Lágrimas de alegría de Bénitez Rufo al recibir la Cruz del Mérito Civil

0
538
Benítez Rufo

 1994 

Tarde de intensas emociones la vivida ayer en la sede de Izquierda Unida de Dos Hermanas, donde se dieron cita personalidades políticas de la talla de Alejandro Rojas Marcos, Fernando Pérez Royo o Julio Anguita (coordinador general de IU) para entregarle físicamente a Manuel Benítez Rufo la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito Civil, concedida por el rey Juan Carlos en 1989. El que fue primer alcalde de la democracia en Dos Hermanas, a sus 76 años y mermado físicamente por una enfermedad, lloró de alegría y, aunque no puede hablar, hizo gestos indicando: “¡Esta medalla es vuestra!”. A su izquierda vemos a su esposa, Marthe Saurel y, detrás, a su hermana Soledad y a su hijo, Carlos Benítez Saurel.

 2018 

Juan Gómez Justiniano crea un “Museo de Valme” en una habitación de su casa

Bénitez RufoLa vida de Juan Gómez Justiniano dio un giro cuando, en diciembre de 2015, tuvo la feliz idea de reunir, en una habitación de la azotea donde antaño tuvo a sus palomos, los documentos que, a lo largo de su vida de valmista, fue recopilando sobre nuestra romería. De forma artesanal, comprando tablones de madera, cortándolos a medida y barnizándolos, fue enmarcando carteles (el primero, de 1968) y fotografías históricas. Durante meses construyó muebles y vitrinas para exponer libros, medallas, revistas y pregones… hasta que aquella habitación fue pareciéndose poco a poco a un “Museo de Valme” (el que ven en la fotografía), ahora trasladado a otra estancia de la vivienda algo mayor. Juan recibe en su casa de calle Botica a todo el que se interesa por ver los miles de documentos que atesora, a los que ha añadido sus enseres de montura (botos, zahones…) y su gran obra: una carreta de Valme a pequeña escala idéntica a la real hasta el más mínimo detalle.

El Colegio de la Compasión ha sido el primero en organizar visitas, a las que Juan, entre abrumado y orgulloso, recibe encantado.

 1945 

Faustina Valera se lleva a la tumba el secreto de sus huevos fritos

Ha fallecido Faustina Valera García, hija de la famosa Brígida García, primera persona a la que se le ocurrió cocer las aceitunas para su consumo.

Bénitez RufoA pesar de ser la esposa de un personaje tan conocido como José Gómez Martín (el ex alcalde Joselito “Culebra”) a Faustina se le veía poco por las calles de Dos Hermanas. Era una mujer sobria, ahorradora, poco presumida, alejada de las modas. Los paseos los daba por el jardín de su casa, vestida casi siempre de negro. Su sobrina nieta Fernanda nos la describe como “una mujer muy de su casa”. Aunque tenía personal de servicio, era ella quien dirigía la cocina. Se preocupaba sobre todo por hacer personalmente los alimentos más delicados: croquetas, albóndigas o postres. Su gran especialidad eran los huevos fritos, cuya fritura en un perol de hierro siempre estuvo rodeada de un gran misterio. Con huevos recién cogidos, tenía la rara habilidad de freirlos de forma que, al sacarlos del perol, eran una bola de clara tostada ¡pero la yema se mantenía líquida! Todos en la familia les pedían sus famosos huevos fritos.

Para cocinar no se quitaba su vestido negro. Se ponía un delantal blanco y unas manguillas postizas también blancas, de las que se desprendía si llegaba alguna visita. Con su pérdida, a los 72 años de edad, se pierden también sus recetas secretas. En la foto, Faustina Valera con su esposo José Gómez, en 1901, cuando llevaban casados diez años. Además de a su viudo, le damos el pésame a su hija María.

Print Friendly, PDF & Email