Carlos Benítez Saurel, un comunista histórico de Dos Hermanas (y II)

0
351
Carlos Benítez

A Carlos Benítez Saurel le gusta mucho Dos Hermanas en la que siempre ha dicho que ha preferido vivir

Continuamos hoy con esta pequeña biografía que estamos haciendo de Carlos Benítez Saurel, uno de los comunistas históricos más importantes de Dos Hermanas y además hijo de ese alcalde de la ciudad, primero de la Democracia, que fue don Manuel Benítez Rufo.

Y tengo que decir que durante su pertenencia a la ejecutiva local del Partido Comunista de España, aún antes de su expulsión a Francia, el partido fue adquiriendo cada vez más importancia e influencia –y hay que afirmar que, en otro caso, no hubiera llegado a donde llegó con el tiempo, a controlar el ayuntamiento-. Y es sumamente llamativo, o al menos a mí como historiador me lo parece, que el comité local de nuestra Dos Hermanas se convirtiera prácticamente en comarcal controlando toda la zona de Lebrija, Los Palacios, Las Cabezas, Utrera y Los Molares e incluso Coria del Río y La Puebla del Río. Incluso, esporádicamente, tuvo influencia en Osuna y en dos pueblos de los Alcores: Mairena del Alcor y el Viso del Alcor. Resumiendo influyo tanto en pueblos de la Campiña como de la Marisma y la Vega. Recordemos que la misma Dos Hermanas, aunque más propiamente se puede encuadrar en la comarca de la Campiña, participa de características de las comarcas de la Vega del Guadalquivir y de la Marisma.

A la sazón era responsable político en Dos Hermanas Luis Monge Ortiz –del que ya hice una pequeña biografía en estas páginas- y Carlos Benítez era responsable de organización en nuestro mismo pueblo, convirtiéndose en responsable de organización comarcal con todo lo que esto suponía de influencia en la organización provincial.

Pero, como ya dije en el capítulo anterior, todo ello lo truncó la marcha a Francia en 1974. En el Arenal lo detiene la Brigada Político Social de la Policía Nacional y en 24 horas estaba nuestro biografiado pasando la frontera por la localidad guipuzcoana de Irún. Y nuestro personaje insiste mucho en resaltar la figura de su tío José Benítez Rufo, exiliado en París, y en cuya casa encontró alojamiento. Su tío, ampliamente implicado con el partido, periódicamente acudía a Andalucía como delegado del Comité Central del mismo Partido Comunista de España. Por otro lado, y es importante consignarlo, Carlos Benítez sigue militando en Francia, concretamente en esa gran urbe que es el París de su exilio. En la ciudad de la Luz el partido estaba organizado por zonas. Él perteneció a la zona O de París. Ello nos da idea del compromiso de nuestro personaje con su partido que le lleva a luchar por él tanto en España como en Francia.

Pero ya en 1976 vuelve a España. Allí, encuentra a su padre formando parte de la Mesa Democrática con políticos como Alejandro Rojas-Marcos de la Viesca de Compromiso Político de Andalucía y luego del Partido Socialista de Andalucía que fue alcalde de Sevilla desde 1991 a 1995 por el Partido Andalucista –nuevas siglas del PSA-, Alfonso Fernández por el Partido Socialista Obrero Español y Eduardo Saborido por el sindicato comunista Comisiones Obreras. Por último, presidía esta plataforma el independiente Alfonso de Cossio y Corral –catedrático de Derecho Civil que fue en las universidades de San Cristóbal de la Laguna, Sevilla y Madrid-.

Todo ello nos lleva a afirmar que su padre era ya un político, conocido e influyente a nivel local, regional e incluso nacional.

Pero hay que seguir con las tareas que pasa a desempeñar nuestro biografiado. Se incorpora al Comité Regional. Él paso a ocuparse de las Finanzas. Desempeñó esta ardua tarea hasta 1989 ya en la época de Julio Anguita. Tan grande era el trabajo que fue liberado y pasó a ocuparse sólo de las labores del partido.

También, vivió la transformación del Comité regional del Partido Comunista de España de Andalucía en Comité Central del Andalucía del Partido Comunista de Andalucía.
Por otra parte, ya sabemos que en 1977 se legaliza en Partido Comunista de España, una de las fuerzas más potentes que había existido en el exilio o de manera oculta en la misma España contra el gobierno del General Franco.

Y vienen pues las primeras elecciones generales, que fueron el 15 de junio de 1977, en las que ganó la Unión de Centro Democrático de Adolfo Suárez González y las primeras municipales el 3 de abril de 1979, en las que ganó en nuestra ciudad el Partido Comunista de España, pasando a ser el primer alcalde democrático don Manuel Benítez Rufo.

