Carlos Benítez Saurel, un comunista histórico de Dos Hermanas (I)

0
883
Carlos Benítez

Carlos Benítez en este artículo considera ser comunista todo un estilo de vida

Mucho se ha hablado en la historia de Dos Hermanas de ese gran alcalde que fue Don Manuel Benítez Rufo, que ocupó la alcaldía nazarena desde las elecciones del 3 de abril de1979 –tomó posesión el 19 de abril del mismo mes- hasta que las perdió el 31 de mayo de 1983, momento en que ganó el P.S.O.E. en la persona de Don Francisco Toscano Sánchez. Yo mismo hice una breve síntesis del mandato en el libro ‘Geografía, Arte e Historia de Dos Hermanas’ que se escribió en colaboración por un nutrido grupo de historiadores nazarenos y escribí una serie de artículos sobre su persona en El Nazareno pero, sobre todo, la obra clave para comprender el personaje es la escrita, igualmente en colaboración, por la desgraciadamente desaparecida historiadora María José Cardona Peraza y Juan José Domínguez González titulado ‘Manuel Benítez Rufo. Su vida y su tiempo’. Invito a los lectores a leerla.

Pero hoy vamos a hablar de otro comunista histórico que ha seguido la estela de Manuel Benítez Rufo, su hijo Carlos Benítez Saurel, que vive también entre nosotros. Nace nuestro personaje el 8 de noviembre de 1944 en Aubin, localidad francesa del departamento de Aveyron en el Sur de Francia, en Occitania. En la lengua de oc, en occitano, Aveyron se dice Avairon. Pues bien en esta región histórica del vecino país vino al mundo nuestro hombre. Era hijo del político español tantas veces mencionado Manuel Benítez Rufo, natural del pueblo pacense de Monterrubio de la Serena, en la comarca de la Serena –nacido el 16 de noviembre de 1917- y de Marta Saurel, natural de Aubin nacida el 19 de enero de 1926. Sus abuelos paternos, ambos de Monterrubio, eran Jesús Benítez Cruz de oficio del campo y que había sido alcalde del Partido Izquierdista Unión Republicana -comandado por el gran y controvertido político Manuel Azaña- en Monterrubio y de Elisa Rufo Moreno de oficio del campo y ama de casa. Sus abuelos maternos, ambos de Aubin, fueron León Saurel, minero y campesino y Celine Thomas.

Y hay que decir que su padre cuando marchó exiliado fue internado en el campo de concentración de Argeles-sur-mer y luego en compañías de trabajo en las cuales en una primera etapa trabajaron en el campo y después laboraron en la mina. Por ello Don Manuel Benítez Rufo tenía una pequeña pensión de minero.

En 1947 nuestro antiguo alcalde marcha en la clandestinidad a España dejando a la familia a cargo del abuelo materno. Benítez Rufo vive primero en secreto en Madrid. Viene enviado por la Juventud Socialista Unificada para reorganizarla pero tiene la mala suerte de que es preso en el mismo año. Permanece en la cárcel hasta 1959 pasando por las cárceles de Ocaña, –Toledo- San Miguel de los Reyes –Valencia y Burgos. Luego, al salir de la prisión, pasa a vivir en Dos Hermanas donde se habían establecido sus padres tras la guerra, sobre todo porque es una población donde como es sabido existía mucho trabajo especialmente en el mundo de la aceituna.

Mientras tanto Carlos sigue su vida de niño en Aubin. Estudia infantil en la escuela –hoy monumento protegido- de Gua, una pedanía de Aubin. Luego pasa a estudiar bachillerato polivalente en el liceo de Aubin. Este último nivel luego lo acabó por correspondencia en España. A España a reunirse con su padre se vino con catorce años. La familia en Francia vivía del trabajo de la madre pues Marta Saurel era funcionaria municipal y trabajaba de monitora en la Escuela Maternal de Gua.

Pero ya tenemos a la familia reunida en Dos Hermanas en el año 1959. Y tengo que decir que lo cierto es que se forma una pequeña pero conocida colonia de Monterrubio de la Serena en Dos Hermanas. Vienen así dos hermanas del alcalde, Juliana –casada con Manuel Rivero Romero- y Soledad, casada con Juan Mariscal Millán, y otros primos y parientes. Y es una característica notable de esta colonia es que muy pronto se adaptan a la vida del pueblo, muchos de ellos como sobre todo Isabel Tobajas, madre del abogado Antonio Luis Márquez Tobajas –la nombrada Isabelita la de Monterrubio- a las costumbres religiosas pero también a las de todo tipo.

