Íñigo Afán de Ribera Ybarra, un noble avecindado en Dos Hermanas (y II)

0
743
Íñigo Afán de Ribera Ybarra

Su tía Concepción Ybarra Ybarra ha sido una gran benefactora de nuestra ciudad

Vuelvo en este segundo capítulo a hablar de este personaje, a mi parecer, tan importante para la Historia Contemporánea de nuestro pueblo como es Íñigo Afán de Ribera Ybarra. Y dejé nuestra narración con nuestro protagonista siendo director regional de Andalucía de la empresa familiar Hijos de Ybarra.

Pronto pasó a un puesto, evidentemente, de una responsabilidad mucho mayor. En el año 2008 entró en el consejo de administración de la citada firma. El presidente era su primo hermano Rafael Ybarra Gamero-Cívico, hijo de su tío Luis Ybarra Ybarra y de su tía Juana Gamero-Cívico Fernández de Villavicencio, ambos de linajuda familia. Entró, como puede verse, una generación más joven.

Más, un cambio sustancial, como todos en Dos Hermanas sabemos, se produjo en la empresa, pues, en el año 2009, se llega a un acuerdo con los hermanos Gallego, con la empresa Migasa. Hay que decir, por cierto, que esta estirpe está relacionada familiarmente por diversas ramas con Dos Hermanas. Pero, siguiendo por el hilo de mi discurso, hay que decir que los hermanos Miguel y Antonio Gallego Jurado negocian un acuerdo con la familia Ybarra y forman una nueva sociedad que se denomina ‘Grupo Ybarra Alimentación Sociedad Limitada’. En ella la propiedad es el 50% de Hijos de Ybarra y el 50% de Migasa. El consejo de administración de esta nueva sociedad lo preside el antedicho Rafael Ybarra Gamero-Cívico. El vicepresidente es Antonio Gallego Jurado. Por parte de la familia Ybarra, eran consejeros Carlos del Río González-Gordon y el mismo Íñigo y por parte de los Gallego -de Migasa- Miguel Gallego Jurado y Diego Gallego Martínez.

Pero sucedió un infortunio, murió en marzo del 2016 el presidente, el antes nombrado Rafael Ybarra Gamero-Cívico, el cual fue sustituido en abril por el vicepresidente Antonio Gallego Jurado. Este continúa siendo presidente. En esta época, era vicepresidente Carlos del Río González-Gordon y consejeros Miguel Gallego Jurado, Diego Jurado Martínez, Luis Ybarra Cologan y el mismo Íñigo.

Ese mismo año, en un día tan significativo para Dos Hermanas como el día de la Virgen del Carmen, una de las grandes devociones de Dos Hermanas, me atrevo a decir que acaso la segunda después de la Virgen de Valme, aconteció un infortunio. Todos recordamos que la fábrica, parte y, no menor, de nuestra historia, salió ardiendo. Inescrutables son los designios de Dios que escribe derecho con renglones torcidos y, quiso el Creador, siempre para nuestro bien, que se incendiara la fábrica. Parece ser que fue por el efecto lupa y se quemó de modo totalmente fortuito. Fue un sábado, día especialmente dedicado a María, la Guebirah mesiánica, que intercede por nosotros. Nada nos parece casualidad sino todo es obra de la providencia divina.

Pero, volviendo a lo más común, diré que Íñigo cuenta que, entre el 2009 y el 2016, se incrementan las ventas en Ybarra. Se estaba vendiendo muchísimo. La fortaleza de la empresa se nota en que se responde con prontitud. El mismo domingo se reúne el consejo de administración. Pronto se empezó a volver a fabricar el aceite. Se empezó a fabricar en la localidad cordobesa de Alcolea del Río, donde los Gallego tienen una fábrica de envasado de aceite. También llegaron a un acuerdo con Carbonell para seguir envasando aceite. Por su parte, su famosa mayonesa, uno de los productos nazarenos más conocidos, se empezó a producir en Córdoba, Barcelona, Murcia y Portugal. Allí se desplazaron los empleados.

El 27 de marzo de 2017, pusieron la primera piedra de la nueva fábrica en el Polígono Aceitunero. Nuestro protagonista quiere resaltar lo bien que se portó la Corporación municipal y, muy especialmente el señor Alcalde don Francisco Toscano Sánchez, también de noble familia de la ciudad de Alcalá de los Gazules. Nuestro protagonista es de otra parte del espectro político pero lo cortés no quita lo valiente. También tiene palabras de agradecimiento para la entonces Ministra de Trabajo del Partido Popular Fátima Báñez y para el Delegado del Gobierno en Andalucía, del mismo partido, Antonio Sanz.

Por fin, el 14 de septiembre de 2018, Su Majestad el rey Felipe VI, a quien Dios guarde, inauguró la nueva fábrica. Se trata de una nueva muestra de la vinculación de la familia real con Dos Hermanas que llenaría un libro.

