María del Carmen Ayala presenta «Rozar lo intangible» al aire libre

0
560
María del Carmen Ayala

La presentación de la publicación de María del Carmen Ayala, el jueves

El currículum literario de María del Carmen Ayala sigue creciendo y acaba de publicar un nuevo libro de poesía, titulado «Rozar lo intangible». María del Carmen Ayala va a presentar esta nueva publicación el jueves, 15 de abril, a las 19.00 horas, en la Carpa Central del Bulevar Felipe González, al aire libre y con todas las medidas de seguridad pertinentes contra el COVID-19. «Rozar lo intangible» es el séptimo libro de poesía que publica la autora desde 1980. Además, tiene publicaciones en prosa en la Revista Cultural y ha ganado varios premios de poesía como el Vicente Aleixandre – 1982 y 1983- o el Orippo – 1990-.

María del Carmen Ayala responde a nuestras preguntas sobre su publicación.

¿Qué le lleva a escribir este libro de poesía?

La querencia por la poesía siempre ha estado presente en mi vida. Mis primeros poemas, que no conservo, como suele pasar, los escribí con once o doce años. Con esto quiero decir que, más que una razón puntual para escribir un libro de poesía, es una manera de mirar la vida. Sí es verdad que hay momentos concretos que te arrastran de una manera más rotunda a la reflexión y, en consecuencia, a la escritura del poema. Este libro se desarrolla entre los años 2015 y 2018, años que determinan fuertemente mi vida por razones de salud, primero; y, luego, de ausencias. Son parones en seco que todos tenemos, que nos hacen ahondar en determinados conceptos.

¿Qué puede encontrar el lector en sus páginas?

Lo que se puede encontrar, supongo, en cualquier libro de versos. La mirada de la autora en torno suyo y hacia el interior. Las preocupaciones que nos llevan y nos traen por la vida, no en balde nada hay en la persona que, aun naciendo de adentro, no sea común a todos los individuos. El tiempo, el amor, la muerte…

«Rozar lo intangible», ¿por qué ese título?

El tiempo es un tema recurrente en mi poesía. Por el tiempo transcurren anhelos, melancolías, ausencias, recuerdos… Todas las grandes preguntas van parejas con el tiempo, con el paso del tiempo, que convierte en irrecuperable cuanto, de alguna manera, nos sigue habitando. Y ese mundo que nos inquieta casi siempre roza lo intangible. A veces la intangibilidad viene provocaba también por la frustración que deriva de lo imposible de decir con palabras todo cuanto se siente; ahí es donde cobra un valor esencial la música del verso, que complementa, la música del idioma, que envuelve y cura también de esa incapacidad de decir de manera completa y absoluta.

¿Qué tiene la poesía de especial para usted?

Bueno, no sé si de especial, es simplemente una necesidad irrenunciable. A veces la describo como una enfermedad crónica.

¿Qué tipo de poemas escribe?

Según la ocasión lo dicta, hago uso tanto del verso libre como de las estrofas clásicas. Es el pensamiento que nace el que va tirando de la forma, no suelo premeditarla, según viene. Cada idea, cada sentimiento, requiere una cadencia distinta; incluso un número de versos distintos, lo mismo dos versos que cincuenta y siete, por decir un número.

¿Ha pensado en lanzarse a la prosa?

Alguna pequeña incursión he hecho en ella. Relatos cortos, fundamentalmente.

Aparte de la de nuestra ciudad, ¿qué otras presentaciones tienes previstas?

El jueves 8 se presentó en Bodegas Busto, en Los Palacios y Villafranca, donde radica Ediciones Pangea, y de donde procedo. En Sevilla, en la Torre Norte, el día 22, también de abril, a las 19.00 horas.

¿Dónde se puede encontrar el libro?

Puede encontrarse en librerías o a través de la web.

Print Friendly, PDF & Email