Mas nos interesa ya la militancia de Carlos en el Partido Comunista de España. Entra a militar en la clandestinidad en 1961 con solo 17 años, edad a todas luces muy temprana. Pasa pronto a responsable de organización.

El primer reto que tuvo que afrontar en Dos Hermanas, es que existía una situación muy extraña porque se había producido una gran redada de la Guardia Civil en Sevilla y en Andalucía. Había alcanzado Córdoba y Málaga. Tuvo lugar tras el sexto congreso del P.C.E. en el año 1960. En esta redada, que podemos clasificar de auténtico golpetazo para el comunismo andaluz y nazareno cogieron a Luis Monge Ortiz –del que ya hemos hablado en estas páginas- al pintor José Romero, esposo de la también artista Irma Rodríguez Luis, y a Francisco Rodríguez ‘Pachi’. Se puede decir que el partido quedó en Dos Hermanas desmantelado, Según la misma opinión de Carlos Benítez por ello él subió pronto en el organigrama. Y aquí entra en escena un personaje clave en el comunismo nazareno la famosa Dolores Rubio Gómez, la famosa Dolorcita la de la Huerta o Dolorcita la Pachocha, que por los dos apodos era conocida. Por su mediación nuestro protagonista entró en el partido. De ella dice Carlos Benítez “que estaba al tanto de todo”. Era, según mi opinión, un poder en la sombra o no tan en la sombra. Desde luego una mujer a la que debe mucho su partido y, por ende, Dos Hermanas. Siempre fue fiel a sus ideales aunque era una persona muy tolerante con los de los otros.

Fue Dolorcita la que presentó a Carlos Benítez al albañil Manuel Domínguez ‘Monte’ que lo introdujo en los entresijos de la organización.

Y es notorio, que en la reorganización del partido en nuestra ciudad su padre se reincorpora aunque está poco tiempo militando en el comité local porque, pronto, se incorpora al comité provincial.

El nuevo comité local empieza a tener relaciones con los restos que existían de la caída. Se establecen relaciones con los que salen de la cárcel y con los que no habían entrado. Vemos que a toda marcha se intenta organizar el dañado y atribulado comunismo nazareno.

Carlos Benítez considera muy importante reseñar que el 1 de mayo de 1968 organiza el partido un evento que ha pasado desapercibido para la historiografía local: la primera manifestación tras la guerra –en pleno franquismo por el contrario- en colaboración con los anarquistas –antaño tan numerosos en Dos Hermanas- y otras fuerzas contrarias al régimen del General Franco. Lo cierto es que la Guardia Civil coge presos a varios comunistas como el mismo Carlos Benítez, Antonio Verdugo Fornet y Manuel Díaz Husón. El juez José Jurado Saldaña –personaje mítico y reconocido por toda Dos Hermanas- los puso a disposición del Tribunal de Orden Público que desestimó juzgarlos no habiendo por tanto causa aunque la policía abrió expediente.

Mientras tanto Carlos Benítez había cumplido el servicio militar en Francia, cuya nacionalidad poseía.

Y cabría preguntarse en qué trabajaba y de qué se mantenía nuestro biografiado. Y hay que decir que primeramente trabajó de intérprete en un sitio tan nazareno como la fábrica de yute. Luego entró en la fábrica capital francés. A él lo mandan a estudiar a París y viene con el título de técnico de organización textil.

Pero lo cierto es que fue expulsado de España en 1974 permaneciendo fuera hasta 1976. Entonces trabajó en la banca ocupando el puesto de empleado de intervención en el Banco Popular Español. Luego volvió a España. Había cambiado mucho las cosas. Había muerto el dictador, soplaban vientos de democracia y su padre era un político reputado y conocido que formaba parte de la Mesa Democrática.

Mas nos queda mucho por decir de la trayectoria vital y política de nuestro biografiado que comentaremos el próximo día. Sólo decir y resaltar una opinión que lo define: para Carlos Benítez Saurel ser comunista es un estilo de vida.

Print Friendly, PDF & Email