Entrevista a Luis Piedrahita que actuará el jueves en la ciudad

0
555
Luis Piedrahita

«Sea lo que sea lo que se nos venga encima, el humor siempre hace la vida soportable», explica el humorista

El famoso humorista Luis Piedrahita estará este jueves en Dos Hermanas con su espectáculo «Es mi palabra contra la mía».

Se trata de su último monólogo y es un espectáculo lleno de ingenio y ternura en el que analiza por qué nadie está contento con lo que le ha tocado. 

Una vez más, Luis Piedrahita saca a relucir los aspectos más absurdos de nuestro día a día. Profundas reflexiones e improvisaciones meticulosamente ensayadas en un show lleno de humor. 

A Luis Piedrahita le encanta olisquear en temas completamente aleatorios y extraños, como ¿por qué las señoras mayores tienen las cejas más negras? o ¿por qué tenemos tanto miedo a los baños ajenos?

Su humor y carisma ha conquistado al público nacional. Por ello, la diversión está más que asegurada en un show que se define como único y peculiar. Disfruta de las ideas más alocadas del cómico más demente, ¿te gustaría averiguar que más dice?

Una obra en la que todos llegan a la misma conclusión: solo el humor hace la vida soportable. 

Este espectáculo cultural tendrá lugar el 11 de noviembre a las 21.00 horas en el Teatro Municipal Juan Rodríguez Romero.

Su cara es conocida por participar como colaborador en el famoso programa de televisión «El Hormiguero». El cómico también ha destacado en el mundo audiovisual como escritor, director y guionista. 

Además, el artista es reconocido por casi todos los jóvenes españoles gracias a su papel como ilusionista en el proyecto televisivo «Nada x aquí». 

En sus últimos años, Luis se ha encargado de publicar más de siete libros de humor que son un éxito rotundo. Actualmente,  a Piedrahita lo encontramos como colaborador en el programa de radio «La ventana» de Cadena Ser.

Luis Piedrahita atiende nuestras preguntas:

Mago, humorista, cómico,… ¿cuál es la palabra que mejor define a Luis Piedrahita?

Anfibio o también omnívoro. El anfibio es el que anda tanto por el agua como por la tierra y el omnívoro es el que se come lo que haya. A mí me gusta el cine, me gusta escribir, me gusta la magia y me gusta hacer radio. Y he tenido la suerte de haber podido paladear alguna de esas deliciosas pasiones. Y si hay que mojarse el culo para hacerlo, lo hago encantado. 

¿Desde pequeño quería ser mago?

Mi afición por la magia nace de niño. Imagínatelo, yo era un «friki» antes de que se inventara la palabra «friki». En los recreos, en lugar de jugar al fútbol, me juntaba con un par de amigos y ensayábamos trucos muy torpes. El resto de los niños miraban fascinados viendo como hacíamos desaparecer cromos, canicas, caramelos… y nuestra dignidad. 

Es muy conocido por su participación en «El Hormiguero», ¿qué prefiere la pequeña pantalla o el contacto más directo con el público en teatros?

Son cosas distintas. Es como si te preguntan ¿Qué prefieres, una bicicleta eléctrica o un plato de lentejas con chorizo? Ambas son opciones estupendas y sirven para cosas bien diferentes. La buena noticia es que no son excluyentes. La televisión es divertida y permite explorar posibilidades que no podrían hacerse en ningún otro ámbito. Pero nada es tan potente y divertido como el teatro.  

¿Cómo ha vivido la pandemia?

Al principio del confinamiento me sentí tremendamente inútil. Veía cómo sanitarios, farmacéuticos, celadores, repartidores y gente de suministros cargaban todo el peso a sus espaldas y yo no podía hacer nada para ayudar. En tiempo de catástrofe yo soy como la quinta rueda de un carro. 

Sin embargo mi chica me hizo ver que durante el encierro había muchas familias confinadas con niños pequeños que lo estaban pasando francamente mal. 

Había papás y mamás confinados con varias bestezuelas indómitas a las que había que entretener como fuera. 

Así que durante el confinamiento me dediqué a hacer 25 videos de magia explicativos en los que esos papás y mamás podía aprender juegos de magia sencillos, siempre con cosas que tuvieran en casa, para entretener a los pequeños confinados. 

Son más de 25 vídeos que están colgados en mi facebook y en mi instagram. Cada uno de esos videos fue una aventura y fue tremendamente emocionante recibir los mensajes de agradecimiento de los padres y los vídeos de ellos haciendo magia a sus niños. Me salvaron el confinamiento. Le dieron un sentido.

¿Cómo ha sido la vuelta a los escenarios y el reencuentro con el público?

