, se encarga de vestirla Juan Rodríguez Martín, más conocido como Juan Rispo; él es más profesional y nosotras, el grupo de mujeres, le ayudamos. Y ojalá siga todo así, con su Triduo, que empieza hoy a las 19.45 horas, en la parroquia. El día 16, de 10.00 a 13.00 horas y de 18.00 a 21.00 horas estará en Veneración y, a las 20.00 horas, será la Solemne Función. Predicará en los cultos el párroco, D. Manuel Sánchez de Heredia.

Print Friendly, PDF & Email