El mes de María, las Cruces y el Corpus Christi (II)

0
1474
Corpus Christi

Prometimos escribir una crónica final sobre las fiestas del Corpus Christi en Dos Hermanas y este artículo comenta el fin de estas fiestas religiosas tan celebradas en la ciudad.

El 4 de julio salió la procesión del Corpus Christi de la Parroquia del Ave María y San Luis y la Hermandad de la Santa Vera-Cruz, sacramental de esta feligresía que comprende un barrio tan popular como el de San Sebastián. Precedieron los cultos que consistieron en un triduo celebrado con mucha solemnidad y gran asistencia de nazarenos en la parroquia que presidió y predicó el párroco don Manuel García Valero. El sábado tuvo lugar la función y posterior procesión que saliendo del Ave María y San Luis se recogió en San Sebastián. Ésta fue bajo palio y perfectamente organizada transcurriendo por las calles del viejo San Sebastián, concretamente por Anita Peraza, Ave María, Sánchez Chacón, Miguel de Unamuno, Cristo de la Vera-Cruz, San Sebastián y Mena Martínez. Se montaron varios altares entre los que destacó el que instaló  la cofradía con su imagen del Sagrado Corazón de Jesús en la puerta de su casa de hermandad en la calle Tarancón. En ella el Señor aparecía rodeado de flores blancas en un gran altar. Lo más disonante desde luego fueron los cantos de la procesión que exigía un repertorio más clásico.

Sería lo ideal volver a las viejas procesiones de San Sebastián con el paso de la Asunción y una custodia preferiblemente organizadas el domingo infraoctava por la mañana. Desde aquí animamos al párroco, a la hermandad y a la feligresía para que así se haga.

El domingo 5 de junio por la tarde salió la bella procesión de la Parroquia de Nuestra Señora del Amparo y San Fernando, una de las mejores que se celebra en Dos Hermanas desde tiempos del curato de don Francisco Moreno Aldea. En el primer paso salió San Fernando, obra de Manuel Ramos Corona. Las andas eran las de plata de Nuestra Señora de Valme y el santo se adornaba con flores amarillas. En el segundo paso, que era el de la Virgen del Amparo y Esperanza, lucía la custodia de Villaverde del Río, villa natal del párroco don Manuel Chaparro. El Santísimo iba precioso pero adornado con flores blancas y amarillas. Las segundas estaban fuera de lugar por ser un color que mejor le pega a una Pastora que al Señor que debe llevar flores blancas, como estamos harto de decir.  Tras el Señor iba el palio blanco. La procesión que iba precios y extremadamente solemne transcurrió por las calles de la feligresía donde aparecían varios altares.  El 30 de mayo, inapropiado día pues sale la procesión del Corpus Christi de la ciudad desde la iglesia mayor, salió la procesión de la Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles y San José  de Calasanz de Montequinto que llevaba nada más y nada menos que siete  andas. En las primeras iba la Virgen del Pilar, a la que seguía la de la Virgen de Cacaupé,  San Antonio de Padua, Santa Ángela de la Cruz, San José y San Judas Tadeo y el Santísimo Sacramento, en un orden que cualquiera sabe a qué obedecía y que  no vamos a entrar a analizar. El Santísimo se guardaba en una nueva custodia que era  lo más destacable de la procesión. Se adornaba con flores blancas como es de rigor.  Se montaron varios altares entre ellos el de la Agrupación de Humildad en  Getsemaní, nuevo intento de hermandad  de esta nueva feligresía nazarena.

En cuanto a las cruces, las últimas fueron la infantil de las Tres Caídas que fue acompañada por la banda de esta hermandad y la de la Asociación Carmen y Veredas que inusualmente montó un misterio de adoración a la Cruz pidiendo figuras y enseres a varias hermandades. Lo del misterio parece cuando menos extraño.

También nos gustaría decir que el 30 de mayo tuvo lugar la función a San Fernando sin la presencia de la imagen y el 23 de junio la función conmemorativa de la coronación de la Virgen de Valme que en un pequeño pero precioso altar aparecía con el manto blanco bordado con espigas que lució en su coronación. El altar se adornaba con nardos y claveles blancos. Predicó don Antonio Vergara González, párroco del Espíritu Santo de Mairena del Aljarafe y delegado episcopal de Asuntos Jurídicos de Hermandades y Cofradías.

¿Qué podemos decir de tantas procesiones de Jesús Sacramentado? Desde luego necesarias no son pero en Dos Hermanas se ha impuesto la costumbre de que la mayoría de las parroquias saquen procesiones del Santísimo Sacramento. Habría que exigir que salieran con el máximo esplendor posible y guardando unas normas litúrgicas en cuanto a orden de los pasos, colores, etc. para que no sean  un batiburrillo sin orden ni concierto. También debemos decir que tenemos bastante preocupación cuando pensamos que en algunas de ellas puede que vayan más participantes que público. Se hacen para evangelizar y para dar culto público al Señor no para lucir a los participantes. Desde ese punto de vista algunas son indignas por la poca calidad de las custodias, por el poco cuidado que se pone, en fin, debería mirarse y mucho la decencia del culto máxime cuando se trata de procesiones eucarísticas.

En cuanto a las procesiones de la Cruz, siempre han tenido un matiz más infantil y desenfadado. Aquí en Dos Hermanas algunas se han cuidado mucho –léase la del Prendimiento o la de la desaparecida Cruz de Nuestra Señora de los Ángeles- y otra menos pero no cabe duda de que se han integrado en nuestro panorama festivo. Tenemos también que cuidarlas mucho como muestra del culto al Bendito Madero de la Cruz y no hacerlas tampoco un simple vehículo de lucimiento.

Addenda al artículo sobre los cines de verano

Agradecemos a nuestros lectores que nos informen sobre temas de Dos Hermanas que desconocemos. En efecto, Álvaro Jiménez Pareja, hermano mayor que fue de la Oración en el Huerto y perteneciente a la familia de los ‘Cocoreras’ nos da noticias de tres cines de los que no hablábamos el otro día. De uno que estaba por el lado de la fábrica de la luz en la calle Real Utrera ya teníamos noticia. Intentaremos recabar información de él y de los corrales donde se abría.  Pero no sabíamos que el cine Español de verano se había encontrado detrás del Español de invierno dando a la calle del Canónigo ni que existía un Ideal de verano que abría sus puertas en el tramo de Canónigo entre Lamarque de Novoa y San Luis. De éstos nos va a ser más difícil recabar noticias pues se pierden y mucho en el tiempo, sobre todo el Ideal. De todas formas agradecemos esta importante información que contribuye a llenar las lagunas que tenemos sobre la historia del Séptimo Arte en Dos Hermanas.

Print Friendly, PDF & Email