Se titulan los primeros alumnos de la Escuela de Aprendizaje Industrial

0
607
Escuela de Aprendizaje Industrial
Los ocho primeros alumnos titulados en Oficialía Industrial, todos ellos nazarenos. Comenzaron sus estudios el 4 de febrero de 1970. De izquierda a derecha: Francisco Durán, Manuel Jiménez, Luis Márquez, Alfredo Rebolloso, Francisco Terrero, Antonio Camargo, Manuel Díaz, Rafael García, José Luis Sotomayor y Ángel Ramiro.

 1972 

Todos los matriculados del primer curso son nazarenos. Se forman en las ramas de Metal, Electricidad y Delineación

La apertura, en 1970, de la Escuela de Aprendizaje Industrial, ya está dando sus primeros frutos. Se han titulado los ocho primeros alumnos, lo que significa que ocho nazarenos están perfectamente formados y capacitados para incorporarse al mundo laboral.

Ha sido la primera gran satisfacción del reducido equipo de esforzados maestros que, con muy escasos recursos y contrarreloj, puso en marcha el centro a principios de 1970.
Cuando llegaron aquel 20 de enero se encontraron un exiguo presupuesto de 175.000 pesetas, los talleres semivacíos y el despacho del director amueblado con enseres del Ayuntamiento. A los pocos días llegó la escasa dotación enviada por el Ministerio de Educación: seis tornos y seis mesas-pupitre dotadas de cuadro de alimentación y medidas. Ni siquiera había herramientas para el desembalaje, montaje e instalación de tanta maquinaria. Urgía la inauguración de la escuela, así que lo hicieron todo en el tiempo récord de 10 días, con la ayuda inestimable de la empresa vecina “Frigoríficos del Agro”, que les facilitó las máquinas y herramientas necesarias.

¿Quién hace los crucifijos?

El material enviado fue tan escaso que no incluía ni crucifijos ni fotos de Franco y Primo de Rivera, obligatorios en todos los centros educativos. En un alarde de originalidad, fue el adjunto de Taller de Metal Antonio Rodríguez Moro el que diseñó y ejecutó (en chapa soldada a una gavilla en forma de cruz), más de una docena de crucifijos que presidieran las aulas talleres y despachos. Un año después, en 1971, construyó junto a otro compañero la verja que separa el edificio de la avenida Ramón y Cajal.

Escuela de Aprendizaje Industrial
Taller mecánico. El mobiliario ha sido tan escaso que los maestros han tenido que
usar la madera de los pallets para fabricar plataformas para que los alumnos de menor talla accedan a los tornos.

Tres mujeres el segundo año

El número de alumnos de ese primer curso fue de 57, todos varones. De ellos, 45 tenían iniciados estudios de Bachillerato (estaban matriculados en el vecino “Virgen de Valme”, a la espera) y los 14 restantes poseían certificado de estudios primarios. Todos eran residentes en Dos Hermanas y estaban distribuidos en tres ramas de aprendizaje: Metal, Electricidad y Delineación. En el curso 1970/71 ya se matricularon las primeras tres alumnas.

Poco a poco se van superando las grandes dificultades del arranque de esta escuela, llamada a ser cantera de futuras generaciones de profesionales. Hasta ahora, sólo existía un centro de estas características en Sevilla (el “Instituto Politécnico”, en la calle Virgen de África). Con el nuevo impulso del gobierno a la formación profesional, en 1970 se abrieron los de Dos Hermanas, Alcalá y Lora del Río, y en 1971 los de Utrera y Arahal.

Hasta 1984 no se llamará Instituto de F.P. “El Arenal”

Este es el aspecto de la Escuela de Aprendizaje Industrial de Dos Hermanas visto desde la empresa vecina Frigoríficos del Agro, situada en la Avenida Ramón y Cajal. El edificio, obra del arquitecto José María Bosch, ocupa 1.649 m2 en una parcela de 8.500. La parcela forma parte de otra mayor (denominada “La Viña” de 24.000 m2) adquirida en 1964 por el Ayuntamiento para ubicar también un campo municipal de deportes, una piscina y viviendas sociales (estas nunca se construyeron).

Escuela de Aprendizaje IndustrialFue el 9 de enero de 1970 cuando el Ministerio de Educación sancionó en el BOE su orden de apertura aunque, debido a la demora del mobiliario, las clases no comenzaron hasta el 4 de febrero. Citamos aquí a los primeros valientes que pusieron en marcha el centro. Director: Juan José López Garzón; Jefe de Talleres: Manuel Tagua Soto; Conserje: Benito Morales Perales; Bedeles: Rafael Moreno Ortega y Juan Flores Rodríguez; Limpiadoras: Mercedes Villar Vargas, Rosario Ramos Conde y Luisa García Sánchez. Oficial Administrativo: Luis Lara Larrazábal; Auxiliar: Manuel Molina Llovet. Junto a ellos, 17 maestros, dos de ellos nazarenos: José Acosta Calderón y Manuel Espada Martín.

En 1984, el profesor Antonio Barrera propuso en un concurso el nombre de “El Arenal”.

Print Friendly, PDF & Email