Es muy notable la capacidad, inteligencia y celo pastoral de los sacerdotes nazarenos

0
805
sacerdotes

Un viejo decir: ‘Dos Hermanas, pueblo de buenos curas y malos toreros’

Mi tía Ana María Alonso Muñoz que fue persona muy destacada en la vida religiosa de nuestra ciudad –como secretaria y presidenta de las Marías de los Sagrarios Calvarios, miembro del instituto secular Alianza de Jesús en María y directora del coro del Rocío entre otros muchos trabajos- siempre decía el viejo decir que hoy levemente muy levemente vamos a analizar y que es: ‘Dos Hermanas pueblo de buenos curas y malos toreros’.

La segunda parte es opinable porque últimamente han existido toreros nazarenos muy buenos como Nazaré del que tengo ganas de hablar en estas páginas. Pero lo que sí es cierto es que Dos Hermanas ha sido tierra de buenos curas, de muy buenos curas diría yo.

Esto se debe en gran parte a que este complicadísimo pueblo es una localidad devota que ya llamó la atención de Cecilia Böhl de Faber nuestra gran Fernán Caballero. Y lo ha seguido siendo a pesar de todo. Es una localidad que lo mismo siendo pequeña que grande ha producido muchas vocaciones a la vida sacerdotal y a la vida religiosa. Quizá gran parte de esta floración que no cesa y de la que es ejemplo el joven, virtuoso y discreto Eduardo Vega Moreno, recientemente ordenado diácono y nieto nada más y nada menos que de ese mítico hermano mayor de Valme que es Manuel Moreno Pérez, se deba al buen clero que ha servido nuestras parroquias.

Sé que me voy a dejar muchos, muchísimos, atrás pero voy a nombrar unos cuantos como don Antonio Romero Montes, don Manuel García Martín, don José Toscano, don José Ruiz Mantero, don José María Ballesteros Bornes, don Valeriano Carrero Carmona, don Salvador Andrade Holgado, don Juan Manuel García-Junco Caballero, don Adolfo Petit Caro, etc. Unos han servido al pueblo en Santa María Magdalena, verdadero centro motor de la ciudad en muchos aspectos, otros en las diversas parroquias de los barrios.

A la piedad de los nazarenos, tan cultivada por los propios dirigentes de nuestras instituciones eclesiales como por el celosísimo clero sea secular o regular –los religiosos de las diversas casas de Dos Hermanas como Escolapios, Legionarios de Cristo o Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores- se debe la extraordinaria floración de vocaciones.

Han sido, por ejemplo, muy numerosas las Hijas de la Caridad de San Vicente que regentan el Colegio de la Sagrada Familia y también regentaron el Asilo de San Fernando. Pero también ha habido Compasionistas, Carmelitas Descalzas, Dominicas del Santísimo Sacramento, Agustinas Ermitañas, Adoratrices, Hermanas de la Caridad de Santa Ana, etc.

Pero centrándonos en los sacerdotes brillan personajes como el que fue provincial de los Franciscanos Fray Isidoro de Castro muestra destacada de lo que es un religioso. También entre los frailes se encuentra como no el más destacado sacerdote nazareno Fray Bienvenido de Dos Hermanas, en el mundo José Miguel Inurria, terciario capuchino de Nuestra Señora de los Dolores, mártir de la persecución republicana y general que fue de su congregación.

Junto a ellos seculares como don Francisco Márquez Sánchez, el ‘Norisco’, párroco que fue de Nuestra Señora de la Asunción de Cantillana y beneficiado de la Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla. Fue este virtuoso sacerdote fundador de la Hermandad del Cristo de la Misericordia que reside en la parroquia cantillanera. A los pies del Cristo y de la Virgen de la Caridad está enterrado nuestro hombre que había vivido en la calle Ave María de nuestra localidad parte del barrio de San Sebastián en cuya iglesia se venera también la imagen de María Santísima Asunta a los Cielos de la que se cuenta que era devoto por lo que pronto sintonizó con el fervor asuncionista de Cantillana.