Y es significativo, que Carlos Benítez a pesar de su compromiso a nivel regional nunca dejó la política local. En estas primeras municipales, no pensaba el partido que iba salir y lo colocaron en el noveno puesto en las listas y lo cierto es que salió puesto que obtuvo el PCE nueve concejales, siendo, pues, el último elegido. Y destaca que su padre quiso hacer un gobierno en el que participaran las demás fuerzas políticas, como la UCD del tan conocido Juan Varela Gómez –a cuyos méritos se suman ser hermano mayor de Valme-, el Partido Socialista de Andalucía de José Arquellada Román o el mismo Partido Socialista Obrero Español de Jaime Fernández Gallardo que fue primer teniente de alcalde. Según Carlos Benítez su padre quiso que reinara un espíritu unitario. Particularmente, y recuerdo perfectamente la época comunista de nuestro ayuntamiento, no fue una época que se distinguiese por grandes algaradas y conflictos.

Mas, siguiendo con el papel de nuestro biografiado, hay que decir que no ostentaba ninguna delegación en concreto siendo ayudante del portavoz de su partido que lo era José Navarro Rodríguez.

Lo cierto es que, a pesar de los indudables logros del PCE, en el gobierno de Dos Hermanas el partido perdió las elecciones de 1983 en las que se presentaba con sus siglas históricas el mismo Benítez Rufo. Posteriormente, se ha presentado con las siglas Izquierda Unida, heterogénea coalición de partidos, siendo candidato Antonio Morilla Rodríguez en los años 1987, 1991 y 1995. Luego, en 1999, acaeció un verdadero desgarro, una ruptura en el partido presentándose Antonio Morillas Rodríguez y sus partidarios con las siglas Izquierda Andaluza mientras que Izquierda Unida lo hacía con nuestro biografiado como candidato. También, en el 2003, se presentó presidiendo las listas. Ya, en el 2003 y 2007, el candidato fue Manuel Lay Begines. En el 2015, lo fue Francisco García Parejo. Y hoy encuadrado en Adelante Dos Hermanas lo es Pilar González Medina. Como vemos, ha sido proceloso y muy dificultoso el camino del viejo PCE nazareno y en general de todo el viejo PCE regional y nacional hasta llegar al día de hoy en que se presenta en una fuerza tan nueva como Adelante Dos Hermanas.

Pero ya hemos visto la biografía política de nuestro personaje que es todo un animal político mas también tiene una vida familiar. Casó en primeras nupcias con Concepción Navarrete Guisado de la que tiene dos hijas. La primera Nuria, desposada con Luis Javier González Ales y padres de Cristina y Aitana y la segunda Patricia, casada con Antonio Morán y padre de Alejandro. En segundas nupcias nuestro biografiado está casado con Francisca López Adame, que es un firme apoyo de Carlos, y el matrimonio tiene una sola hija, Ana.

No obstante, a pesar de que su gran afición es evidentemente la política, a Carlos Benítez Saurel también le gusta el cine aunque va poco y, sobre todo, la lectura. Lee mucho libros de Política, biografías y, sobre todo, libros de Historia. Le gustan mucho los clásicos franceses como el gran novelista Víctor Hugo (1802-1885) y el también gran novelista Honoré de Balzac (1799-1850) o el no menos grande novelista portugués José de Sousa Saramago (2902-1999) y entre los españoles el importantísimo e influyente poeta comunista –aunque hijo de una familia de la alta sociedad de El Puerto de Santa María todo hay que decirlo- Rafael Alberti Merello (1902-1999).

En cuanto a la opinión que tiene Carlos Benítez Saurel de Dos Hermanas, que también nos interesa y mucho, es muy positiva. Él siempre dice que ha deseado vivir en ella y cuando fue expulsado estaba deseando volver. Además, resalta que en nuestra ciudad ha tenido siempre muy buenos amigos. Es, y ello se nota, un enamorado de Dos Hermanas.

Y ya, por último, nos interesa saber para encuadrar definitivamente en su universo moral a la persona sus creencias religiosas. Carlos Benítez Saurel se confiesa ateo. lo que no son ni mucho menos todos los comunistas. Pero él no cree en la existencia de Dios. Y tiene esta idea clara.

Y tengo que acabar. Con este artículo, sólo he pretendido escribir sobre una persona que ha tenido un importante papel en la vida política y social de la ciudad, como tantos y tantos personajes de Derecha e Izquierda que se han asomado –y espero sigan asomándose- a estas páginas. Considero que todos han puesto su grano de arena para configurar nuestra Dos Hermanas.

Postdata.
En el último número, los duendes de la redacción nos jugaron una jugarreta y llamé al partido del gran político Manuel Azaña ‘Partido Izquierdista Unión Republicana’ cuando debería haber dicho ‘Partido Izquierdista Izquierda Republicana’. La Unión Republicana era el Partido del político sevillano Diego Martínez Barrios.

Print Friendly, PDF & Email