Un Acta del Apostolado de la Oración de la Villa de Dos Hermanas

0
579
Sagrado Corazón de Jesús

El autor del Sagrado Corazón de Jesús es un desconocido escultor de apellido Palomares

Quería esta semana escribir de un tema no religioso pero, ante la situación que estamos pasando, considero conveniente hablar, como mecanismo de consolación, sobre un tema piadoso. Y voy a centrarme, por segunda vez, en no demasiado tiempo en la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en Dos Hermanas y en la institución que le da culto: el Apostolado de la Oración. Para ello me voy a fijar en un acta que considero interesante. Por ello, lo primero que voy a hacer es transcribirla:

“En la villa de Dos Hermanas a 7 de junio 1945 reuniose bajo la presidencia del Sr. Director la Junta de Señoras del Apostolado de la Oración y después de rezar las preces de Reglamento se tomaron por unanimidad los siguientes acuerdos.

1ª Aceptar la dimisión de la Srta. Presidenta Luisa Ramas, y secretaria Dña. Beatriz Alvarez dándoles las gracias por su acertada gestión durante el tiempo que han desempeñado sus cargos.

2º A pregunta del Sr. Director fueron nombradas por aclamacion presidenta Dña. Fermina Carod Aguilera y Dña. Amalia Jiménez Pérez, secretaria, nombrándose como celadoras a la dicha secretaria y a Dª María Núñez, Dª Remedios González, Dª Eugenia Junguito y Dª Dolores Núñez.

3ºAcordó la nueva junta recibir y terminar el de la nueva Imagen del Sagrado Corazón. Por no haber constancia en actas anteriores se reseña en esta brevemente la historia de la nueva imagen.

Al ser incendiada por las turbas revolucionarias esta Iglesia Parroquial sufrió deterioros de consideración la antigua Imagen.

La piedad de la Sra. Dª Ana Varela (q.s.g.h.) ofreció para la nueva la suma de dos mil pesetas que acresida (sic) con lo recaudado por limosnas y el producto de una tombola, hizo que la Asociacion encargara al escultor Sr. Palomares la factura de una Imagen de talla en tamaño natural que ha sido bellamente decorada por unas religiosas de un Convento de Jerez y cuyo coste total ha asendido (sic) aproximadamente a la cantidad de solo mil pesetas.

Dicha Imagen fue bendecida solemnemente por nuestro director Dr. García Martin el dia 10 de mayo fiesta de la Ascensión del Señor y expuesta a la veneración de los fieles en su precioso altar colocado en el crucero ¿nave? de la Epístola.

4º Rendir homenaje al Sagrado Corazón de Jesús, como así se hizo en su festividad con un triduo solemne con Manifiesto y Sermon y recibiendo plácemes por su realización la nueva junta directiva.

5º Imponer como también se efectuo el primer viernes de mes las insignias de celadoras y escapulario a las hermanas que no la hubieren recibido con anterioridad

Por último la Srta. Tesorera dio cuenta del estado de la caja que arrojo saldo a favor de ptas. 240 despues de liquidadas las deudas insatisfechas.

Con cordiales palabras del Sr. Director y rezadas las preces reglamentaria termino la sesión de que yo la secretaria doy fe”.

Y debo analizar este acta. En primer lugar, hay que decir, que el director espiritual era don Manuel García Martín, natural de Montellano, que fue cura propio de Santa María Magdalena. Muchos acontecimientos tuvieron lugar en su curato, como la supresión de la ceremonia del Descendimiento por la hermandad del Santo Entierro en 1927 o la quema por las turbas en la madrugada del 19 de julio de 1936 de Santa María Magdalena, templo que él, con infinito celo, se ocupó de reconstruir o la salvaje represión que sobrevino por parte del bando nacional. En suma, se encontró con una feligresía destruida, más en lo humano que en lo material.

Pero, siguiendo con el acta hay que decir que en primer lugar dimitió la presidenta Luisa Ramas Hidalgo y la secretaria Beatriz Álvarez de la Rocha y se le dio las gracias por su gestión. Ambas eran personas muy relacionadas con la iglesia, personas de misa y comunión diaria.

