Miguel Gil Pachón recibe la Medalla «Pro Ecclesia Hispalense»

0
341
Miguel Gil Pachón

El Arzobispo de Sevilla impondrá el reconocimiento a Miguel Gil Pachón

Miguel Gil Pachón recibirá la Medalla «Pro Ecclesia Hispalense» de manos del Arzobispo de Sevilla, Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, un reconocimiento a su dilatado servicio a la Archidiócesis de Sevilla durante toda su vida. En concreto, la entrega será el 8 de febrero, a las 20.00 horas, en la parroquia de Santa María Magdalena.

Miguel Gil Pachón cumplirá, próximamente 90 años. Nació en 1930, un 14 de febrero, en Sevilla y pasó su infancia en Jerez de la Frontera. En 1941 regresó a la capital hispalense y estudió en el colegio jesuita Villasís. Profesionalmente fue funcionario técnico de la Seguridad Social, por oposición, desde 1948 hasta su jubilación en 1982.

Su vinculación con Dos Hermanas viene de 1949; en 1956 contrajo matrimonio con la nazarena Lola Díaz Núñez, con la que ha tenido cinco hijos y ocho nietos.

Hermandades

Miguel Gil Pachón fue presidente de la juventud de Acción Católica en la sevillana Parroquia de San Nicolás (1946-1948), secretario de este mismo movimiento en la de Santa María Magdalena de Dos Hermanas, director del coro y miembro activo desde 1949 hasta su extinción en 1959; reorganizador y primer hermano mayor de la Hermandad de la Sagrada Entrada en Jerusalén y Ntra. Sra. de la Estrella de Dos Hermanas (1959-1962); miembro del Patronato de los Marqueses de Peñaflor por nombramiento del cardenal Bueno Monreal en 1980, renovado sucesivamente; Presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Dos Hermanas (1990-1993); miembro del Consejo Diocesano de Hermandades y Cofradías por designación del cardenal Amigo Vallejo en 2007.

Además, ha sido exaltador de la Navidad de Dos Hermanas en 1985; Pregonero de la Semana Santa de Dos Hermanas en 1988, de Fuentes de Andalucía en 1992 y de Coria del Río en 1993. Pronunció el Pregón de la Cabalgata de Reyes Magos de Dos Hermanas (1993) y el Pregón de la Romería de Valme en 1997. Especialmente vinculado a su querida hermandad de la Borriquita, en cuya Junta de Gobierno ha desempeñado cargos en diferentes etapas, después de haber sido su primer hermano mayor tras la reorganización de 1959, a raíz de la cual quedó erigida canónicamente, incorporándose como titular mariana a la Virgen de la Estrella.

Iglesia

Durante toda su vida, ha prestado servicios continuados a la Iglesia hispalense en muy diversas facetas (por ejemplo: pastoral vocacional, seminario, catequesis, acción social, animación litúrgica…), debiendo destacarse en particular su colaboración asidua con los distintos párrocos y parroquias de Dos Hermanas cada vez que ha sido requerido para ello, señaladamente en la de Santa María Magdalena, de la que es feligrés desde hace setenta años.

En el curso de su densa vida laboral, prestó su apoyo a sacerdotes de varias localidades de la Archidiócesis en la puesta en marcha de guarderías y centros de acogida de ancianos. Dada su experiencia en materia de servicios sociales y atención a las personas mayores, participó en el proceso de creación y puesta en funcionamiento de la residencia de ancianos San Rafael, ubicada en Dos Hermanas e inaugurada por el Papa San Juan Pablo II el 13 de junio de 1993, al clausurar el Congreso Eucarístico Internacional de Sevilla.

Ha sido colaborador estrecho de los cardenales Bueno Monreal y Amigo Vallejo, estando siempre a disposición de la Iglesia Diocesana de Sevilla. En los últimos años, también ha seguido cooperando, en la medida de sus posibilidades, con el actual arzobispo, monseñor Asenjo Pelegrina.

SS Juan Pablo II

En 1988, Su Santidad Juan Pablo II le concedió a Miguel Gil Pachón la Cruz «Pro Ecclesia et Pontifice», en reconocimiento a su ejemplar trayectoria. Durante los últimos 30 años, ha seguido colaborando activamente en cuanto se le ha requerido por parte de los pastores de la Iglesia. Ha de mencionarse, además de su continuidad como miembro del citado Patronato de los Marqueses de Peñaflor, su servicio a la Liturgia, a través de su gran afición a la música sagrada, lo que le ha llevado a fundar y dirigir distintos conjuntos vocales a lo largo de su vida, como fue el caso de la Escolanía Ntra. Sra. de Valme en 1953; la Coral Polifónica del Santo Cristo de la Vera-Cruz (1988-1996) y la Asociación Coral Nazarena Regina Coeli en el año 1997, de la que es presidente honorífico y en la que continúa de manera activa.

Print Friendly, PDF & Email