Crónica de las fiestas de Nuestra Señora del Carmen y Santa Ana

0
1478
Carmen

Cabe destacar el afianzamiento de la procesión de la Virgen del Carmen

Como siempre Dos Hermanas celebra sus grandes fiestas religiosas de verano. A las ya tradicionales de Santa Ana, nuestra patrona –la reina de aquellos viejos Santiagos-, las de la Virgen de la Asunción, nuestra popular Subida a los Cielos –la reina de los Santiagos chicos del viejo barrio de San Sebastián- se suma ahora cada vez con más fuerza la fiesta de la Virgen del Carmen, grandísima devoción nazarena que ha calado mucho en las entretelas de todas las clases sociales de nuestro pueblo, especialmente las más rabiosamente populares. Hoy, por pura razón de espacio, hablaré de las de la Reina del Carmelo y de la de la Abuela de Cristo y Patrona de nuestro pueblo, dejando para otro número la tan castiza fiesta de la Subida a los Cielos.

Y vamos a empezar por las fiestas carmelitanas. Ya durante el curato de don Juan Manuel García-Junco Caballero empezó a celebrarse el besamanos y la función del día de la Virgen, el 16 de julio, gran fiesta en el Orbe Católico y no sólo en el mundo de la Mar. Además, se le construyó un retablo de piedra artificial para su pequeña y recoleta capilla que pagaron una parte sus muchos devotos y otra la misma parroquia a instancias del citado y tan recordado párroco. Durante el siguiente curato, el de don Lorenzo Nieto Frutos se siguió celebrando el besamanos y la función de su festividad litúrgica. Pero ha sido el actual párroco don Manuel Sánchez de Heredia, el que le ha dado un definitivo impulso a la devoción propiciando la celebración de un triduo los días 12, 13 y 14, el besamanos el 15 y la mañana del 16 y la función y procesión con la imagen en la tarde de su fiesta. El año pasado de 2016 la Virgen fue portada en andas por sus devotos y la acompañó la Banda de Música de Santa Ana. Este año de 2017 también ha sido llevada en andas por sus mismos fieles y ha tocado la Banda de Cornetas y Tambores Entre Azahares, que se ha ofrecido muy generosamente para este fin, dando muestra, desde luego, de un gran nazarenismo. Es de destacar que, en esta ocasión, ha sido la imagen bellísimamente vestida por su Isabel Ordóñez Rivas, hija de su camarera Ana Rivas Jurado, y su brillante vestidor el joven Juan Rodríguez Martín. También me gustaría destacar porque es de justicia que detrás, como siempre, ha permanecido su ya entregada citada camarera acompañada también como siempre por un fervorosísimo grupo de devotas, que son el verdadero sostén de este culto aparte del gran amor que el pueblo profesa a la Virgen del Carmen, quizá y sin quizá la gran devoción mariana de Dos Hermanas después, claro está, de la Virgen de Valme, nuestra singular protectora y patrona de nuestro Excelentísimo Ayuntamiento. En fin, que me gustaría destacar la labor de tantísimos nazarenos que se apiñan alrededor de esta carismática imagen mariana y, muy especialmente, el empuje que nuestro actual párroco de Santa María Magdalena, don Manuel Sánchez de Heredia le ha dado a la devoción. Por último, también quiero citar otra imagen carmelitana de la ciudad, la Virgen del Carmen titular de la Agrupación Parroquial del Prendimiento de la Parroquia del Ave María y San Luis a la que se le ha celebrado triduo, función y besamanos. Es, como se ve, una nueva faceta de la gran cariño a Santa María del Monte Carmelo esta vez centrada en una bella imagen penitencial, titular de la que pronto pretende ser una cofradía de Semana Santa.

Pero es hora ya de pasar a las fiestas de Santa Ana. Empezaron con una conferencia del historiador Jesús Barbero Rodríguez sobre ‘Los orígenes de la Hermandad de Santa Ana’. Se celebró el 18 de julio y en ella los nazarenos, no me cabe duda, pudieron saber muchas y variadas facetas de la devoción a nuestra patrona, algunas muy desconocidas para muchos. El jueves 20 y el 21 se expuso la imagen en solemne besamanos. Quiero resaltar que vestía un bello y sencillo manto rosa colocado de una forma muy escurrida, esa es la palabra, que favorecía mucho a la efigie de nuestra Santa Ana Triplex, ejemplar compendio del Árbol de Jesé con la Abuela, la Madre y el Divino Hijo. Creo que hay que felicitar a sus camareras María Luisa Jiménez Rodríguez, María Ángeles Parra López y María Amparo Sánchez Rodríguez y a su tan experimentado vestidor Juan Ramírez Gutiérrez por la belleza y elegancia que han conseguido ataviando a la talla. Después, fue la Santa trasladada para los cultos a Santa María Magdalena el día 22 acompañada de la banda de música de Santa Ana en un traslado recogido y solemne y comenzó el triduo que duró los días 23, 24 y 25 predicando el mismo párroco de la Iglesia Mayor de Santa María Magdalena el ya citado don Manuel Sánchez de Heredia, que también se ocupó de glosar las glorias de la Santa en la función del día 26 que fue, sin duda solemnísima. Al autor de estas líneas le llamó mucho la atención como el predicador en la citada fiesta de iglesia relacionó la figura de los abuelos, de San Joaquín y Santa Ana, con la vida de nuestro pueblo y la protección que sobre él ejerce nuestra querida patrona. Cantó, por otro lado, el coro de Nuestra Señora del Rocío de nuestra hermandad filial de la Patrona de Almonte. Hay que destacar que, no siendo en honor de la verdad ni lo más típico ni lo más habitual de las funciones de la Santa Patrona un coro rociero, este interpretó un lucidísimo y bello repertorio muy apropiado para la fiesta. Creo que hay que felicitar a su directora Rocío Barbero León y a todos los componentes de esta veterana agrupación musical. Se conmemoraban además los veinticinco años de una misa televisada que presidio Santa Ana en Santa María Magdalena y en la que, nada es casualidad, cantó el nombrado coro.

