Arquitectos nazarenos: Antonio Alonso Bellido ‘Triana’

0
694
Antonio Alonso Bellido

Aparte de por su oficio es muy conocido por tocar en la Agrupación Musical Ntra. Sra. de Valme

Tengo la costumbre de sacar artículos en estas páginas sobre nazarenos que han brillado en todas las artes: en la Pintura, en la Escultura, en el Diseño, etc. pero, que yo recuerde, no había hablado de los arquitectos y son muchos y muy buenos como intentaré traer a algunos capítulos de este periódico.

Y voy a empezar por un arquitecto joven, no por ello con menos tiros dados, y que también es un gran cofrade. Me refiero a Antonio Alonso Bellido, conocido popularmente por ‘Triana’.

Nace nuestro biografiado en la Tacita de Plata, en la simpar Cádiz el 23 de septiembre de 1979, hijo de los sevillanos Antonio Alonso Alfonseca y María Rosa Bellido Luna. Su padre era el arquitecto municipal de Chiclana de la Frontera y su madre se dedicaba a sus labores. Sus abuelos eran el médico militar Antonio Alonso Pardo, nacido en Dos Hermanas, donde se encontraba la familia de veraneo, e Isabel Alfonseca Milla, de Sevilla donde su padre, Juan Alfonseca, poseía la infantería La Paz y era vicepresidente del Betis con Ignacio Sánchez Mejías y Benito Villamarín.

Los abuelos maternos eran los sevillanos Antonio Bellido Macías, que tenía una zapatería, y Ana Luna López dedicada a sus labores.

Antonio ha tenido tres hermanas: María Rosa -casada con José Bautista Barbero- diplomada en Turismo; Cristina que es abogada e Isabel que es farmacéutica e investigadora.

Ya hemos dicho que el padre fue arquitecto municipal de Chiclana de la Frontera donde se llevó 35 años mientras que, la madre, de joven, trabajó en la zapatería del padre en Sevilla y, después en sus labores.

Nuestro biografiado resalta la gran vinculación que desde su infancia tiene con Sevilla. Aparte de que en su familia son hermanos de Santa Cruz venían los fines de semana a ver al Betis, gesto que tiene todo un matiz pseudorreligioso.

Antonio estudió en Cádiz en el reputado Colegio de San Felipe Neri de los Padres Marianistas desde el inicio de Infantil hasta Segundo de Bachillerato. Luego, ya en Dos Hermanas, estudió tercero de Bachillerato, y C.O.U. lo cursó en el Instituto de Enseñanza Media Gonzalo Nazareno. Allí surgió su apodo pues los niños del Gonzalo Nazareno al verlo con una camiseta que ponía ‘Triana, República Independiente’ le preguntaban la razón de que la llevara siendo de Cádiz.

Luego empezó a estudiar Arquitectura en la Universidad de Sevilla compaginando los estudios con el trabajo en el gabinete del padre. Realizó los estudios en 7 años y fin de carrera. Confiesa que le gustaban más las asignaturas teóricas, teoría de la arquitectura, filosofía, etc.

Trabajó en la carrera con su padre, como he dicho, y siempre estaba enfocado a seguir el desarrollo con su padre.

Es interesante saber lo que más le gusta de su trabajo. Él afirma que es poder cambiar la realidad. Busca cambiar la realidad, crear nuevos espacios y ambientes desde una pequeña reforma a un proyecto de una reforma a cualquier otro uso. Para él es emocionante saber e imaginarse cómo se va a vivir, cómo se va a pensar en esos espacios que su persona ha planificado y ha proyectado.

Ha proyectado, a lo largo de su todavía no larga carrera, viviendas unifamiliares, viviendas colectivas, edificios de uso docente, de uso deportivo, de uso hotelero, de espectáculos, etc. Eso sí no ha hecho ninguno de uso religioso y tiene muchas ganas de realizarlo. En paridad debo decir que es una espina que está deseando sacarse.

Viviendas unifamiliares las ha hecho en Dos Hermanas y en la provincia de Cádiz en Chiclana de la Frontera, Chipiona y Rota, entre otras.

Viviendas sociales construyeron por ejemplo en Argelia. En la ciudad de Relizane proyectaron un barrio entero de viviendas colectivas de 1.500 viviendas en altura.

También quedaron los segundos para la rehabilitación de un antiguo hospital militar en Orán. Y, a su vez, quedaron los segundos en un concurso de viviendas sociales en la, igualmente argelina, ciudad de Mostaganem.

Nuestro biografiado, suele trabajar por su cuenta, pero también ha trabajado y colaborado con empresas como Ferrovial o con ayuntamientos como los de Cádiz, Chiclana y Sevilla.

De uso docente, ha proyectado el Instituto de Enseñanza Secundaria Náutico de Cádiz, en colaboración con el arquitecto José Luis Bezos.

