La Festividad del Corpus Christi en la Eucarística Dos Hermanas (I)

0
334
Corpus Christi

Fue solemne y fastuoso el Corpus Christi del pueblo, el de su parroquia mayor Santa María Magdalena

Dos Hermanas tiene muchas características. Una  de ellas es que  es un feudo del socialismo y por ello es conocida en toda España. Otro es que, con Los Palacios y Villafranca, es la cuna de la doma a la vaquera. También ha sido la capital mundial de la aceituna de mesa. Por otra parte, es la cuna del toro español, pues el toro que existe en nuestro país proviene de la ganadería del conde de Vistahermosa de Utrera que se la compró, según se cree, a los ganaderos Rivas de Dos Hermanas. También es una ciudad fuertemente mariana y cuna de numerosas vocaciones. Pero lo que nos interesa en este artículo es su marcada vertiente eucarística que la lleve a que se celebren muchos cultos y procesiones en la ciudad alrededor de la gran fiesta del Corpus Christi.

Y voy a empezar por la más importante, la procesión de la ciudad que sale de la Parroquia de Santa María Magdalena. Y, previamente, se celebró un triduo que predicó don Francisco José López Martínez, párroco del Divino Salvador, que centró su predicación en el Misterio Trinitario refiriéndose a las Tres Divinas Personas. Fue muy didáctico y entretenido. La función fue el 18 de junio y  tuvo como oficiante y predicador a Fray José  María Mora Martínez, terciario capuchino de Nuestra Señora de los Dolores del colegio San Hermenegildo que pronunció un bello sermón eucarístico. En la función, cantó la soprano Rosanna Franzese acompañada de la organista  María Luisa Arencibia. Por otra parte, el triduo fue cantado por el coro de la parroquia.

Llegado al punto de la procesión, el día del Corpus Christi, el 19 de junio, hay que decir que  salieron varios pasos. El primero fue el del Beato Bienvenido de Dos Hermanas, obra de Antonio Navarro Arteaga, que llevaba flores rojas como corresponde a un mártir. Después venía el bello y elegante San Fernando de la Hermandad de Valme -obra de Vicente Tena policromado por Virgilio Mattoni- que iba muy bonito con la flor roja pero que no le correspondía este color ya que no fue mártir. En tercer lugar, venía la Divina Pastora de las Almas titular de la hermandad  Sacramental y obra de José Montes de Oca, policromada por José Nodela. La Virgen iba bellísima con  una saya roja y una diadema, el sombrero caía a sus espaldas e iba bajo un granado. Las flores de la cenefa y del monte eran de diversos colores, como corresponde al aire pastoril de la Virgen, En cuarto lugar, iba el Niño Jesús montañesino del Sagrario de Santa María Magdalena con claveles blancos. Por último, iba el paso de Jesús Sacramentado, el cual era el de Santa Ana. El Santísimo como le corresponde llevaba flor blanca.

En cuanto a las bandas, abría  la Agrupación Musical Nuestra Señora de Valme, la Pastora llevaba la Banda de Cornetas y Tambores de Presentación al Pueblo y al Santísimo le acompañaba la banda de Música Santa Ana.

Asistieron el Consejo Local de Hermandades y Cofradías y el Ayuntamiento presidido por nuestro señor alcalde don Francisco Rodríguez García. El orden fue el correcto, lo que no pasa en otras procesiones, y la Corporación municipal -que representa a Dos Hermanas- presidió al Consejo. Por otra  parte, el clero iba detrás del paso del Señor igual que el palio de respeto.

Se montaron numerosos altares. En la calle Real se encontraba el del Santo Entierro con la Virgen de las Virtudes de la parroquia, atribuida a Pedro Duque Cornejo, el del Rocío con una copia de tela del cuadro de la Virgen, venerado en la parroquia y obra de Manuel García Rodríguez, y el de la Obra de la Iglesia con temas eucarísticos. 

