Aparece sin vida el hombre desaparecido en Alcalá con Alzheimer

0
750
José Álvarez

La Policía Nacional encontró ayer por la tarde el cuerpo sin vida de José Álvarez en una zona cercana al Arroyo de Guadarilla por lo que se ha desactivado su búsqueda

La Policía Nacional encontró ayer por la tarde, sobre las 18.30 horas, el cuerpo sin vida del hombre de 71 años con Alzheimer que había desaparecido en el vecino municipio de Alcalá de Guadaíra.

José Álvarez Gómez desapareció el pasado viernes. Padecía Alzheimer por lo que los familiares dieron la voz de alerta de manera inmediata y se inició su búsqueda.

En los carteles difundido se daban algunas características de José: tiene 71 años y mide aproximadamente 1,70 metros. Es delgado, tiene el pelo canoso y los ojos muy claros, celestes. Tiene tatuajes en el cuello (un escorpión negro) y en ambos brazos (una pantera, un corazón…), añadía a la descripción su familia. 

En el momento de su desaparición vestía pantalón vaquero, camiseta oscura, botines verdes y podía llevar una gorra roja.

A través de las redes sociales la familia pedía ayuda: «Es mi padre, si alguien lo ha visto que se ponga en contacto con nosotros, estamos desesperados», indicaba su hija Susana en Facebook.

El hombre desaparecido estuvo en el centro de salud, entró al servicio y cuando su mujer acudió porque tardaba mucho ya no estaba. Un hombre dijo que lo había visto salir despistado, dirección a las vías, según cuenta su hija.

«Tiró por Rabesa. Lo vieron por el paraje de Oromana queriendo cruzar el río buscando a su mujer. Eso fue el viernes a las 12.30, desde entonces no hemos vuelto a saber nada de él», explicaba a este periódico su hija muy preocupada.

La última noticia que tenían de José Álvarez es que lo vieron el viernes, sobre las 12.00 horas, en el Molino del Algarrobo. Desde entonces no habían vuelto a saber nada de él.

Durante todo el fin de semana se organizaron batidas ciudadanas, encabezadas por familiares y amigos, buscando por la ribera del río Guadaíra y por el parque de Oromana.

A la búsqueda se sumaron drones y hasta un helicóptero.

«Yo creo que va andando, andando, andando, buscando a mi madre y no lleva ningún rumbo. Yo pensaba que aparecería el viernes por la noche o a lo sumo al día siguiente. Pero ya son tres días por ahí. Hace mucho calor, sin comer, sin beber… Estamos desesperados», indicaba Susana apesadumbrada.

Tras el hallazgo de su cadáver, la búsqueda de José ha sido desactivada.

Print Friendly, PDF & Email