Otro virtuoso sacerdote nazareno fue don Miguel Mejías párroco de Nuestra Señora de Guía del barrio camero de Coca de la Piñera. También podemos citar a don Juan Núñez Pérez criado en Dos Hermanas aunque era natural de Montellano. Fue párroco muchísimos años del Divino Salvador de Cortegana. Ya retirado decía misa en nuestra iglesia mayor. Don Juan ha dejado la memoria de un sacerdote celoso y entregado.

Otro ejemplo similar en don Juan Miguel Rivas de Dios que fue párroco del Divino Salvador de Escacena del Campo y canónigo de la Catedral de Sevilla residiendo cuando se jubiló entre nosotros. Fue un buen predicador que sabía adaptarse a los auditorias aparte de ser un excelente músico. Posiblemente es uno de los más destacados sacerdotes nazarenos y, evidentemente, ha dejado muchas huellas entre nosotros.

Igualmente era hijo del pueblo don Manuel López Doval que fue párroco de nuestra iglesia mayor y de Nuestra Señora de las Nieves de Villanueva del Ariscal. Era hermano de una hija de la Caridad Sor Rafaela López Doval y tío abuelo de otro gran sacerdote nazareno don José Salguero Roldán, párroco de la Purísima Concepción de Gerena.

Otro gran sacerdote imprescindible en la historia del Rocío, pues fue secretario de la Junta de Coronación de la Virgen, fue don Juan Luis Cozar y Lázaro, párroco de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte y del Divino Salvador de Sevilla.

Por otra parte, aunque nacido en Trabanca en Salamanca se crió en Dos Hermanas un canónigo de la catedral de Sevilla como don Ulpiano Pacho Sardón.

Entre los más jóvenes podemos citar a don Francisco José Vega Durán que fue carmelita descalzo y hoy es párroco de Nuestra Señora de Consolación de Aznalcóllar. Un puesto importante tiene como encargado de Asuntos Jurídicos de las Hermandades don Miguel Adolfo Vázquez Lombo, párroco de San Lucas de Sevilla y que fue un niño de mi catequesis de confirmación. Aparte de tener un cargo muy complicado es un celosísimo sacerdote y un buen predicador. También entre los todavía jóvenes sacerdotes se encuentra don Juan José Andrés Romero. Otro destacadísimo sacerdote es el párroco de San Lorenzo de Sevilla don Francisco de los Reyes Rodríguez López, que tiene a su cuidado una parroquia importantísima de la capital de la provincia y del arzobispado.

En fin, sin haber citado todos pues son muchísima valga esta pequeña muestra para mostrar todo lo que ha florecido la vida religiosa en esta ciudad llena de clero y que contiene entre sus fronteras a muchas comunidades tanto masculinas como femeninas

Y acabo con una pequeña y humilde apreciación. Dos Hermanas sin duda es una ciudad destacada en muchos aspectos como su dinamismo empresarial, la vida deportiva, el cuidado y mimo que se pone por parte del Excelentísimo Ayuntamiento y de otras instituciones de muy diversa índole en el mundo de los espectáculos, etc. Es una ciudad que, por ejemplo, en el mundo rociero está de moda siendo sus artistas solicitados por la Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte para diversos trabajos. Así por ejemplo Francisco Javier García Pérez ha montado el nacimiento del santuario y Juanmi Martín Mena ha realizado el cartel de aniversario de la coronación. Pues bien, a todos los timbres de gloria de nuestro pueblo, que tiene muchos a pesar de las dificultades, podemos añadir este florecimiento de vocaciones sacerdotales y religiosas. Ello dice mucho de este pueblo que es también, todo hay que decirlo, patria de la Madre Trinidad Sánchez Moreno, fundadora entregada de la Obra de la Iglesia y persona de mucha influencia en nuestra capital del Catolicismo, en Roma y que ha gozado del aprecio de los últimos papas. Y con esto acabo deseando que la prosperidad de nuestro sufrido y querido pueblo se vea acompañado por esa constante en su historia que han sido las vocaciones. Parece ser que esta tónica sigue, pues existen adolescentes entregados y que tienen la intención de seguir la aventura que supone ordenarse sacerdote. El tiempo nos lo dirá.

Print Friendly, PDF & Email