Por su parte, en la calle Botica, en Villa Pepita, se puso un altar con el Cristo de la Cena que  trajo y llevó la  hermandad esa misma mañana. A la  vuelta a su casa de hermandad fue acompañada por la Banda de Cornetas y Tambores de Presentación al Pueblo.

Por otro lado, en la calle Aníbal González, vulgo Patomás, se montó un altar con temas eucarísticos en  casa de la familia Salguero Bautista. Además, al lado puso su altar la Oración en el Huerto presidido por su bellísimo ángel, una de las obras cumbres de Manuel Pineda Calderón y que vestía túnica rosa, exótica pero favorecedora.

Y ya en la calle Santa  María Magdalena, la vieja calle Marea, había puesto un altar el Gran Poder con la Milagrosa antigua de la parroquia. Y otro más montó la Borriquita  con la imagen de Santiago Apóstol.

Todos los altares sin excepción brillaron por lo bien que estaban arreglados.

Acompañaron al Corpus Christi las diez hermandades penitenciales Borriquita, Sacramental del Cautivo, Presentación al Pueblo, Sacramental de  Pasión, Oración en el Huerto, Sacramental de la Cena, Sacramental de Vera-Cruz, Gran Poder, Amargura, Santo Entierro, las de gloria Valme, Santa Ana, Rocío y, por supuesto, Sacramental de Santa María Magdalena. En cuanto a las agrupaciones parroquiales vinieron Tres Caídas, Misericordia, Prendimiento y Dulce Nombre. Las tres primeras son penitenciales y la última sacramental. Faltaron la Hermandad del Rocío, la Agrupación Parroquial del Pilar y la Asociación Parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles, titular de una de las parroquias de Montequinto -la otras es San Juan Pablo II. No vienen pues esa mañana se celebra el Corpus de Montequinto. Yo estoy harto de decirlo, el día del Corpus Christi sólo debe salir la procesión de la iglesia mayor, que es la del pueblo y las demás se deben celebrar en otra fecha, preferentemente en la octava.

Otras asociaciones de la Parroquia Mayor asistieron a la procesión como el Apostolado de la Oración -que da culto al Sagrado Corazón de Jesús-, la Asociación de la Medalla Milagrosa, la Cofradía del Santo Rosario de la Orden de Santo Domingo y la Adoración Nocturna.

También asistieron con sus catequistas los niños y niñas que han hecho la primera Comunión.

Por otra parte, la comunidad de San Hermenegildo acompañó a su hermano de hábito el Beato Bienvenido.

Igualmente acompañó al rey Fernando una representación de su hermandad, la de Valme y otra del Ejército de Tierra.  

Además hay que decir que hubo una gran cantidad de fieles contemplando  la procesión, sobre todo en la salida y la entrada.

Fue este día una gran jornada de fiesta  en Dos Hermanas, como lo ha sido desde que se reorganizó la procesión. Hay que  tener en cuenta que el Corpus se llevó muchos años saliendo sólo la custodia. 

Fue un acierto ir incorporando paulatinamente pasos. Así volvía a ponerse al nivel de los grandes Corpus que se caracterizan por tener varios pasos. 

El ejemplo más palmario es el Corpus de Sevilla pero también llevan varios pasos, por poner a algunos otros ejemplos como los Corpus de la Magdalena y Triana en Sevilla, el famoso Corpus de Marchena, el de Carrión de los Céspedes con la Virgen de Consolación, el bellísimo y castizo Corpus de La Puebla del Río en el que se saca a la Patrona la Virgen de la Granada, los dos Corpus de Utrera -el de Santa María, la iglesia mayor y el de Santiago-, etc. 

Tengo que decir que existe uno más sencillo en Utrera que es el de la Parroquia de San José. 

En fin, el Corpus de Dos Hermanas es un gran Corpus, una gran procesión y que, además va acompañado por las procesiones de las demás parroquias de las que hablaremos la semana que viene una vez hayan pasado todas ellas.

Print Friendly, PDF & Email