Ha sido un regreso necesario. El público se está entregando a la risa con la urgencia del adolescente que acude a su primer lance venéreo. Antes la gente acudía a los teatros porque les apetecía reírse, ahora vienen porque lo necesitan. Necesitamos recordar cómo era nuestra cara cuando éramos felices.

El día 11 estará en Dos Hermanas con «Es  mi palabra contra la mía», ¿qué se va a encontrar el público nazareno?

Es un monólogo de humor. De mucha risa. El más divertido que he escrito hasta hoy. El show busca dar respuesta a la pregunta de ¿por qué nadie está contento con lo que le ha tocado? Y se habla de todo aquello con lo que no estamos contentos pero, insisto, es el espectáculo más optimista que he escrito nunca. 

Es un espectáculo de humor que habla del humor. Sea lo que sea lo que se nos venga encima, el humor siempre hace la vida soportable. Creo que hoy este mensaje y este espectáculo tienen más sentido y más fuerza que nunca.

Ha hecho trucos de magia a estrellas de Hollywood, ¿alguna anécdota a destacar?

No. Ninguna. Es lo típico que le pasa a todo el mundo cuando le hace magia a Will Smith. Rutina pura. ¿Estas de broma? Cada una de esas intervenciones es una anécdota que destacar. Cada magia con Cameron Díaz, Jeniffer Aniston, Denzel Washington… es una anécdota que destacar. 

Por lo general, todos son grandes profesionales preocupados por que el show quede lo mejor posible. Eso se agradece. Si tengo que destacar a uno, me quedo con Will Smith. Este hombre en todo momento quiere que la gente se lo pase bien. Intenta que todo aquel que esté a su lado se sienta a gusto. Es un tipo excelente.

¿Cómo es «El Hormiguero» detrás de la cámara?

Es un caos maravillosamente orquestado. Es como un concierto de locos en el que cada uno toca un instrumento y, sin que nadie sepa cómo, al final todo acaba sonando bien. 

Antes de que comience el directo ves a uno corriendo con una pecera gigante, otro va vestido de pingüino o hay un tractor ardiendo en una esquina mientras dos personas tratan de apagarlo con regaderas… una locura. Pero cuando se enciende el piloto rojo de las cámaras… hacemos un programa divertidísimo.

¿Alguna situación vivida sobre los escenarios que desee olvidar? ¿Y alguna que tenga grabada para siempre?

Han sido muchas anécdotas en estos 20 años de escenario. Recuerdo desmayos, apagones e incluso una señora que dio a luz en la sala. Por lo general, la gente se muere de risa en mi espectáculo y esta era la primera vez que alguien nacía de risa en medio de un show.

La anécdota más reciente fue este verano, en Almería. Yo actuaba en un estadio de fútbol, al aire libre, sobre el césped para garantizar las medidas de seguridad, y en medio de la función, cuando yo hacía un monólogo acerca de la lluvia, de modo casi proverbial, saltaron los aspersores y tuvimos que salir todos corriendo. 

¿La vida es mejor teniendo sentido del humor? ¿Es difícil hoy en día hacer reír?

El sentido del humor es como el sistema de amortiguación de un coche, si no lo tienes todas las piedras del camino se van a tornar molestia.

¿Dónde están los límites del humor?

En el talento del humorista. El humor no puede ser inofensivo. El humor ha de ofender. Pero la ofensa ha de ser justa. 

En sus shows, ¿tira de improvisación o de memoria?

Todos mis shows tienen un alto porcentaje de improvisación meticulosamente ensayada.

¿Algún sueño por cumplir?

Una vez soñé que me presentaba desnudo a mi examen final de matemáticas sin haber estudiado. Por ahora no se ha cumplido y espero que no se cumpla.

Si no hubiera sido humorista, ¿qué le hubiera gustado ser?

Médico. Pero me desmayo al primer imprevisto y desmayabilidad repentina es una virtud a la que se aprovecha mucho más siendo humorista.

¿Algún proyecto de futuro?

Llevo más de un año preparando un curso de iniciación a la cartomagia. Será un curso de magia on line para todos aquellos que quieran iniciarse en la magia con cartas. Se trata de un curso para empezar de cero y acabar haciendo veinte trucos de cartas realmente buenos. Algunos de ellos los he hecho en televisión ante estrellas internacionales. No hace falta habilidad. Llevo más de un año trabajando en él y estará listo enseguida. Toda la información estará en www.luispiedrahita.com. Quizá la próxima vez que hablemos ya seas mago.

Un mensaje para los nazarenos…

Comed mucha fruta. 

La venta de entradas para el espectáculo de Luis Piedrahita de este jueves en Dos Hermanas, a un precio de 6 euros, es online – a través de la plataforma Giglon o accediendo a la web del Ayuntamiento de Dos Hermanas – y en taquilla.

Print Friendly, PDF & Email