De uso deportivo, es obra suya el Polideportivo de Sancti Petri, en el término municipal de Chiclana de la Frontera.

De uso hotelero, ha adaptado inmuebles a uso turístico convirtiéndolos en apartamentos turísticos.

Pero, también, y son enormemente llamativos, los edificios que ha proyectado con destino a espectáculos como la remodelación del Teatro Pemán y una pérgola y un mirador en el Paseo de Santa Bárbara en Cádiz. Estos edificios los hizo en colaboración con el ya citado José Luis Bezos.

Antonio Alonso, trabaja mucho en reformas integrales, proyectos de viviendas unifamiliares y proyectos de viviendas colectivas. Actualmente se sirve del apoyo de las Tres Dimensiones con servicios de visualización en 3D para que el cliente pueda ver la realidad antes que esté construida.

La pareja de Antonio es Paula Calonge Hidalgo, de antigua familia de la burguesía de la ciudad, los Hidalgo, hija de Marcos Calonge Lora, médico en el ambulatorio San Hilario, y de Luisa Fernanda Hidalgo Leyva, maestra, de Dos Hermanas. Tiene dos hijos: Antonio de 3 años e Inés de 5 meses.

Si nos metemos en su mundo espiritual, en las mentalidades sean de tipo religioso o no, nuestro biografiado confiesa que la arquitectura es una pasión no sólo un trabajo. Exactamente como me pasa a mí con la Geografía, la Historia y la Teología que las he estudiado y las trabajo pero que son una pasión. Pero siguiendo con Antonio Alonso, diré que sus otras dos pasiones son la Música y el Betis y recalca mucho, lo cual parece contradictorio, que no le gusta el fútbol que le gusta el Betis.

También conviene preguntarse a qué cofradías pertenece. Es hermano de la sevillana de Santa Cruz y de las nazarenas del Cautivo, Pasión, Sacramental, Valme y Prendimiento. Como puede verse un buen elenco. Sus grandes devociones son el Cristo de las Misericordias, bellísimo Crucificado de Santa Cruz, y nuestra Madonna por excelencia, Santa María de Valme. Para él, además, la gran fiesta es la Semana Santa.

Igualmente, hay que decir que es famoso el Triana porque toca en la Agrupación Musical Nuestra Señora de Valme dirigida por el gran músico José Manuel Mena Hervás y fundada hace dieciséis años. Fue fundador y toca el trombón. Nuestro personaje considera la banda como una forma de hacer entender parte del mundo cofrade a las personas en Semana Santa.

Y me gusta también preguntar qué opinan de nuestra ciudad a nuestros personajes. Triana opina que a nivel de ciudad es cómoda y bien planificada sin un arraigo histórico como Carmona, Écija y Utrera, por poner tres ejemplos significativos: las supermonumentales Carmona y Écija y la monumental y pintoresca Utrera.

A Triana le gusta mucho las fiestas nazarenas. Hay que tener en cuenta que, en el ciclo festivo, sólo le gana Sevilla a nuestro pueblo. A Antonio le gusta por ejemplo la procesión y cultos de la Asunción -la gran fiesta agosteña de Vera-Cruz-.

Él dice que con el tiempo ha podido gustar de las cosas. A la vez le gusta mucho la fiesta del Corpus Christi. Disfruta mucho de la procesión. Ha sido en esta fascinante procesión -que un valiente grupo de nazarenos bajo el mando de José López González como hermano mayor de la Sacramental mejoró enormemente- acólito, pertiguero del paso de la Divina Pastora de las Almas y del paso de Jesús Sacramentado. Ahora participa tocando en su banda.

Pero, para él, sobre todo y ante todo, como para muchísimos nazarenos, el día grande es el de la romería de la Virgen de Valme. Participa en las vísperas y en la romería en sí. Por ello es un nazareno típico y tipo.

Puede verse, en fin, como el mundo de las mentalidades de Triana es muy clásico aunque él no parece en absoluto clásico. Al contrario es una persona que rebosa juventud, que se ve claramente vanguardista y que sabe mezclar los tiempos, los ritmos y las obras antiguas con las modernas.

A él, le gusta imaginar cómo se va a usar un edificio que proyecta. Enfoca el proceso de creación como un pequeño taller artesano, como el trabajo de un relojero que desde el inicio hasta el final de la obra todo pasa por él, abarca hasta el final de la creación.

Y finalizo así este artículo sobre el Triana que espero que le parezca a los lectores joven y fresco como joven, alegre y lleno de energía es este nazareno de adopción, tan conocido en Dos Hermanas por su trabajo y también, todo hay que decirlo, por su papel tan relevante en el mundo de nuestras cofradías, verdaderas vertebradoras de la sociedad nazarena.

 

Print Friendly, PDF & Email