En segundo lugar, a pregunta del sacerdote fueron nombradas presidenta Fermina Carod Aguilera y secretaria Amalia Jiménez Pérez. Esta segunda estaba casada con José López Gómez, de la rica familia de labradores de los ‘Chamorros’. Pertenecía ella a una familia de fuertes pelantrines los ‘Cocoreras’, como hija de Francisco Jiménez Gómez y Amalia Pérez Morales y sobrina de María Jiménez Gómez, casada con el que fue alcalde de la villa el capataz y labrador don Fernando Rivas García. Por otro lado, se nombraron celadoras a María Núñez, Remedios González, Eugenia Junguito Moreno –mujer del que fue alcalde de la villa el abogado Antonio Muñoz Rivero- y Dolores Núñez. Todas eran personas muy devotas y muy relacionadas con la Iglesia.

En tercer lugar, la nueva junta decide recibir a la nueva imagen del Sagrado Corazón. Por no haber constancia en actas anteriores, se reseña en la que estudio la historia de la nueva imagen. Al ser incendiada por las turbas -y se usa esta significativa palabra- la Iglesia Parroquial sufrió deterioros la antigua imagen. Es ésta la que, por último, se le dio culto en la capilla de Santa Ana y hoy la guardan en su residencia las Religiosas Dominicas del Santísimo Sacramento de la Congregación del Beaterio de Jerez. Por lo que se ve, Ana Varela ofreció dos mil pesetas, suma que acrecentada con lo recaudado con limosnas y el producto de una tómbola, hizo que se encargara a un escultor, de nombre Palomares, la factura de una imagen de tamaño natural que fue decorada, por unas religiosas de un convento de Jerez de la Frontera, por una suma de mil pesetas. Son tantos los conventos de esta ciudad que el dato no puede ser más impreciso. Por otra parte, nada he encontrado del escultor Palomares, siendo su persona un enigma. Se bendijo el 10 de mayo del año de 1945, fiesta de la Ascensión del Señor, por el párroco y expuesta a la veneración de los fieles en su retablo colocado en el crucero de la nave de la Epístola. Como es sabido, el retablo, como muchos -no todos- de la iglesia viene del Convento de San José de Padres Carmelitas Descalzos de Carmona, del que hoy sólo quedan escasos restos.

En cuarto lugar, se rindió homenaje en su festividad al Sagrado Corazón con triduo con el Santísimo Manifiesto y sermón por lo que recibió felicitación la directiva. Es sabido, que la fiesta se celebra el viernes posterior al segundo domingo de Pentecostés.

En quinto lugar, se cuenta que se impusieron el primer viernes de mes las insignias de celadoras y el escapulario a las hermanas que no los hubieren recibido con anterioridad. Como es conocido, es propia de esta devoción la comunión de los primeros viernes.

Para acabar, la tesorera dio cuenta del estado de la caja que arrojó un saldo a favor de 240 pesetas después de liquidadas las deudas insatisfechas. Por último, el párroco y director espiritual, el antedicho don Manuel García Martín, se dirigió a las asociadas con cordiales palabras y se rezaron las preces reglamentarias y terminó la sesión de la que dio fe la secretaria.

Y es este acta muy importante porque nos habla de una imagen bellísima, comparable a la de Antonio Illanes Rodríguez para la hermandad de su nombre residente en la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Sevilla, la de Sebastián Santos Rojas para la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte o la de Enrique Orce Mármol para la Parroquia de San Juan Bautista de La Palma del Condado.

Por cierto, en Almonte, donde existe también el Apostolado de la Oración, cuya presidenta es Candelaria Morales Lagares, es el Sagrado Corazón de Jesús, tras la Virgen del Rocío, una de las grandes devociones de la villa. Y acabo. Sólo diré que hoy sigue vivo el Apostolado en nuestro pueblo y parroquia mayor y forman la junta Juana Jiménez Pérez, viuda de Francisco Muñoz Díaz como presidenta; Adela Campo Varela, esposa de Antonio León Gómez, como vicepresidenta; y su hija Adelaida León Campo como tesorera.

Ellas y sus muchísimos devotos mantienen vivo en la ciudad la llama de esta consoladora devoción que muestra el Amor infinito de Cristo.

Print Friendly, PDF & Email