Pero también hay que citar muy encarecidamente que, los días del triduo, un grupo de metales de la Agrupación Musical de Nuestra Señora de la Estrella interpretó los gozos de Santa Ana desde la torre de nuestra Iglesia Mayor. Evidentemente es una manifestación de piedad y arte musical que engrandece mucho la fiesta y que a muchos, no me cabe duda, pone hasta los vellos de punto ante tan bello homenaje a Santa Ana. A su vez, debo referirme que, el día 24, se ofreció un homenaje al gran músico de Las Cabezas de San Juan aunque criado desde muy niño en Dos Hermanas Fulgencio Morón Ródenas con un sencillo y emotivo acto dentro del templo y, a continuación, delante del retablo de la patrona de la fachada de la iglesia ofreció un concierto en honor al homenajeado la Banda de Música de Santa Ana, de tan señera y singular historia.

Mas es hora ya de referirme a la procesión. Lo que más me llamó la atención es la representación en el cortejo de la ciudad en peso: clero, congregaciones religiosas, corporación municipal, hermandades, agrupaciones, asociaciones, grupos parroquiales tanto del núcleo principal de la ciudad como de la otra parte de la ciudad, para mi tan nazarena e importante como la que más, que es Montequinto. Por otra parte, la Santa lucía el manto azul que le bordó en realce su difunta hermana María de los Ángeles Gandullo García que le suele quedar especialmente bien. El paso, además, se adornaba en las esquinas con sus típicos gladiolos estupendamente colocados que se han convertido ya en todo unos clásicos aunque, y todo tengo que decirlo, al autor de estas líneas algunas veces le parecían bastante extraños en tiempos pretéritos. En otro orden de cosas, abría el cortejo la Banda de Cornetas y Tambores de Presentación al Pueblo y seguía a nuestra excelsa patrona la Banda de Música de Santa Ana, ya citada en este trabajo en múltiples ocasiones, agrupaciones ambas de bien merecida fama cada una en su estilo. Fue, desde luego, una bellísima procesión que contemplaron muchos nazarenos como corresponde a nuestra patrona. Por último, el día 27 Santa Ana retornó a su capilla en un de nuevo silente y solemne cortejo, amenizando el traslado la tantas veces citada en este artículo Banda que lleva el nombre de nuestra patrona y de la que vuelvo, como se ve, a nombrar.

Pero también hay que hablar de la parte más laica de la fiesta, de esa velada, dignísimo resto de los viejos Santiagos, que se celebra con ocasión de la fiesta patronal en la tan popular plaza del Arenal. El día del Santo Patrón de España actuaron la Academia de Laura Salas, la Academia de Conchi Rando, el coro de la Hermandad de Nuestra Señora de Valme y la cantante de canción española y flamenco, entre otros géneros, Rocío Cortés, que ya actuó en nuestro pueblo en dos ocasiones en la feria y que es muy conocida en gran parte por sus actuaciones televisivas. El día 26 por su parte antes del paso de la procesión patronal actuó la Academia de Pepi Vaquero y después de pasado el cortejo actuó el grupo local Los Kiyos. Las actuaciones fueron presentadas por el dúo humorístico ‘Los Virus’, también de la localidad. Y cabría preguntarse qué significa este nutrido grupo de grupos y solistas que actuaron. En primer lugar creo que responde a una intención, del ayuntamiento o del pueblo entero, no me importa tanto de quien, por potenciar la fiesta también de una forma más profana, lo cual de la misma manera que la religiosa es igualmente importante aunque desde luego, por pura lógica predomine en paridad la parte piadosa y cultual. Todo ello dice, repito, mucho de Dos Hermanas en su conjunto y de la corporación municipal en particular que intentan recrear, con variada fortuna pero con gran ahínco, tenacidad, voluntad y deseo de hacerlo bien los viejos Santiagos, que claro está pasaron a la historia, a la gran y pequeña historia de nuestro pueblo. Pero es hora de acabar y no me queda espacio material para seguir escribiendo.. En la próxima semana hablare de las fiestas religiosas y también profanas de la Subida a los Cielos del viejo San Sebastián, barrio castizo donde los haya de nuestra ciudad.

Print Friendly, PDF & Email