Desde aquí Íñigo quiere dar las gracias a todos sus trabajadores. Yo quiero tener una mención especial para los Plaza, familia vinculada tradicionalmente en puestos de responsabilidad a los Ybarra. Uno de ellos el historiador Luis Miguel Plaza Jiménez, es, con Antonio Jesús Jiménez García, también historiador, uno de mis dos mejores amigos.

Pero dejemos el trabajo y analizaré un poco el mundo de las devociones de Íñigo. Es hermano de la hermandad tradicional de los Ybarra, el ‘Silencio’ de Sevilla, aunque Eduardo Ybarra Hidalgo me contaba que la primera hermandad familiar fue la Exaltación -‘Los Caballos’-.

En Dos Hermanas es hermano del Santo Entierro, el Rocío y Valme. Sus dos grandes devociones son estas dos últimas imágenes, la comunal de Valme y la supracomunal del Rocío. Del mismo modo, también le gusta la Esperanza Macarena y la Piedad del Baratillo. Por otra parte, le gusta el Señor de la Expiración, vulgo ‘El Cachorro’. Dentro de su cofradía del Dulcísimo Nazareno, le tira más la Virgen que Jesús. Puede verse que es un mundo de devociones muy completo, propio de un auténtico cristiano.

Pero cabe ahora hablar de su familia. Ya dije que estaba casado con María de los Ángeles de Olaso Pablo-Romero y que tiene tres hijos: Íñigo, Felipe e Isabel. Sus suegros son Rafael Olaso García, natural de Las Arenas, y la sevillana Leonor Pablo-Romero Llosent.

Sus tíos por la familia Ybarra tan vinculados a nuestro pueblo eran Concepción Ybarra Ybarra, soltera de la que hablaré posteriormente; Josefina, carmelita descalza en el carmelo de Aravaca, de la rama de Santa Maravillas; Luis, ya nombrado, casado con Juana Gamero-Cívico Fernández de Villavicencio; Carmen -conocida por ‘Nena’- casada con Rafael Esquivias Salcedo y María Isabel, casada con Luis Domecq Rivero.

Ahora bien, me gustaría hablar de su tía Concha, a la que tuve el honor de conocer. Fue una mujer adelantada a su tiempo. Yo que la traté en su vejez vi en ella una mujer tímida, culta, sencilla, caritativa y, lo que se dice, una mujer buena. Hizo mucho por Dos Hermanas como ceder el terreno de Los Potros para edificar pisos para familias de pocos recursos. También cedió el terreno de Anidi.

Entre su grupo de amigas, estaban Maribel Moreno de la Cova, María Fernanda Mendaro Diosdado, duquesa de Miranda, Menchu Bernaldo de Quirós Cuesta, marquesa de Tablantes, recientemente desaparecida y que era la dama de honor de la abuela del rey Felipe VI y madre del rey Juan Carlos I. Y, por supuesto, era amiga de ésta, de Su Alteza Real doña María de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias y Orleans y de su hermana Su Alteza Imperial doña Esperanza. Todas habían estudiado en el colegio de las Irlandesas de Castilleja de la Cuesta, siguiendo el espíritu de esa mujer también adelantada a su tiempo que fue Mary Ward, fundadora de la citada congregación.

Por eso y, por mucho más, ha sido un acierto en dedicarle a los que muchos con gran respeto llaman la ‘Señorita Concha’ una calle en nuestra ciudad. Se lo merece. Su recuerdo junto con el de doña María de Padilla, amante de don Pedro el Cruel, aletea por la bella Dehesa de Doña María y por su finca de Lopaz, en el término de Bollullos de la Mitación. También considero un acierto por parte del Excelentísimo Ayuntamiento haber creado un parque forestal en la finca, salvaguardando un terreno de un valor ecológico importantísimo.

Pero quiero acabar. También tengo que decir de Íñigo que, digno émulo de su tía, intervino en la cesión de los terrenos del colegio del Ave María, fundación de la familia Ybarra, concretamente de Luis Ybarra González y María de la Concepción Gómez-Rull, bisabuelos de Íñigo. Era muy amigo de ese gran hermano mayor de Valme que fue Rafael Martínez Galván.Y termino. He intentado narrar la vida laboral, la mentalidad, la vida familiar, el mecenazgo de los Ybarra en nuestro pueblo, donde se dice ‘Tienes más mano que los Ybarra’. Vivimos unos momentos difíciles. Espero que con este artículo nos acordemos de la providencia divina que protege al hombre como protegió a los Ybarra cuando se quemó su fábrica. Yo sólo espero que todos gocemos, como Concha, del banquete de bodas del Cordero.

Print Friendly, PDF & Email